No Flights

La imparable ascensión de la navegación comercial aérea, no necesariamente relacionada con una “democratización del viaje”, sino más bien una multiplicación exacerbada del número de viajes por parte de un perfil de viajeros de clases medias y medias/altas, representa el principal foco de crecimiento de las emisiones de gases contaminantes a la atmósfera. Baste citar que en 1954, en el Reino Unido hubo 4 millones de pasajeros aéreos, en 2005, 228 millones y en 2030 se estima puede alcanzarse la cifra de 500 millones. 

Una acción eficaz contra los efectos negativos del cambio climático demanda políticas públicas decididas a restringir este crecimiento sin límites, destinos capaces de implantar medidas disuasorias, empresas comprometidas más allá del greenwashing generalmente imperante y ciudadanos con sentido y decisión para abrazar nuevas formas y comportamientos de viaje.  NoFlights.com es una compañía afincada en Londres que basa su oferta de viajes en el transporte vía tren o barco, renunciando al uso del avión como medio de desplazamiento, proponiendo una alternativa saludable y gozosa que plantea la movilidad como parte misma de la experiencia viajera, frente al tránsito invisible entre origen y destino que propician los vuelos aéreos.

Se dice que el tren tiene una desventajosa relación de 1 a 10 en cuanto a tiempo por trayecto empleado respecto al avión, pero que invierte esa relación a su favor en cuanto a impacto contaminante. La creación de Rail Team, la primera red europea de ferrocarriles de alta velocidad, puede sin duda venir a revolucionar el poco competitivo mercado ferroviario, necesitado de un mayor dinamismo y más flexible y barata accesibilidad.

Anuncios

5 comentarios

Archivado bajo Cambio climático, Impactos turismo, Impctos medio ambientales, Tendencias, Travel, trenes, Turismo Ferroviario, Turismo sostenible, Turismo y cambio climático

5 Respuestas a “No Flights

  1. Muy buena idea lo de esta compañía. En España sería interesante algo así, pero creo que nos falta unas mejores vías ferroviarias! Cuando eso suceda podremos tener compañías de este tipo.

  2. oleopolis

    Hola Susana, comparto la queja que haces desde Galicia, maxime cuando el desarrollo de la red de alta velocidad en España ha venido acompañado del levantamiento y abandono de muchas redes férreas que ahoran son “vías verdes” !!! Junto a esa constatación, es necesario reducir los costosos precios de la alta velocidad y su política comercial, más propia de la época de los monopolios que de la flexibilidad con la que ahora nos movemos. Un saludo y adelante con el blog: http://bayobesteiro.blogspot.com

  3. Hay un grave problema que es el coste de los billetes de ferrocarril en Europa.

    Un desplazamiento en avión desde Madrid a Londres normalmente cuesta más que en tren o en autobús. Además, hay que hacer un transbordo en París y encima cambiando de estación y cruzando la ciudad.

    La alta velocidad es de todo menos democrática y está empujando a los viajeros del ferrocarril hacia el avión y el autobús.

    En España e Inglaterra se puede optar por el bus o el tren, pero en Francia, Suiza o Italia el tren es obligatorio.

    A finales de los 90 tuve que pagar 110 euros por ir desde Bilbao a Portsmouth en barco y allí tomar un tren a Londres. Hace poco hice el viaje de ida y vuelta en avión por mucho menos que la ida en barco de hace diez años y encima el avión salía mucho más cerca de mi casa.

    Los desplazamientos internos en Alemania son tan caros en tren que casi compensa salir del país en avión y volver a entrar hacia destino pasando por el extranjero.

    No hace mucho que la prensa británica demostró que para un viaje en tren de cuatro personas compensaba comprar un coche de segunda mano en lugar de pagar los billetes al precio oficial.

    Para que el transporte terrestre sea una opción, tiene que tener alguna ventaja.

  4. oleopolis

    Completamente de acuerdo en que los precios del tren de alta velocidad en Europa son abusivos y que el sistema de monopolio en que suelen moverse las compañías les pone en bandeja esta estrategia de mercado. Sin embargo su competitividad no deja lugar a dudas, como bien muestra la cuota de mercado que de momento arañan a los vuelos aéreos y la satisfacción del consumidor es muy alta. Por otro lado hablamos coloquialmente siempre del precio del billete, sin entrar a considerar los costes ambientales que continúan siendo gratuitos y ahí el transporte aéreo está “por las nubes” en cualquier comparativa.

  5. Ni siquiera los trenes convencionales tienen hoy en día tarifas competitivas y los desplazamientos de más de mil kilómetros son muy poco adecuados para el ferrocarril.

    Por otra parte el consumo energético de los trenes de alta velocidad es desmesurado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s