TURISMO Y CAMBIO CLIMÁTICO

avion.jpg

Celebremos  informativamente la 2ª Jornada Mundial de la Lentitud. Cambiar el rumbo dramático que ya evidencian los efectos del cambio climático requiere de rapidez en abrazar modos de vida más lentos. A esa necesaria tarea contribuye la lectura de un  libro que acaba de ser traducido al español, “Calor. Cómo parar el calentamiento global” de George Monbiot, conocido activista y colaborador del diario británico The Guardian. La apuesta más atractiva de su análisis es que se  plantea demostrar cómo una economía moderna puede “descarbonizarse” sin dejar de ser una economía moderna. Para ello Monbiot aborda aspectos que van desde la búsqueda de soluciones domésticas, los aspectos normativos y políticos y las prácticas industriales. Pero donde hallamos un núcleo central del problema es en los actuales sistemas de transporte. Hace ahora dos años, Monbiot publicó un artículo en The Guardian donde señalaba el crecimiento de la aviación como la mayor causa del calentamiento global del futuro. Ello es especialmente grave por el “cociente de fuerza radiactiva”,  que hace que el efecto total de las emisiones de un avión sea 2,7 veces mayor que el efecto del dióxido de carbono mismo. La hipótesis de Monbiot es que mientras que cada fuente de calentamiento global puede ser sustituida o disminuida hasta un nivel de reducción efectivo contra el cambio climático, sin embargo, no hay modo alternativo que pueda sustituir el impacto causado por los viajes aéreos.  Los cambios tecnológicos de la industria aérea –hoy mismo hemos conocido el primer vuelo comercial usando biocombustibles-, permitirán sin duda mejorar la eficacia de los motores, pero no solucionarán necesariamente el problema. Es preciso ralentizar el consumo  de los vuelos aéreos –Monbiot demuestra como el incremento de éstos, incluidos los vuelos low cost, no son tanto reflejo de una democratización del consumo, sino resultado de un incremento del número de vuelos por parte de personas de clase media/alta-, pero difícilmente se llegará a la lentitud si los gobiernos no se atreven con políticas serias en este sentido. La vorágine constructiva de nuevos aeropuertos y apertura de nuevas líneas aéreas no alumbra optimismo alguno. Tampoco la ausencia de un tema tan crucial para el futuro de la vida en el planeta en las confrontaciones electorales. Desde Washington a Madrid, definitivamente el tema no está en la agenda política.

globo.jpg

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Turismo sostenible, Turismo y cambio climático

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s