Archivo mensual: julio 2009

BARCELONA MUSEO SECRETO

tres bcn 001

Cumpliendo la palabra dada a Anna, cuando de parte de la editorial Actar me remitió un ejemplar del libro Barcelona Museo Secreto de Ignacio Vidal-Folch, he salido esta mañana a recorrer la ciudad con la actitud y los sentidos de quien la contempla como objeto museístico.

Esto es, me he vestido de turista, acorde con la tropa que según un estudio del que da cuenta esta misma mañana la prensa catalana, pasea por las vías urbanas este verano de crisis continuada. Gente más emparejada y mayorcita dicen ha tomado el relevo de los jovencitos en grupo que habían dominado durante  los últimos años el alza continuada de llegadas hasta Barcelona. Así lo confirma la cámara con la que espío a la gente que anda alrededor del centro tópico gaudiano de la ciudad museo. De los objetos coleccionados en el repertorio de artículos que suman el libro de Vidal Folch, me quedo entre otros con la galería de personajes que pueblan su parlamento popular cargado de gentes como las que fotografío indiscreto al son de mi marcha a la deriva por estas calles;  los rótulos luminosos que coronan los edificios notables, apenas escalan ya en las remozadas fachadas del Ensanche, salvo una compañía de seguros por aquí o unas farolas desaforadas junto a la bandera argentina izada en su consulado;  tiendas con historia como la dedicada a disecar animales de distinta talla y especie, desde jirafas a hormigas que compraba el genial Dalí.  

Mi colección personal durante este deambular por las calles del Ensanche, el Raval y el Casco Antiguo, presenta este balance:

Disfruto una librería en la calle Princesa nº 16, Almirall, abierta en 1733, con cuyo propietario me rencuentro treinta años después para conversar y comprar un libro, Domar el toro, de Yassine Bendriss, donde leo: “Si buscas, ¿qué diferencia hay entre tu búsqueda y la mera persecución del sonido y de la forma? Si no buscas, ¿qué te hace diferente de la tierra, la madera o la piedra? Tienes que buscar sin buscar”.

Tropiezo con tiendas de abalorios como la Antiga Casa Sala en la calle de la Call, que me traen a la memoria los puestos de bisutería, al final de las Las Ramblas, en aquellos domingos de los setenta.

Persigo sin éxito una casa de comidas Casa José, ahora inexistente en las proximidades del Bar del Pi.

Encuentro el Herbolari Llansá, ahora centenario en la calle Elisabets nº 18. Olisqueo en el interior de una lavandería comunitaria por la calle Mercaders o Tallers, heredera de las que abundaban entonces por el Casco Antiguo, ocupado por otra emigración y otro vecindario.

Me pregunto dónde están las granjas de entonces, aquella cervecería de barrio decorada con fotos de boxeadores y parroquianos sesentayochistas mezclados  con gente de sesenta y ocho, allá en el  mismo Casco Antiguo, cercana a la Plaza de San Agustín, antes del arranque de la calle Puerta Nueva, paso previo al Arco de Triunfo. Ando tras aquellos almacenes coloniales junto al Borne, con sacos de yute y color de especies venidas de ultramar.

Apunten al Museo Secreto, según me cuenta una amiga, la reapertura de El Velódromo, en la calle Muntaner, recuperación de un bar de “arte y ensayo”, que bien podría casarse enfundado en un matrimonial envoltorio de Miralda, con la tienda de Nespresso, por Paseo de Gracia esquina con Aragón, un icono de la ciudad Shopping, de la BCN Design.

Terminando de manera más prosaica el paseo, el sector turístico ha respondido a la crisis con un crecimiento importante de las posibilidades de reserva de hotel en Barcelona,  dentro de una amplia gama de oferta donde no falta para quienes viajamos conforme  a los tiempos, cortos de equipaje y con los bolsillos ligeros, la posibilidad de encontrar  un hotel barato en Barcelona.

nespresso

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Turismo Urbano

LA EXPERIENCIA TURÍSTICA

barajas

Hace días asistí a un taller de marketing turístico online. La primera pregunta del profesor a la concurrida audiencia, mayoritariamente compuesta por gente de la hostelería, agencias de viajes y destinos, fue acerca de cuál era nuestro objeto a vender. Sin perder un segundo, la respuesta unánime fue: ¡Experiencias! Así es, convino feliz el ponente, no vendemos camas, ni viajes, ni entradas a monumentos, vendemos experiencias.

