Archivo mensual: diciembre 2010

Niño 10

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

EL FRAUDE DE LA EVALUACIÓN CIENTÍFICA DE LOS TRANSGÉNICOS EN NUESTRO PAÍS

Lean ustedes la denuncia que al respecto presenta Amigos de la Tierra en este documento que nada bien habla del hacer informativo del Ministerio de Medio Ambiente, Rural y Marino. La nueva ministra a la que los ecologistas cordobeses ya suspendieron en todos sus exámenes en la materia cuando era alcaldesa de la ciudad, tiene un reto por delante si aspira a mejorar sus notas.

Mientras tanto, el texto que leemos suena a wikileaks doméstico al dejar al descubierto el lado oscuro del asunto. Y esto es algo de lo que dicen los papeles de Wikileaks al respecto de la relación entre los gobiernos amercano y español en apoyo a la estrategia favorable a los transgénicos, según desvela EL PAIS. Se entienden mejor algunas cosas tras la lectura.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

PARADEISOS CULTURAS DEL ACEITE Y ARTE CONTEMPORÁNEO

Si estáis por Córdoba entre el 17 de diciembre y el 31 de Enero, os recomendamos esta exposición que estará abierta en el Palacio de la Merced, sede  de la Diputación de Córdoba. La próxima semana daremos cuenta de nuestra visita a la misma. Mientras tanto os dejamos enlace al catálogo.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

PATRIMONIO MORENTE

  FOTO: Diario CORDOBA

La humanidad es el patrimonio del flamenco, dijo Morente cuando supo de la declaración del flamenco como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Hemos disfrutado de su cercanía en numerosas ocasiones. El mapa del flamenco más reciente era en buena parte la geografía de ese andaluz universal al que sin duda muchos identificamos hoy con nuestro patrimonio más dinámico.

Meses atrás cuando un volcán del norte se empeño en impedir el viaje de muchos, él se resistió a faltar a la cita que tenía en Córdoba con Cosmopoética y se vino de un tirón en coche desde París. Aquella noche, tan deportivo como siempre, saltó al escenario de las Caballerizas Reales y nos roció de primavera.

Hoy se fundió en el aire. Allí andará alegrando la eternidad.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

GSD PLATFORM-3

Ideas, eventos y experiencias de la activa comunidad que conforma la Harvard Universit Graduate School of Design mostrando un repertorio largo de colaboraciones (eventos, tesis, estudios…) dirigidos a la búsqueda de la excelencia del diseño, exhibiendo una vasta pluralidad de temas de interés y manejo de disciplinas. Más allá de los límites universitarios PLATFORM-3 propone cinco acciones como marco de respuesta a la pregunta acerca de qué puede hacer el diseño en diferentes ámbitos a los que da respuesta desde cinco diferentes visiones:

– Instigando la evolución

– Describiendo la identidad

– Construyendo la igualdad

– Negociando el crecimiento

– Imaginando nuevos futuros

Múltiples entradas que sobre la base de investigación dibuja escenarios acerca de los que posicionar al profesional arquitecto, paisajista, urbanista o diseñador.

En el marco de la evolución se profundiza en el rol transformador del diseño en la evolución de un lugar, la interacción con el hecho social y el intercambio de energía. Debate entre materiales que recuerda una reciente exposición en el londinense V&A en torno a pequeños espacios habitados. El camino es abierto, abarcando desde la naturalización ecológica de infraestructuras hidráulicas, reflexiones íntimas del espacio personal que describe siempre una colección doméstica, una reflexión pragmática al hilo de la irreductible asociación entre el hiperconsumo y el afán de conservar objetos hasta convertir la casa en hogar, almacén, museo. Coleccionismo como aventura personal que contamina el espacio inundando el paisaje de archivos cada vez más complejos en la etnografía del lugar.

Por otra parte, algunas aportaciones señalan una visión discursiva del paisaje concebido más como lente a través de la cual mirar el mundo que como un objeto a ser mirado en si mismo. Del mismo modo vale destacar un acercamiento al museo como espacio de colisión entre arte y audiencia, no exactamente como un elemento reflejo de cultura sino como núcleo generador de encuentros e inesperadas interpretaciones.

No falta mención al compromiso del diseño con la búsqueda de la igualdad social, sea desde la demanda de una consistente biodiversidad de resistencia que firma Arundhati Roy a la práctica de una consecuente asistencia social de la arquitectura ante siniestros como los ocurridos en Haiti o en la ciudad italiana de l’Aquila.

