MUSEOS Y CATEDRALES

ad_building_490

La crisis económico – política que se abate sobre el Museo Guggenheim de Bilbao –uno de los iconos más representativos del reciente turismo cultural y clave de inspiración sobre el denominado “efecto Bilbao”, se une a la gran crisis  que todo lo llena, amenazando a la tendencia reproductora de megaproyectos, para lucimiento cual faros destellantes en entornos devaluados o sencillamente carentes de atractivo. Paradójicamente este boom de nueva industria, cuya plasmación más evidente ha sido la puesta de uno o varios arquitectos estrella dando nombre al proyecto, nacía en un momento en el que los museos de toda la vida luchaban por sobrevivir alejados del gran público que les ignoraba. Pero bastó con sacar del viejo almacén las obras clásicas y conducirlas hacia nuevos archivadores, para que todos hiciéramos cola ante el contenedor único o la exposición del siglo.

El peligro que se cierne estos días sobre la continuidad en la financiación pública y privada de estos fastos arquitectónicos y expositivos, anima predicciones varias. ¿Se vaciarán las amplias salas de los salones nuevos en tanto que los viejos museos renacerán entre sus cenizas? ¿Se erguirán aún más esbeltas las nuevas catedrales de Qatar y Abu Dhabi con ostentosas obras cuyos alquileres sólo ellas podrán soportar? ¿Pasearán solitarias las masas democráticamente cultas entre muros sin ventanas, en tanto mascullan sobre el devenir de la raza y sus creaciones más íntimas?

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Culture, Museos, Turismo cultural

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s