PRIMERA VISITA, ÚLTIMA VISITA

Según venía de la inauguración del Parque Arqueológico de Torreparedones, localizado a unos 20 kms. de Baena, cuyas visitas al público se inician la próxima semana, en el marco de un proyecto de mayor calado, BaenaCultura, leo el artículo de Jacinto Antón en EL PAIS, comentando la anunciada clausura al público de la Tumba de Tutankamón, ante los daños que las visitas turísticas ocasionan en el monumento.

Salvando las distancias, cada vez que un hallazgo arqueológico se exhibe por primera vez al público, la “atracción fatal” de la que hablaba Howard Carter, sale a escena, impresionados los elegidos observadores por ser los primeros entre los de su género que iban a gozar del privilegio de ver. Sin duda, la industria turística como ahora la de la cultura patrimonial así reconvertida, tratan una y otra vez de especular con ese sentimiento, por más que los neo-hallazgos nazcan casi siempre muy mermados respecto a su estado original, cuando no directamente sustituidos por la correspondiente réplica. Es lo que viene ocurriendo en Altamira y en tantos otros enclaves patrimoniales más o menos afamados. Para los especialistas en el arte de la réplica como Factum Arte no sólo no hay diferencia entre original y copia sino que la cultura del original fue una tendencia ya sepultada con el paso de hoja del siglo. Más allá de la posibilidad de discernir entre una y otra, ¿son iguales las emociones?, ¿se vive la misma experiencia? Podemos afirmar que el número de turistas no desciende generalmente, incluso sigue incrementándose tras la instalación de la consiguiente réplica, pero más complejo es responder positivamente acerca de la similitud de la experiencia.

Algo parecido ocurre con la restauración y puesta en valor del patrimonio, sujeto a las oportunas interpretaciones y modos de hacer, no siempre avaladas por las investigaciones científicas necesarias. El paseo por el Parque Arqueológico de Torreparedones puede ser una excelente ocasión para iniciarse en esta reflexión. Los espacios excavados y valorizados para la visita (puerta y santuario ibero romano, foro y mercado romano entre otros), el itinerario creado y las piezas que serán expuestas en el Museo Histórico de Baena que reabrirá en pocos días, conforman una apuesta sencilla pero interesante, en un enclave paisajístico extraordinario que domina la campiña cordobesa y multitud de serranías perdidas en un lejano horizonte que va de Sierra Nevada a Sierra Morena pasando por la más próxima Subbética, donde podemos  auscultar el pasado y reflexionar sobre el futuro del patrimonio.

Una más de las múltiples paradojas que adornan la sociedad del siglo XXI es la multiplicación de espacios culturales catalogados y protegidos, así como del número de aquellos que dejan de ser visitables. Algo que en su día denunciaba la artista francesa Marine Hugonier en The Last Tour, una video creación sobre la invisibilidad de un patrimonio cada vez más protegido e inaccesible. Algunas agencias de viaje ya se especializan en estos enclaves “a punto de cierre” y bien podrían coger como reclamo el texto de la propia Hugonier, cuando invita al viajero “a sentirse orgulloso de ser el último allí donde una vez fue conducido con la creencia de ser el primero”

En fin no es afortunadamente  el caso de Torreparedones donde ustedes podrán ser los primeros, o casi… 

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s