Archivo de la categoría: Enoturismo

MUSEO DE LAS CIENCIAS DEL VINO DE ALMENDRALEJO

1

La Comunidad Autónoma de Extremadura puso en marcha hace unos años una red de museos, Museos de Identidad, en base a un nuevo concepto de museo y de patrimonio cultural, con objeto de poner en relación la sociedad y el territorio. Con ello se pretendía incidir positivamente en la conservación de las colecciones etnográficas de la región a la vez que fomentar el turismo cultural y cooperar con el desarrollo rural junto a las autoridades locales. Se trata en suma de una apuesta territorial alternativa, diversificada y planificada frente a las tradicionales vías que habían venido creando museos etnográficos nacionales, regionales o repartidos pero sin mayor orden ni plan preconcebido.

Interesado en esta estrategia, planifiqué la visita a dos de estos museos. El primero de ellos, el Museo del Aceite localizado en Monterrubio de la Serena debimos contemplarlo desde la puerta pues aun habiendo llamado el día previo para conocer su horario, éste permaneció cerrado a la hora indicada para su apertura el pasado sábado día 12. Así, partimos hacia Almendralejo con objeto de visitar el Museo de las Ciencias del Vino. El proyecto museológico y museográfico de este museo fue coordinado por EXPOCIENCIA, con la participación de Elena Pol en el proyecto museológico, Sebastián Celestino como asesor de arqueología y Mikel Asensio como asesor del proyecto. La idea de partida, teniendo en cuenta la existencia previa de más de cincuenta museos, fue la de evitar la creación de un nuevo museo etnográfico dedicado al vino. Tres ideas centrales articulan la propuesta museística. Primero, el vino está presente en Extremadura desde la antigüedad. Segundo, se quiere propiciar la identificación del vino con Almendralejo, la innovación y la tecnología. Tercero, se dispone para estar al servicio de la colecta de elementos de la cultura material e inmaterial ligada al vino. El discurso expositivo se divide en dos plantas y tres espacios diferenciados. Así, en la planta baja se encuentran un área de arqueología y un pasillo dedicado a las ciencias. En la planta alta, la antropología, distingue el trabajo en el campo y el trabajo en la bodega como expresiones de identidad y memoria del territorio.

El museo se levanta en el edificio otrora ocupado por una alcoholera y justo en la visita uno percibe un desajuste entre el programa arquitectónico y el resultado del proyecto museográfico. En ese sentido, la planta baja queda encorsetada en una galería que entiendo abusa del estancamiento expositivo en cajones monótonamente repetidos y alineados, por más que el ámbito científico/temático juegue a ofrecer cierto dinamismo que sólo en el “pasillo de las ciencias”, consigue más airoso. La propuesta general en todo caso parece atractiva, en cuanto al recorrido sugerido y la señalética adecuada.

Se echan en falta además de la apertura de espacios programados en el proyecto museológico y museográfico –sala de exposiciones temporales, tienda, cafetería, aula de salud y sala de catas, área de información y evaluación…-, una mayor atención a aspectos clave a la hora de enfocar la cultura del vino, tales como la historia local de tabernas y despachos de vino, la sociabilidad ligada al consumo, la tradición oral asociada, y en definitiva un mayor acercamiento tanto en la composición de las colecciones como en el programa de actividades al factor local/regional de la cultura del vino. Tampoco la exposición temporal abierta en este momento, sobre un tema tan transversal como sugerente, las fiestas de vendimia, aprovecha la oportunidad para adentrarse en la escena local más allá de los trajes y fotos de las reinas de las fiestas, algunos afiches y carteles o el nombre de los pregoneros o bodegueros reconocidos. En ese sentido, la historia social y económica del vino, como ocurre también por otra parte con el aceite o el pan, entre otros museos temáticos, sigue siendo una asignatura pendiente sobre la que estudiar e intervenir para luego interpretar.

A estos retos abiertos podrá dirigirse este museo pues presenta en efecto asignaturas pendientes que sin duda si la intención existe podrá ir cubriendo, convirtiéndose en un recurso cultural vivo y dinámico con acciones y programas, así como desarrollando un plan de comunicación al día de hoy verdaderamente deficiente, sin información básica en forma de folleto, sitio web o cualquier otro tipo de medio.

