Archivo mensual: agosto 2008

DEFINICIÓN DE TURISMO (II). EL TURISMO Y SUS CRISIS

 

No exento de cierta paradoja maniquea, los medios aprovechan el asueto veraniego para extenderse en el relato pormenorizado de las muchas crisis que acechan con la vuelta al curso normal de las cosas a partir del 1 de septiembre. Entre las crisis más citadas, la económica, la de la seguridad aérea y la turística, baten records. Sirva de ejemplo el reportaje “Sol y playas de ‘todo a cien’”, del pasado día 28 en el diario EL PAIS. Por encima mismo del texto periodístico, merece la pena echar un vistazo a los 123 comentarios escritos por los lectores. A través de éstos percibimos un diagnóstico de una crisis turística que son muchas crisis, encontrándonos:

– La clara sensación de agotamiento del modelo turístico y la urgencia de plantear una reflexión alternativa hasta el fondo de la crisis misma. “pasa unas vacaciones en Normandia o en los Alpes italianos. Los precios son incluso mas baratos que en la costa de Levante, con la diferencia que han sabido preservar lo que tienen. Los turistas que van alli, de toda Europa, no van a emborracharse y a arrasar, como es el caso aqui. A eso me refiero, no es una cuestion de clase o de dinero, sino de educación”

– La extendida percepción de mala calidad, timo, mal trato…A modo de ejemplo, estas semana en Sanxenxo en una panadería el kilo de empanada ha costado 10 euros el kilo; cien metros más lejos en una charcutería costaba 22 euros el kilo (por cierto, la primera es de mejor calidad). Otro caso, una tumbona en la playa de Montalvo 14 euros. Cómo sigan considerando que el veraneante es tonto, muchos nos iremos al Caribe”

– La dictadura del precio y la gozosa competencia de una industria que abre nuevos enclaves de negocio, basados en el mismo modelo de explotación insostenible.Ya estamos cansado de pagar precios abusivos por servicios de mala muerte, por eso nos marchamos a disfrutar de verdaderas vacaciones fuera de España. Ocho días en hotel de lujo, todo incluido, en Cancum (México), con playas de una belleza increible, con una atención del servicio que nos estamos acostumbrados por la calidad y amabilidad, sale mas barato que cualquier lugar costero de España. ¿Crisis? No, hombre, solo hartos de abusos. Saludos”

– El turista exigente.yo me voy un mes a tailandia por mi cuenta a cuerpo de rey y me gastare bastante menos que en españa”.

– La conciencia de estar recogiendo los frutos de un turismo no planificado donde todo valía. “Mientras no cambiemos el modo de entender el turismo que englobe la forma en la que nos transportamos, el sitio donde nos alojamos, los recursos que agotamos, el beneficio/perjuicio que aportamos a sus gentes, el dinero que dejamos en manos de unos pocos, el deterioro del entorno, etc. no se dará un TURISMO DE CALIDAD”.

– El turista que se sitúa en los bordes de la crisis y elige el viaje a su medida: desde USA, al Reino Unido, pero también la mochila y el camping Mi familia nos vamos en septiembre al oeste de USA con precios de hoteles similares a los de un albergue juvenil de aquí, no hablemos del timo de las casas rurales, etc..”. “ Que se viaje de mochila! Mas barato y mejor calidad”

Los exiliados turísticos, en crisis permanente.Yo, ni con crisis ni sin ella he veraneado en hoteles de 5 estrellas con spa, ni he pagado hamacas o he comido en el chiringuito de la playa… ni he tenido ni tengo dinero para tanto… así que sigo con mi crisis particular, que ya dura unos cuantos años” “ Es normal que los españoles nos estemos en casita, creo que hemos pasado de pagar un servicio de hotel a ser estafados por el simple hecho de querer irnos de vacaciones. “

– Los discrepantes como excepción.Desde luego, como nos informen de todo tal como nos informan de esto, vamos listos. Está claro que quien “redacta” la noticia no sabe de qué habla. La calidad de los hoteles de Benidorm supera la de la media de los hoteles de nuestro país, que a su vez superan con creces la media europea. Es increíble que escriban “No es lo que se esperaría de un cuatro estrellas de nivel, como tampoco lo son las habitaciones”. Acaso las ha visto ud?. Es más, alguna vez ha estado en la ciudad, en uno de sus hoteles?”

