Archivo mensual: junio 2009

elBulli

Adri-3dcast1

Hace unas semanas, TVE dedicó varios programas al pasado y presente de Ferran Adrià, distinguido en varias ocasiones como el mejor cocinero del mundo. En uno de estos reportajes,  no recuerdo si era el catedrático Coll quien diferenciaba el modo de proceder de Adriá respecto a otros colegas. Mientras éstos hablaban de ingredientes primero  y luego trazaban un plan culinario con el que trabajarlos, el chef catalán diseñaba antes el concepto sobre el que trabajar y sólo después experimentaba con los ingredientes más adecuados. Ese afán de innovar y asociar, para acabar deconstruyendo los ingredientes mismos de cualquier plato o alimento tal como hasta entonces había sido conocido, es el que marcó unas pautas de diferenciación verdaderamente revolucionarias entre el equipo de elBulli y otros templos gastronómicos. Muchas cosas, además claro está, del despliegue sensorial que emana de esa cocina / laboratorio, destacaban en esa programación televisiva. Valgan de ejemplo:

El cuidado del equipo, cuánta gente ha pasado por elBulli a lo largo de las dos últimas décadas. La creatividad, el tiempo de cierre al público para crear, la presencia de creadores entre los equipos de cocina. El conocimiento, la inspiración y reelaboración de otras cocinas tradicionales y contemporáneas. La búsqueda permanente de materia prima repensada, transformada. El respeto por la gente de su oficio y el reconocimiento de éstos y de buena parte de la crítica.

Justo por esos días recibí un apreciado obsequio de parte de la editorial Actar. Un ejemplar del libro “Comida para pensar, pensar sobre el comer”, resultado de la cooperación del artista Richard Hamilton y Vicente Todolí, director de la Tate Modern, e inspirado en la participación del cocinero en la Documenta 12, el verano de 2007. El texto enmarca además esta inusitada presencia artística en el marco evolutivo de la cocina de Adriá durante la década 1987-2007, inaugurada con un proceso de copia que pronto dejó paso a una efervescencia creativa inagotable, capaz de engendrar cada temporada una obra nueva completamente redefinida, lista para ser servida con un lenguaje poético propio tal como una representación donde a cada comensal se corresponde más de una persona del equipo creativo de Adrià. Ya en los años 90, Adrià había salido del espacio físico de la cocina para embarcarse en un proceso de reflexión creativa con el escultor Xavier Medina. A la invitación de la Documenta, elBulli respondió con la propuesta de ser el propio restaurante un pabellón en la distancia, de la propia muestra. Así, durante los cien días en que ésta estuvo abierta, dos personas, seleccionadas entre los visitantes, artistas o críticos, fueron invitados diariamente a participar del proceso creativo de el Bulli, disfrutando del menú que ese día era servido a la afortunada clientela. Además, dos mesas redondas fueron organizadas para tras la experiencia de degustar el menú del equipo de Adrià, protagonizar un coloquio acerca de las percepciones habidas. A su vez, la camarera encargada de servir la mesa de la pareja de invitados, los escudriñaba a conciencia y  tomaba buena nota de la experiencia, marcada por el contraste de emociones que se sucedían al son de los platos: ironía, juego, provocación, sorpresa… Ante esta propuesta, los comensales respondieron entre la excitación, desorientación, la regresión, el misticismo o la pregunta trascendente.  Si por arte entendemos la capacidad de provocar emociones, no queda duda acerca de lo acertado de la invitación, pues la clientela de elBulli parece emprender un viaje que como un carrusel se desliza hasta transformarse en un verdadero parque de atracciones emocionales. Tal vez ésta sea, además de otras cualidades, una de las grandes virtudes de ElBulli que alimentan su éxito más allá de las paredes del propio restaurante, tal como muestra el estudio de su caso por la prestigiosa ESADE.

La edición de  Comida para pensar, pensar sobre el comer, tan cuidada como acostumbra Actar, representa por otra parte un repaso completo al devenir conceptual, tecnológico y ahora diremos artístico de este santa santorum  gastronómico.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo CULTURA ALIMENTARIA, TURISMO GASTRONÓMICO

OBAMA Y CÓRDOBA

medina azahara - mezquita 160

El presidente norteamericano Obama, en un discurso que ha supuesto unos minutos de cordura en medio de la desoladora herencia que recogió de su antecesor, ha puesto hoy la ciudad de Córdoba en el mapamundi de la concordia -lapsus históricos incluidos-, como ejemplo de algo que fue y si acaso no lo hubiera sido, subsiste  hoy  como objeto de digna búsqueda (Islam has a proud tradition of tolerance.  We see it in the history of Andalusia and Cordoba during the Inquisition).

Si la atención de otro presidente, Clinton, sobre el atardecer granadino se dice supuso un incremento notable de llegadas de norteamericanos a esta ciudad, ya hay quien espera que esta sonora mención mejore el número de visitantes que se dirigen a conocer la ciudad de las tres culturas. Un aliento desde el corazón del poder norteamericano venido desde la otra orilla mediterránea, desde otro de los míticos faros del mundo árabe, El Cairo, que en Córdoba interpretan ya como un apoyo mediático a la candidatura de la ciudad como Capital Europea de la Cultura 2016.