Un extenso texto acerca del plan museológico y museográfico del Museo de las Ciencias del Vino de Almendralejo puede leerse en el número ocho de la revista de los Museos de Andalucía, mus-A.

2

3

Deja un comentario

Archivado bajo Enoturismo, Turismo cultural, TURISMO GASTRONÓMICO

ENOTURISMO, CINE Y DESTINOS TURÍSTICOS (II)

agy_2_1024

En su día hablamos ya de la cada vez mayor atención que los destinos turísticos estaban dando a la imagen proyectada de éstos por medio del cine. Citábamos entonces el impacto de películas como Sideways o en otra dimensión el perfil reivindicativo de Mondovino, como podríamos señalar aquí en Andalucía el papel jugado por la industria cinematográfica para convertir a Almería en un destino de cine. Los paisajes del vino están siendo uno de los espacios más queridos para localizar películas en ambientes de claro componente rural, acrecentado su reconocimiento como lugares de viajes gastronómicos. Ocurrió en los campos de la Provenza con A Good Year, y toca ahora el turno a las coloridas panorámicas de la Umbria italiana, localización del thriller Holy Money del director ítalo belga Maxime Alexandre. La película se convierte en una magnífica ocasión para promocionar vino y territorio con la viticultura italiana de fondo. Historias que no son extrañas a la campaña organizada por La Rioja, donde bajo el título La Tierra con nombre de vino se acaba de estrenar una segunda hornada con tres capítulos protagonizados por el director Fernando Colomo y el actor Diego Martín. Herederos del estilo narrativo de Labordeta recorren, en esta ocasión sin mochila, la ruta del vino, la cultura y la naturaleza de los valles vitivinícolas de La Rioja, no faltando imágenes simpáticas del pisado de la uva así como del disfrute de algunos de los atractivos ligados al enoturismo más activo –viaje en globo- o relajante –masajes terapéuticos-. Si hay una región europea de cuyos horizontes haya dado el cine buena cuenta, es la Toscana. En un curioso libro editado por esta región, Cibo & Cinema de Toscana, sorprende la profusión de títulos rodados en esas cimas texturizadas con cultivos entremezclados, bellas casas e hileras de cipreses conduciendo hasta esas construcciones elevadas sobre las cumbres tenues. Imágenes que asociamos a películas como Camera con vista, La notte di san Lorenzo o Under the Tuscan sun.  

El mundo del enoturismo es, junto a esta pródiga proyección de fotogramas una incuestionable realidad. Una última muestra es el Hotel The Vine, miembro de Design Hotels, un establecimiento de carácter divine, como fácilmente añade su slogan de presentación, situado en Funchal (Madeira), con proyecto de Ricardo Bofill, diseño de Nini Andrade Silva y cocina bajo la dirección del chef *** Antoine Westermann. El imprescindible spa está especializado en tratamientos de vinoterapia con productos elaborados en Sudáfrica por Thera Vine.

Deja un comentario

Archivado bajo CULTURA ALIMENTARIA, Enoturismo, Paisajes gastronómicos, Patrimonio Cultural, Turismo enológico, TURISMO GASTRONÓMICO