– El mito de trasfondo, democratización del viaje. “que clasista, llamar a la gente con poco dinero white trash (basura blanca)…¿Lo que quieres es que volvamos a los tiempos cuando el turismo solo era para los ricos?”

– Los generosos “ Vengan a Suramérica. Aquí seran atendidos como la mayoría de ustedes no atendería a un suramericano. Serán BIENVENIDOS!

DEFINICIÓN DE TURISMO (I)

DEFINICIÓN DE TURISMO (II)

DEFINICIÓN DE TURISMO (III)

DEFINICIÓN DE TURISMO (IV)

DEFINICIÓN DE TURISMO (V)

3 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

SLOW FOOD NATION ‘08

Los amigos de Slow Food USA están celebrando desde hoy un festival, SLOW FOOD NATION, que a semejanza de lo que ocurre en el Salón del Gusto y Terra Madre, los dos grandes eventos que se celebran en Turín, tiene la capacidad de programar con igual buen criterio el mercado directo que relaciona productores y consumidores, la promoción y defensa de la biodiversidad y la cultura alimentaria, junto a los actos sociales, culturales y festivos. El programa es muy amplio, así que no dejen de echarle un vistazo. En la inauguración estarán presentes entre otros, Carlo Petrini, Vandana Shiva y Raj Patel.

Entre otras actividades programadas, pueden echar un vistazo a la deliciosa exposición fotográfica de Douglas Gayeton -suyas son las dos fotos que ilustran el post- y a los materiales enlazados como soporte a la conferencia / foro “Pricing the Food on the table”.

Buen y activo provecho…

Deja un comentario

Archivado bajo CULTURA ALIMENTARIA, Raj Patel, Slow Food, TURISMO GASTRONÓMICO

INKAFEST Mountain Film 2008

De buena hora escuché la otra noche en la radio a Sebastián Alvaro, contar desde Lima (Perú), las películas premiadas en el INKAFEST Mountain Film 2008. Se trata de un festival organizado por Mountain & Culture, una asociación cultural sin fines de lucro conformada por montañistas y documentalistas, con el objetivo de acercarse a las comunidades deportivas y a la gente de ciudad para ofrecerles películas, exposiciones, presentaciones de diapositivas que traten de deportes de montaña y aventura. Además de crear una plataforma para el cambio de ideas entre cineastas, deportistas y el público, al mismo tiempo que apoyar los modos más artísticos y eficaces de comunicar todo lo relacionado al mundo de la montaña. El objetivo de este festival también es destacar la importancia de la ecología, la preservación de las montanas y la naturaleza en el mundo de hoy.

Vale la pena echar un vistazo al conjunto de películas presentadas –hay verdaderas joyas- al igual que recomendar de paso las que se exhiben en un festival hermano de INKAFEST y más cercano geográficamente, el Festival de cine sobre medio ambiente, CINESTRAT de Finestrat (Alicante).

He visto algún tráiler de las películas y documentales presentados. Os quiero destacar:

El Gran Premio (mejor película del festival): OIL + WATER, de  Seth Warren y Tyler Bradt (USA)
Por mostrar con humor y creatividad la peripecia de dos jóvenes kayakers que atraviesan América de punta a punta y, que sin renunciar a la aventura, intentan sensibilizar de uno de los grandes problemas energéticos a los que se enfrenta la sociedad actual.