Buen momento para abrir las puertas y escucharnos, podemos!

medina azahara - mezquita 200

3 comentarios

Archivado bajo Capital Cultural Europea, Córdoba 2016

RYANAIR Y LOS CONSUMIDORES

ryanaair

Menudo día que lleva el listo de Michael O’Leary, propietario de Ryanair. Fiel a su estilo de publicidad coste cero, ha aprovechado el hecho de que la reina Sofía viajase de Santander a Londres en uno de los vuelos de su compañía para decir que en ésta todos los pasajeros son tratados como reyes. ¡Insuperable Michael! En verdad no importa tanto si la reina voló o no con ellos, pues no sería el primer viajero con el que fantasea y burbujea el espectacular efecto mediático que rodea a esta compañía. Respecto al trato con los consumidores hay tanto que contar. No sabemos si acabará por cobrarles cada vez que vayan al servicio durante el vuelo o si éstos serán pesados antes de embarcar con objeto de imputarles alguna nueva tasa de las que como buen mercader aplica sin desmayo. Hoy mismo se ha despachado con unos nuevos anuncios en prensa, donde so pretexto de defendernos a nosotros, humildes consumidores, arremete contra agencias online como Atrápalo, Rumbo o eDreams a las que acusa de vender con sobreprecios los billetes aéreos respecto a los ofrecidos por las aerolíneas en sus portales, con precios verdaderamente pasmosos que en algún caso se acercan al 1000%. Que defienda con cualquier treta su posición opuesta a todo tipo de mediadores de viajes no es algo que nos preocupe demasiado a los consumidores –a fin de cuentas acostumbrados a los excesos low cost  de unos y otros-,  si no fuera por su política  comercial, acusada en numerosas ocasiones de abusiva ante los tribunales y porque el trato que da a los consumidores ya lo disfrutamos en carne propia. La última vez que volé con ellos –fotografía que ilustra esta nota- fue el 10 de mayo en un vuelo de Gerona (o Barcelona Norte en su nomenclatura de destinos) a Granada y pude comprobar cómo sometió a varias pasajeras a un trato intimidatorio en relación al bolso que llevaban colgado con la intención de cobrarles a éstas en la puerta de embarque costes extra por valor de 30€/bolso. Curiosamente la tripulación, para calmar los ánimos del pasaje achacaba al personal de AENA estas prácticas, que sin duda responden a la política de “costes ocultos” en torno a las reiteradas tasas en las que la compañía es maestra. Véase la que endosa al coste anunciado de cada billet, al pagar con VISA, cargando 20€ sin previo aviso.

1 comentario

Archivado bajo Movilidad, Tendencias, Turismo conceptos

ATARDECER EN CUENCA

cuenca 1

Mientras paseaba egoísta, solitario, tuve oportunidad de disfrutar la belleza de Cuenca. Qué bonita caída de la tarde, engullendo la ciudad acurrucada sobre un meandro del río, las casas voladas sobre la tosca piedra, silenciosa ciudad. Apenas una niña y un padre, dos turistas cosidos a un banco. Tuve tiempo de recordar mi primera visita hace tal vez quince años, el tiempo comienza a jugar con los tiempos del almanaque. Más allá de aquello que la memoria difumina, señora de los dominios sobre los verdaderos contornos de las cosas, constaté el vacío que la ciudad o más bien quienes deciden el nuevo mapa de cada ciudad, habían, en este caso, dibujado. Las oficinas de turismo bien situadas en diferentes puntos de la caminata urbana y con un más que buen horario de apertura, facilitan el plano del tesoro al turista. En el nuevo escenario, éste es señor omnipresente.  

No puedo más que echar mano de la lectura que me acompaña estos días para dar alguna interpretación adicional a tamaña belleza y soberana vacuidad humana. El capítulo siete de “La fuerza centrífuga” que generosamente me había remitido el editor José Membrive, se titula La ciudad turística, donde Holert y Terkessidis, describen la apropiación neoliberal que ésta como otras ciudades han vivido en las últimas décadas, incapaces de escurrirse de la nueva funcionalidad turística que el mundo Disney ha diseñado para estos lugares colonizados por el capitalismo cultural  donde “el valor del inmueble está vinculado a la espectacularidad de la escenificación del medio urbano”. Aquí no hay nada de disensión evidente, apenas unos ebrios personajes sobre la escalinata de la catedral, invisibles para el pasaje de turistas que sin más ruido caminan desde las casas colgadas a esta plaza y desde aquí hasta el barrio del Castillo. Como si no hubiera otra alternativa que la del turismo urbano, estas ciudades han exiliado de sus centros históricos, a sus centenarios habitantes hacia otras partes invisibles. En esta “festivalización” compiten todas ellas, aupadas a la carrera de las capitalidades culturales, con un proyecto urbano que empeñado en la maximización de la rentabilidad del suelo se convierte en un implacable “urbanismo sucio”. Donde había sociabilidad hay silencio y pasos perdidos, donde se localizaban pequeños comercios ahora abren restaurantes y bares encadenados, donde se alojaba un edificio público o una instancia social ahora dormitan los huéspedes alojados en hoteles y apartamentos. Se confirma así la venta del suelo a las corporaciones e inversores privados y la buena vida de las gentes es sustituida por la ciudad turística.

Queda con todo el disfrute egoísta y solitario del caminante que aun no teniendo con quien hablar congela la cálida tarde en hermosas imágenes que sueña iluminarán los ojos de quienes al contemplarlas, perciban la belleza de un canto noble, como la voz inconfundible de Miguel Poveda que oye a lo lejos.  

   cuenca 3 cuenca 2

cuenca 4

2 comentarios

Archivado bajo Capital Cultural Europea, Movilidad, Turismo conceptos, Turismo cultural, Turismo Urbano