Archivo diario: febrero 24, 2008

LENTITUD (II)

lentitud.jpg

Hace un tiempo que hablamos de los viajes lentos en palabras del nómada cultural que fue Julio Cortazár. Mañana 25 de Febrero se celebra la 2ª Jornada Mundial de la Lentitud, convocada por la asociación italiana Vivere con Lentezza, entidad que de un modo creativo, espontáneo y generoso propone y pide adhesiones de pequeños y grandes eventos que animen la reflexión común sobre la lentitud como modo de vivir mejor y forma de ofrecer un gesto amable con nosotros mismos, los otros y el entorno. Tras los eventos de 2007 en Roma y Milám, este año la asociación organiza en Festival de la lentezza en Nueva York, en tanto que hay múltiples eventos adheridos en diferentes ciudades. OLEOPOLIS se adhiere a esta celebración a la que nos sumaremos mañana día 25 con la entrega de un post en el que escribiremos sobre el turismo y el viaje climático o como la lentitud aplicada a los viajes puede mejorar la vida en el planeta.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Lentitud, Slow Food, Turismo sostenible

LA MORDIDA DE LA POLICÍA MARROQUÍ

mm.jpg

La policía y otros funcionarios marroquíes se aprestan con singular dedicación a la denunciada labor de “mordida” sobre los ciudadanos marroquíes y turistas. Hace tres años ya tuve ocasión, accediendo por carretera a Ceuta de comprobar las prácticas corruptas de los gendarmes de ruta. Sin prueba testimonial alguna detienen tu coche –saben bien que se está camino del puerto,  luego no puedes demorarte-, te informan de que has rebasado cualquier límite de velocidad, semáforo o lo que sea y eso sí, negocian una multa que ha de ser abonada en metálico y por supuesto sin comprobante alguno. No ha importado que algunos jóvenes marroquíes hayan denunciado la situación de corruptelas respecto a los propios ciudadanos del país, colocando una serie de videos en YouTube, para aliviar la situación. La semana pasada un amigo sufría igual asalto camino del puerto de Tánger. De hecho, la logística de control de aduanas ocupa a unas decenas de empleados de diferente rango y naturaleza, cuyas manos y bolsillos se hallan  en estado de recaudación permanente. Un marroquí aludía en una conversación a la corrupción como el principal problema de la sociedad marroquí. En todos los asuntos y niveles, aquel  que no acepta corruptelas es ya visto como extraño, me decía.

14 comentarios

Archivado bajo Marruecos