Premio a la mejor película de Aventura: ACONCAGUA SPEED FLYING, de Damien Dufresne & François Bon (Francia)

Porque, casi en tiempo real, y de la forma técnica más sencilla, transmite la sensación de vértigo que enfrenta un especialista en una situación de alto riesgo.

 

Premio a la mejor película de Medio ambiente y Naturaleza: EL IMPACTO CRUDO, de James Wood (USA)

Porque de una forma rigurosa y comprometida desarrolla un tema de vital importancia para la humanidad, como es la urgencia de cambiar el modelo de desarrollo, que se ha demostrado agotado y un mayor respeto por el Medio Ambiente.

Premio Especial del Jurado a: LA NIÑA DEL CAMINO, de  Jean-Francois Castell (Francia)

Porqué de una forma muy ajustada, muestra la búsqueda espiritual de una pareja, a través de una peregrinación por el Camino de Santiago, en la que afloran los grandes sentimientos de la persona con las que la rodean, al tiempo que con los animales y la naturaleza.

Deja un comentario

Archivado bajo Travel, Viajes

TURISMO RESPONSABLE, SOLIDARIO, ETICO, JUSTO, ECOTURISMO…

 

Llegado el verano, no hay medio de comunicación que se precie de estar al día de las últimas tendencias viajeras, que no tire del consabido artículo acerca del turismo ético, responsable, solidario, justo o cualquier otra de las acepciones que tratan de definir algo  tan difuso como confuso y que amenaza con renovarse sucesivamente con la aparición de nuevas denominaciones. Sólo el turismo sostenible o el ecoturismo son términos comparables en cuanto a generación de ofertas y definiciones igualmente poco claras.

Este verano, por sólo mostrar algunos ejemplos destacados se escribió de ello EL PAIS, LIBERATION, THE GUARDIAN o BLOG DE VIAJES. El reportaje del diario español destaca los viajes de turismo solidario en los que participan jóvenes voluntarios comprometidos políticamente, de ahí que las actividades ofertadas por las ONGs se dirijan a Palestina o a los campos de refugiados saharauis, tal que herederos directos del turismo militante que en su día  tuvo como destino a Cuba, Nicaragua, Chiapas, entre otros entornos de atracción revolucionaria, y que más reciente tuvo su foco en Venezuela. Más innovador ha sido el devenir de la oferta del llamado turismo comunitario participativo, con el énfasis puesto en la vinculación directa de las comunidades campesinas sudamericanas. Esta expresión de turismo responsable con el desarrollo socioeconómico de las comunidades se expresa vivamente en la Red de Turismo Comunitario de América Latina. En todos los artículos mencionados es recurrente la mención a las certificaciones como problema y necesidad. Jordi Gascón, experto en estos temas, muestra la dificultad de dar con una solución adecuada en un asunto que mezcla posiciones naturales de las redes sociales con el interés comercial, y se anota la posibilidad de que sea una salida similar a la llevada a cabo para certificar el comercio justo, la que acabe triunfando ante este reto. De ahí el interés de Fairtrade Labelling Organizations International, que está trabajando junto a Tourism Concern en este objetivo. La paradoja es que sean finalmente las multinacionales quienes, tal como ocurriera en el comercio justo, las que acaben –ya lo hacen como demuestra THE GUARDIAN- apropiándose de este nicho de mercado. En efecto, el reportaje del periódico británico desnuda nada menos que los viajes eco-friendly  de Responsible Travel, que acaban destacando por su baja preocupación por el coste energético y ambiental de su oferta –generosa en viajes larga distancia y corta estancia-, en resorts propiedad de conocidas multinacionales y producidos por modestas empresas artesanales como Neilson, división de esquí y navegación de Thomas Cook, con sus 20 millones de clientes anuales. En suma, una denuncia en toda regla del más puro greenwashing, y es que tal como indica el artículo, en 2007, la Advertising Standards Authority trató 561 quejas sobre publicidad sostenible engañosa o exagerada, afectando a empresas como Easyjet, Explore o destinos turísticos como Devon. De resultas de este modo de hacer, por todas partes queda –así lo atestigua la Greenwash Guide de la agencia de comunicación británica Futerra-, una baja confianza de los consumidores hacia el etiquetado verde, disperso además en decenas de confusas certificaciones nacionales e internacionales, particulares o generales…