También por entonces conocí en otro taller a la responsable de Divinum Vitae, el club de enoturismo de Castilla la Mancha, Diana Moreno, quien reiteraba el mensaje de que su producto ofrece un conjunto de experiencias a los amantes del enoturismo. La siempre precisa Alicia Estrada, escribía por esos días en Vinoturismo sobre un catálogo de producto de una empresa de intermediación turística, especializado también en enoturismo, donde bajo una oferta de experiencias apenas sobresalía una representación de hoteles.

Como una nueva cantinela, las experiencias se han incorporado en el lenguaje de marketing de todos los agentes turísticos para nombrar demasiadas veces algo inconsistente cuando no inexistente si entendemos que experiencia debe de hacer mención a algo verdaderamente memorable.

Ante cualquiera de estas experiencias ofertadas, vale la pena disponer de una serie de indicadores con los que chequear lo que nos ofrecen. Preguntas como qué hay antes y después en la oferta, qué hay de información contenida, qué posibilidades de co-creación permite, qué conocimiento ofrece, qué escenario dibuja, qué gente hay detrás, qué historia cuenta, qué bienestar transmite, qué sorpresa deja entrever, cuánto de memorable deja intuir.

Mucho me temo que el resultado no sea muy halagüeño, y por tanto mucha tarea pendiente tienen por delante quienes ofertan para hacer sus propuestas lo suficientemente abiertas, flexibles, dinámicas, innovadoras y por qué no, subversivas. Pocas experiencias surgen si no es tras un proceso de destrucción creativa. Y también por suerte hay algunos ejemplos que podemos ir apuntando para alumbrar un buen horizonte a esos viajeros que ahora mismo sueñan con su experiencia. Es algo en lo que sin duda algunas Agrupaciones Empresariales Innovadoras van a trabajar, tal como ocurre con la constituida bajo el nombre de El Viajero Experiencial.

Deja un comentario

Archivado bajo Movilidad, Turismo conceptos

SILENCIOSO AVE

3241096036_fe1f50c69f_m

Fotografía de  Francisco Sánchez en Flickr

Patidifuso se ha quedado el ministro de transportes de Obama sobre el tren de alta velocidad español, tan veloz por fuera como ruidoso e incumplidor de sus propias normas por dentro. Me explico.

Una tarde cualquiera en un vagón del AVE Madrid con destino Sevilla. Sobre la puerta automática de acceso al vagón, un rótulo circula sin descanso con el siguiente texto: Rogamos bajen el volumen de sus teléfonos móviles. Recordamos utilicen las plataformas para el uso del teléfono móvil.

Qué risa me da, mientras escucho a mi vecina de asiento hablar con su móvil: Hija mía, los niños en casa, comemos con ellos y luego…

Continúa el señor sentado al lado del pasillo: Yo te llevado los espárragos, lleva tu el lunes el jamón…

Interviene el ejecutivo dos filas atrás: Las obras se han parado automáticamente en Cortegana y Aroche. Certificamos la obra, lo regularizamos el mes que viene con sus presupuestos adicionales. Un cálculo mental que yo he hecho…

Se solapa ahora la conversación de la diligente asesora de la fila anterior: Es cosa de los bares de Antonio y sus problemas con la subrogación de la deuda de las máquinas…

Distinguimos la importancia de los negocios de un señor sentado tras la señora que es mi vecina de asiento: Esto tiene que verlo nuestro Presidente, ya sabes el tema de la Terminal 4. En todo caso si no firmamos con Eroski, pues nada. Es un taller de empleo y ellos deben de nombrar su responsable…

Si están decididos a formar parte de una Asociación de Usuarios damnificados por el uso del teléfono móvil en el AVE, dejen su contacto. Va siendo hora de pedirles silencio sin que tenga que terciar el rey de España. ¿Por qué no te callas?

3 comentarios

Archivado bajo Movilidad, trenes, Turismo Ferroviario