Por aquí y por allá en medio de una guía bien ilustrada y tan atractiva como suelen ser los textos editados por Actar, resuenan ecos de utopías, dystopias, ecotopías y otras causas que igual  pintan de verde Bahrein o tratan de alzar la bandera más utópica de un mundo urbanizado donde el neonaturalismo no deja de ser sino una intervención bienintencionada en un panorama más bien dramático como ejemplifica el caso de Pekín.

 

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

CAMPO ADENTRO

Ha llegado la hora. O reinventamos el campo o descansa en paz sin siquiera velatorio. A semejanza de tantas negaciones previas de la tardo modernidad, hijos del no logo, no place, no people, no tourist, no landscape, también sentenciaremos un no campo, salvo que alguien acuda raudo al rescate.

Gusté en su momento de la firmeza con la que John Berger, recogiendo corajudo el escupitajo de la Puerca Tierra campesina, proclamase la continuidad y la fortaleza de supervivientes que caracterizase al campesinado, siempre listo a reinventarse para seguir adelante.

Orienté voluntario mi vida y creamos una familia regresando al campo donde nacimos. Gocé de la amistad y el trabajo de quienes arrimaron el ascua de la cultura a un campo que ya flaqueaba, hace apenas tres décadas. Aquel alimento de CULTURAL CAMPO nos nutrió de los cimientos y las redes necesarias para vivir en el campo, en un ajuste de simplicidad y demanda de justas razones que hicieran digna de este tiempo la vida de las gentes.

Rememoro páginas vitales de nuestra trayectoria personal, mientras constato la caída de ese mundo que días después dejó de llamarse campo para ser sustituido por ese otro más acomodado a los nuevos tiempos de “medio rural”, algo tan vano que ha visto vaciarse a su lado casi todo lo que previamente había llenado de alma las culturas rurales. Primero la presencia humana, la actividad laboral y cotidiana, la festiva y cercana, la artesanal y simple, la dura y solidaria, la incierta como bella y noble, a veces negra también vida campesina. A cambio los nuevos tiempos forjaron postales de vida plácida en paraísos donde las chimeneas liberan humo de hogares ausentes, los pájaros pían y los ríos fluyen con aguas limpias. Nació el senderismo, el turismo rural, el cicloturismo, la conservación de la naturaleza y varios otros ismos. Se abandonó el campo. Así la forma cultivada, poliédrica y multiforme, compleja, se tornó en simple soporte para las plantas que producen en industrial sistema y que alimentan no se sabe bien cómo, a quién ni dónde. Ni quién las siembra ni cosecha, ni las vende ni las compra. Un anónimo sistema de mercado ha sustituido a la gente del campo y sólo las máquinas y su ruido son testigo del cambio. Los subsidios celebran la tranquilidad de los damnificados que guardan duelo con un confuso sentir, el hecho mismo de ser tal vez los últimos de una historia larga. Cayeron así también los símbolos y significados que apuntalaban la razón de ser del campo. Por más nombre que ministerios y despachos gubernamentales le diesen, su vínculo directo con el trabajo de la tierra, con los ciclos de vida y muerte, con la materia prima que nos alimenta y da sentido, inspira y enseña a entender aquello que nos rodea, todo ello desfallece.

Escribo estas notas en la memoria de Avelino Hernández con quien crecimos, pero mirando a la gente que ahora se afana en dar algún aliento al campo herido y pone la lupa en el Campo Adentro. Lo hago como el rugoso Berger o el estilizado Hernández lo harían, con orgullo y decisión. Ha llegado el momento de hablarlo claro. Las reformas de las políticas debieran ser eso, precisamente reformas de las políticas causantes de esta situación. Frente a ello, un abanico de experiencias trata aquí y allá más que de sobrevivir de enseñar la cara de nuevas oportunidades. La preocupación ecológica, el compromiso con los consumidores, el retorno de círculos de proximidad, una nueva cultura alimentaria, la conservación de las variedades locales junto a su estudio y difusión, la repoblación humana del campo, el reconocimiento del trabajo, una nueva cultura campesina. Una nueva era que lejos de sentirnos tímidos al nombrar, deberemos apasionados de reclamar. Proyectos como Campo Adentro pueden ser luciérnagas en medio de la oscuridad. Necesitamos que las demás luces se enciendan y exigir que la sostenibilidad tan traída y llevada apunte al ser humano, al cultivo de la tierra y cría de ganado, como sostén de lo que son, la vida misma que nos lleva.  Encomendémonos a la capacidad transformadora del arte para conseguir apoyos a este reto. Podemos meditarlo, ¿no os parece? Y  hacerlo, ¿no creéis?

Deja un comentario

Archivado bajo John Berger