Esa confusión se muestra en el resultado de encuestas como la realizada por TNS-Sofres en Francia, que cita el texto de LIBERATION. Según ésta, un 61% de los entrevistados se dice estar mal informado acerca del turismo responsable. En palabras del sociólogo del turismo, Rachid Amirou, existe una confusión permanente, nadie está persuadido de haber comprendido…A pesar del desconocimiento, un 7% dijo haber participado en 207 en un viaje responsable. Dos asociaciones profesionales, ATR y ATES, han movilizado en los últimos años a 150.000 y 6.000 viajeros respectivamente. Escaso número en un país que recibe casi 80 millones de turistas al año y donde 30 millones hacen vacaciones anualmente (8 millones al extranjero). Se trata en todo caso de una oferta tachada de elitista –un 30% más cara- siempre que se la relaciona con viajes lejanos y exóticos, posiblemente menos responsables y por supuesto caros, que una tranquila estancia en una gîte rural.

Si bien es cierto que este turismo en paraísos ambientales lejanos puede estar jugando un importante rol socioeconómico –véase el caso de Kenya-, no lo es menos que la reivindicación de un turismo responsable con el entorno, las poblaciones y con el sistema turístico en su conjunto, demanda la reivindicación de la estancia más larga, el viaje compartido y la visita a lugares cercanos, por encima de las ofertas comercializadas fraudulentamente en nombre de todas estas bondades ambientales.

 

OTRAS LECTURAS:

Gascón, Jordi, Ernest Cañada y Alberto Sánchez Argüello (2007), El turismo y sus mitos, Enlace, Managua. 978-99924-49-42-4.

– Tudurí, Carles. Turismo responsable, 30 propuestas de viaje. Alhena Media, 2007.

– Françoise El Alaoui. Tourisme equitable

– CANAL SOLIDARIO. Viajes Solidarios

 

 

 

 

 

3 comentarios

Archivado bajo Greenwashing, Impactos turismo, Travel, Turismo sostenible, Turismo y desarrollo, Viajes

EL ALTO COSTO DEL PRECIO BAJO

 

Tomo prestado el título del documental de Robert Greenwald, donde denuncia la política de la multinacional Wal-Mart para introducir algunas notas pendientes de ser mejor hiladas, en torno a las aerolíneas low cost. Como entradilla se recomienda una lectura al reportaje que sobre el tema incluye el número 174 de la revista Hosteltur, donde se incluye un repaso al nacimiento, evolución y perspectivas de futuro para este exitoso modelo que ha revolucionado la navegación aérea.

Expresión preclara de la sociedad de bajo coste, los vuelos low cost han animado todo tipo de productos y servicios presentados con tan comercial etiquetado, hasta considerarles como el verdadero motor del nacimiento del turista low cost.

Sin embargo su modelo de gestión está en entredicho, siendo tachado por su insostenibilidad social, ambiental y económica.

Los grandes tópicos que han definido desde su irrupción a este tipo de aerolíneas, son abiertamente cuestionados. Sin que puedan ser consideradas en exclusiva como responsables de la negativa evolución ambiental del transporte aéreo, si que lo son en gran medida, más aún si se estima la más reciente tendencia y lo que es peor, la evolución prevista.

