EL VIAJE

A veces, demasiadas, viajo sin moverme de este sillón donde escribo. Recorro imágenes, páginas escritas, relatos de viajes, ahora internet. Y preparo, como todo viajero, mi mochila previa que más que planes trazados en un mapa, visualiza lugares, personas, anticipa vivencias. Más allá de encontrarme en medio de esas experiencias, con la ayuda de la fotografía, el cine o un documental, veo pasar la vida y tomo partida acerca de lo que allí ocurre. A veces siento que lo que se mueven son ideas, compromisos, afiliaciones. Otras, percibo como se tambalean los cimientos. También los propios, incluso para acabar si no tirándolos, al menos, aliviando su peso, haciendo más ligero y silencioso el tránsito del viaje. Otras por fin, camino, me siento en el interior de una oquedad, me desprendo de las gafas, respiro hondo y mientras miro al fondo, compruebo como algo trasciende y me hago invisible. Algo así debe ser el viaje, el hecho de atravesar invisible un paisaje…

 

 

 

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s