EN EL CAMINO

en el camino

Jack Kerouac escribió en 1957 el celebrado libro, grande entre los grandes textos de viajes, cuyo relato arrancaba un día de julio de 1947, cincuenta dólares en el bolsillo y rumbo oeste para un viajero, tan desorientado que ya equivoca dirección en el primer día. Tengo un preciado ejemplar de amarillentas páginas, editado en 1977 –cuarta edición- por la mítica editorial Losada. En el diario EL PAIS, un texto de Rodrigo Fresán rememora el cincuenta aniversario de la publicación de la biblia “beat”. En su honor, unas líneas y un vaso de cerveza.  … Y fue así cómo realmente comenzó toda mi experiencia en los caminos. Las cosas que me sucedieron son demasiado fantásticas para no ser contadas… ¿Van ustedes a algún sitio o simplemente van?… Por eso, en esta América nuestra, cuando el sol se pone y yo me siento en el viejo y deshecho espigón del río, en contemplación de los vastos cielos de Nueva Jersey; cuando se mete en mí toda la enorme tierra que se encrespa y levanta como para precipitarse sobre la Costa Occidental; cuando paso a formar parte de todos esos caminos, de toda esa gente que sueña en el seno de tanta inmensidad; cuando pienso en Iowa y me digo que estarán llorando los niños en la tierra donde se deja a los niños llorar; cuando me asalta la idea de que las estrellas van a salir -¿no sabéis que Dios está allí?- y que el lucero de la tarde dedicará sus mejores destellos a la pradera, justo antes de que sea noche cerrada, la noche que es una bendición para la tierra, que oscurece todos los ríos, se traga todas las cumbres y oculta las últimas riberas, sin que nadie sepa lo que va a suceder a nadie, si se exceptúa la andrajosa melancolía de envejecer, me acuerdo de Dean Moriarty. Hasta me acuerdo del viejo Dean Moriarty, ese padre al que nunca encontramos. Me acuerdo de Dean Moriarty…

Releyendo estas líneas le viene a uno la contagiosa grandeza de un continente, el ruido de un camión donde hay sitio para todos los viajeros, una fuerza vital que se abre camino ante horizontes que arden como fondo. América

en el camino (2)

 

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura viajera

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s