Dos aspectos son profusamente subrayados por las CBC como los grandes beneficios de su oferta comercial: la posibilidad de viajar a precios más económicos y por tanto abrir la capacidad de elección de los viajeros, así como el impulso socioeconómico que habrían insuflado a los destinos a los que dirigen sus rutas. Sin duda el factor precio es un elemento importante de su éxito y claramente visible en el billete. Sin embargo, sin considerar los costes “extra” que generosamente hinchan el precio anunciado, el pasajero no acostumbra a calcular el precio real del billete donde debería de incluir costes tales como las subvenciones que las administraciones públicas están dando a estas empresas, los beneficios fiscales y tributarios, los gastos de publicidad y promoción de campañas públicas, y como no, el coste gratuito de emisiones ambientales a la atmósfera, amén de otros gastos personales incluidos entre los que pueden citarse los gastos de desplazamiento –muchas veces a horas temerarias- a aeropuertos de segunda clase, alejados o mal comunicados en transporte público. El impacto positivo en el desarrollo socioeconómico de los destinos debe ser convenientemente matizado. Algunos datos invitan a ello, a pesar de la encendida pasión con la que políticos locales y regionales saludan la llegada de estas aerolíneas. Así lo indican aquellos destinos que quieren no verse asociados con una imagen negativa en la percepción de la calidad de los mismos. Decisiones como la tomada en su día por la autoridad gestora del aeropuerto de Bilbao o el estudio de las conclusiones de otros análisis –véase la tipología de turismo que describe para este tipo de turistas la Diputación de Málaga-, invitan a analizar con mayor profundidad ese beneficio. Por el contrario están creándose rutas, destinos e incluso aeropuertos low cost dependientes, con los riesgos que ello acarrea.

Del mismo modo que la gran revolución para el turismo de masas vino marcada por la introducción del motor a reacción y el posterior desarrollo de aeronaves –se pasaron en el Atlántico Norte de 2.836.000 pasajeros en 1963 a 5.258.000 en 1968-, la revolución industrial post-fordista, uniendo cambios sociales y políticos como la desregulación del transporte, ha dado lugar a una nueva revolución turística donde los aerolíneas low cost son un exponente claro.  La incidencia de esta nueva revolución, vivida primero en EEUU y luego en EU, se ha visto en un triple ámbito:

– Nuevos estratos sociales que se incorporan a la navegación aérea. Se trata de un aspecto muy discutible, planteado como nueva democratización –una más entre las inagotables democratizaciones que la sociedad de consumo regala gratuitamente, máxime si el beneficiario privado, compañía y pasajero, no pagan los gastos derivados de su apropiación / contaminación de un bien común, la atmósfera-, cuestionada según los datos de diferentes informes habidos en el Reino Unido que confirmarían que lo que ha ocurrido es que las clases medias/altas y altas viajan muchas más veces en avión. Algunas estimaciones reducen a un porcentaje menor de viajeros la gran responsabilidad ambiental derivada del consumo ilimitado del transporte aéreo. Así lo confirman los datos del último informe anual de CBC llevado a cabo por el Instituto de Estudios Turísticos: un 41,2% de los que viajan en CBC son gente entre 25 y 44 años, nueve de cada diez tienen renta media o media/alta, un 64,1% usó Internet, seis de cada diez efectuaron pago electrónico, un 37,5% tienen estudios superiores. Es evidente no obstante que hay un porcentaje importante de personas que se han incorporado al transporte aéreo – un estudio entre los viajeros de Ryanair los cifra en torno a un 42%-, si bien un nuevo factor negativo para los destinos turísticos es que el gasto medio de estos turistas es un 14,8% menor al del resto de turistas.

– Los derechos del viajero han sufrido un nuevo y significativo recorte con la generalización de estas compañías. Es curioso observar como se trata en ocasiones de un viajero resignado o viajero low cost, que con mayor o menor agrado acaba aceptando todo tipo de restricciones y mermas, incluida la recomendación ya aplicada por alguna compañía aérea – China Southern – que persigue reducir el uso de los WC durante el trayecto para llevar a cabo un nuevo ahorro de costes. Y es que ya no queda mucho por donde recortar…

– El trozo de pastel absorbido por las CBC ronda en torno al 35% del tráfico intraeuropeo, con 139,8 millones de pasajeros transportados en el último año, al operar une media de 3.609 vuelos diarios.

