DESTINOS Y EXPERIENCIAS TURÍSTICAS

Me gusta leer algunos sitios web por su capacidad a la hora de generar y transmitir conocimiento en materia turística. Me gustaría recomendar dos de ellos donde recientemente hallé algunos contenidos que quisiera compartir con los lectores de este post.

En Locum Consulting, una brillante, certera y precisa definición sobre lo que puede definirse como un destino… is somewhere worth leaving home for.

Los boletines de Réseau de veille en tourisme, siempre insuflan buen olfato y análisis acerca de conceptos y tendencias básicas del turismo de nuestros días. Recientemente hacían un repaso, a raíz de la publicación de un documento por parte de la Comisión Canadiense de Turismo (CCT), sobre el valor y la generación de experiencias en la actividad turística. Primera cuestión importante, evaluar la satisfacción del cliente, esto es, confirmar en qué grado la experiencia se corresponde con lo esperado por el cliente y en qué medida la ha disfrutado. A partir de ahí, algunas recomendaciones para mejorar la experiencia, con el ojo puesto en adivinar aquello considerado como verdaderamente memorable por los clientes:

–          prestar atención a los elementos básicos que conforman la experiencia

–          integrar algunos elementos inesperados

–          añadir algunas posibilidades de aprendizaje

–          ofrecer acceso a cosas no disponibles en general, experiencias de iniciación

–          favorecer un espacio de socialización con la gente local

–          considerar el estado de las comodidades y servicios que sostienen la oferta de productos

Igualmente interesante resultan algunas de las sugerencias que ofrecen a la hora de transformar productos en experiencias:

–          seguir a la gente local en sus actividades

–          aprender y compartir en torno a ese saber hacer local

–          personalizar visitas no comerciales y contactos no mediatizados económicamente

–          favorecer la escucha de la gente local y sus conocimientos

–          saborear junto a ellos sus productos y los frutos de su trabajo

El proceso se presenta en suma como un trance hacia la competitividad, a través del planteamiento de algunas cuestiones:

–          favorecer la asociación entre experiencia y lugar concreto en la mente y sentimiento de los visitantes

–          tener la habilidad de integrar la experiencia en el entorno global en el que se ofrece

–          saber introducir algún elemento sorpresa en la experiencia

–          afirmar la singularidad de la misma frente a otras similares

–          realzar aquel aspecto que realce ese carácter distintivo

–          excluir cualquier tipo de presión anímica incitadora del gasto extra por parte de los visitantes

Tal vez con todo este práctico check-list, estemos en las proximidades de vivir el  efecto WOW, compartido con quienes nos visitan y con quienes aprendemos y disfrutamos.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Tendencias, Turismo conceptos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s