A pesar de la propaganda verde lanzada desde cada una de las aerolíneas, la asociación que  agrupa a las más importantes, ELFAA, o el más amplio Observatorio de la Sostenibilidad en Aviación, la incentivación hacia los nuevos viajeros, el incremento extraordinario del número de rutas y vuelos servidos, la alta proporción de vuelos de corta distancia –porcentualmente más contaminantes-, son elementos que deben ser muy tenidos en cuenta a la hora de responsabilizarles, junto al resto de la industria aeronáutica de su dramática carga negativa para la lucha contra los efectos del cambio climático, política donde boicotean hasta los gratuitos derechos de emisión con los que les viene premiando la Unión Europea.

Más le valdría al sector turístico –difícil tarea dada su estrecha relación- de no vincular su futuro con el de la industria aeronáutica, ni en general con el sector transportes, una estrategia que puede causarle tanto daño como el maridaje consumado con la industria de la construcción.  

 

LECTURA RECOMENDADA: “Turismo de masas y transporte: el gran reto del turismo del siglo XXI”, de José Ángel Hernández Luis.

9 comentarios

Archivado bajo Cambio climático, Impactos turismo, Impctos medio ambientales, Turismo sostenible, Turismo y cambio climático

LA SOCIEDAD DEL ESPECTÁCULO

 

“Y sin duda nuestro tiempo… prefiere la imagen a la cosa, la copia al original, la representación a la realidad, la apariencia al ser… lo que es ‘sagrado’ para él no es sino la ilusión, pero lo que es profano es la verdad. Mejor aún: lo sagrado aumenta a sus ojos a medida que disminuye la verdad y crece la ilusión, hasta el punto de que el colmo de la ilusión es también para él el colmo de lo sagrado.”

FEUERBACH, prefacio a la segunda edición de La esencia del Cristianismo.

La vida y la obra de Debord no deja de depararnos nuevas paradojas cincuenta años después de que crease la Internacional Situacionista e inventase un juego, el Kriegspiel o Le Jeu de la Guerre, tratando de abstraer sobre el tablero de juego los combates y batallas de la vida real. Sutilmente venía a mostrar el modo en que la gente podía aprender a luchar contra el amable poder opresor de la sociedad fordista. Hace poco hemos sabido que su viuda pleitea por los derechos de autor del juego, ahora disponible en una versión digital y mostrado  en una exposición, como no podía ser de otro modo, tratándose de la obra de Debord.

El verano ha traído algunas noticias más sobre los museos como centros de consumo especializados en la producción y exhibición de copias de cualquier aspecto de la realidad que se preste a ello, o tal vez sin que siquiera esto último ocurra. Es el caso de Unabomber, el terrorista que actuase en EEUU entre 1978 y 1995, quien ha pedido sea retirada de la exposición que sobre el FBI presenta el Newseum, la cabaña de madera que le sirviera de habitáculo durante ese periodo, con objeto de no herir a sus víctimas. Pero dado el valor del objeto, éste ocupa un lugar destacado y así podemos saber la disposición, los útiles y algo de la vida de ese personaje a través de su cabaña. Mal que le preocupe ahora a Unabomber el ánimo de sus víctimas, quien gana verdadera notoriedad es el museo de cuya existencia buena parte del mundo no habría sin duda reparado si no fuera por el valor de esta pieza original. Los museos se convierten así en “sitios públicos de la actualidad”, que diría McCannell, re-presentando el hábitat natural del terrorista.   

En el Bradbury Science Museum en los Alamos (USA), la exótica pieza, estrella de la colección representada, es Fat Man, la carcasa de una bomba atómica, idéntica a la lanzada sobre Nagasaki, que fue creada en este laboratorio militar. Todo al servicio de la ciencia, la educación y la seguridad nacional. Los vecinos y visitantes que llegan a este enclave del turismo nuclear, según leemos en un reciente reportaje de Barbara Celis en EL PAIS, se prodigan en alabanzas o luchan denodadamente para denunciar el uso militar de esta energía. ¡Blanco y negro, pero que vengan turistas!

Anunciando su virtualidad inteligente – se dice capaz de adaptar su discurso expositivo a las características sociodemográficas de los visitantes-, ha abierto sus puertas el MAV, primer museo arqueológico virtual italiano. Dando de lado a la vieja maniobra museística de los desplazamientos generalizados de piezas, aquellos que acudan a visitar las excavaciones de Herculano, podrán previamente contemplar una visión diferente de las ruinas. Sin ningún objeto, mínima escenografía y despliegue tecnológico que desde un software central dirige y ofrece diferentes sensaciones al visitante. Como desgraciadamente ocurre con otros museos,  su publicitada interactividad con el usuario no sirve para manifestarse en el desarrollo de su sitio web, bastante empobrecido en contenidos y en el uso de herramientas tecnológicas acordes a su pretensión.

 

 

 

Deja un comentario

Archivado bajo Museos, Travel, Turismo cultural, Viajes

DEFINICIÓN DE TURISMO

Leo en Clan-destinos la siguiente definición de turismo:

El turismo es el conjunto de experiencias y actividades desarrolladas por individuos que se desplazan temporalmente en un espacio que no les es cotidiano, por razones lúdicas, así como las diversas formas económicas que pretenden rentabilizar este desplazamiento“.

Duración, distancia, motivaciones y naturaleza del fenómeno serían las diferentes perspectivas que en el último siglo habrían dado lugar a decenas de definiciones diferentes, según primase en ellas el enfoque económico o sociológico. Sin duda que cada indefinición a la que se llega tiene mucho que ver con los intereses y puntos de vista de quienes definen el concepto, lo que acaba por traducirse en un conocimiento tan complejo, como insuficiente, desordenado o contradictorio, seriamente perceptible cuando de trabajar con estadística turística se trata. Así sucede cuando se trata de echar las cuentas que relacionan cambio climático y turismo o cuando políticamente se quieren magnificar o maquillar ciertas tendencias, por no irnos a otros terrenos igualmente resbaladizos como los que tratan de argumentar el papel del turismo en la lucha contra la pobreza o cuando de definir conceptos de sostenibilidad ligados al turismo se plantean.

Todo ello en un siglo, donde para complicar más las cosas ya de por si revueltas con la naturaleza dinámica de la actividad, el turismo es una expresión preclara de la movilidad, más allá de su atávica relación con el sector del transporte, el turismo luce ahora como símbolo de un nomadismo que resulta muy beneficioso para el capitalismo globalizado, disponiendo de mano de obra móvil que produce y consume sin distinción, bajo la seducción que la movilidad imprime. De ahí que por encima de la duración, las distancias o las motivaciones –aspectos válidos a los intereses contables de la industria, los gobiernos o los académicos-, el turismo se presenta hoy como manifiesto necesario de la sociedad de consumo. Sencillamente se consumen viajes por lo que el viajero prima el hecho de viajar y coleccionar un nuevo destino, por encima de cualquier derecho o señal que recordase la vieja tradición del viaje. Así se entiende el alborozo de la viajera desatendida por la compañía que le presta servicios:  “Jamás respondiste a mi reclamación” y “el exceso de peso en el equipaje es más caro que el kilo de marisco en Navidad pero aun así… ¡te quiero!”. ¡Viva Ryanair, mueran los conceptos!

 

DEFINICIÓN DE TURISMO (I)

DEFINICIÓN DE TURISMO (II)

DEFINICIÓN DE TURISMO (III)

DEFINICIÓN DE TURISMO (IV)

DEFINICIÓN DE TURISMO (V)

4 comentarios

Archivado bajo Tendencias, Travel, Viajes