MUCIENTES, MÚSICA Y VINO

valladolid-abril-09-140

valladolid-abril-09-113

El enoturismo está de moda. El pasado fin de semana, Anatxu Zabalbeascoa firmaba para EL PAIS SEMANAL un nuevo reportaje dedicado a la reciente arquitectura del vino en nuestro país. Firmas conocidas y nuevas catedrales levantadas por algunos de los famosos arquitectos de las dos últimas décadas. Algunas cifras en medio del luminoso esplendor que desde Ribera del Duero cruza a la Rioja Alavesa, Navarra o Cataluña, sin olvidar el empaque clásico de las bodegas de Jerez, viajando hacia el pasado. Entre los datos, la penúltima multimillonaria inversión, los 36 millones de euros gastados en la bodega de Protos diseñada por Richard Rogers o los 60.000 visitantes anuales de la Ciudad del Vino de Marqués de Riscal en Elciego donde el Hotel de Frank Gerry costó 60 millones de euros. Y una pregunta que el reportaje esboza, acerca de la relación entre contenido y continente, dicho de otro modo, ¿se puede capitalizar el alto coste de esta arquitectura con el producto de la cepa? ¿Cuántos visitantes y botellas para hacer viable ese gasto?, y claro, ¿puede seguir siendo un vino de semejante calidad a la original cuando las producciones para cubrir la inversión están obligadas a incrementarse un 20% o un 35%? Me queda la misma duda que me hacía recientemente acerca del impacto territorial de los restaurantes “tres estrellas”. Mientras llegan los estudios que nos expliquen si en verdad estamos ante otros tantos renacimientos imitativos del modelo Guggenheim/Bilbao, los museos del vino –segundos en el ranking de visitas enoturísticas tras las bodegas- acaban de celebrar su séptimo congreso nacional en Almendralejo. Esperamos igualmente con atención las ponencias que han hablado del público, alma, principio y fin de esta cosa llamada turismo. Mucho más modesto y por eso más necesitado de proyección, un lugar del vino, Mucientes, que descubrí con la excusa de la música hace apenas unos días. Se dice que ya en el siglo XVI los vinos de Mucientes representaban, junto a los de Medina, la base del comercio vitivinícola de Valladolid. Como toda la zona de Cigales, de cuya Denominación de Origen forma parte, ha sido un lugar afamado por la producción de vinos claretes, reconocidos por su color piel de cebolla, ahora convertidos en rosados y tintos. Un viñedo con predominio de uva tinta fina y garnacha, que agrupa a unas decenas de bodegas a camino entre Valladolid y Palencia. Mucientes se levanta sobre un cerro agujerado por más de doscientas cavidades ocupadas por las centenarias bodegas, excavadas algunas en el siglo XVI y la mayor parte en el siglo XVIII. Es el conjunto etnográfico el que merece la visita pues conforma un enclave enológico único donde desde 2003 el Ayuntamiento ha puesto en marcha un “Plan Integral de Recuperación de las Bodegas”, diseñado por el arquitecto Pablo Puente tras un estudio histórico de Carlos Duque, luego publicado en el texto “Vino, lagares y bodega”. El plan se plantea la ordenación del conjunto, señalización y adecuación de sendas, enterramiento de cableado y la rehabilitación de alguna bodega. Es lo que se ha hecho en dos de estas peculiares galerías situadas en el llamado Cuarto de San Pedro, donde en 236 m2 puede visitarse el lagar, la viga, la pila… en una correcta contextualización histórica, bien acompañada por las explicaciones de la guía responsable de orientar a las visitas y completada, si hay suerte como ocurriera durante nuestra visita, con los jugosos comentarios de algunos paisanos que acostumbran a invitar a sus amigos hasta el interior de esta Bodega – Aula de Interpretación Mucientes. A un centenar de metros, junto al castillo, el Aula Museo Paco Diez de instrumentos musicales enriquece aún más el atractivo de la visita. Guiados por el propio músico, se presenta un recorrido animado por la cultura musical de los pueblos de la Península Ibérica, generosamente amenizados con la recia voz de Paco a la que también pueden sumarse, vergüenzas aparte, los propios visitantes.

valladolid-abril-09-017

Deja un comentario

Archivado bajo Enoturismo, Patrimonio Cultural, Turismo cultural, Turismo enológico, TURISMO GASTRONÓMICO, Turismo Rural

INFORMES TURÍSTICOS: TURISMO ONLINE Y ENOTURISMO EN ITALIA

He tenido tiempo para ojear algunos informes interesantes. Los dos primeros elaborados por Netsuus, son más evidentes en sus datos y corroboran algunas certidumbres más válidas para inversores de uno u otro perfil, o seguidores de algunas tendencias un tanto generales por parte de la clientela turística general online y también de modo particular la que está ligada al turismo rural. Del Informe Netsuus del sector Turismo Invierno 2009 cabe destacar:  

– La importancia mantenida del sector turismo online en el mes de Enero, aunque mostrando un significativo descenso de un 8% en el número de visitas respecto a Enero 08’.

– Dentro del sector turismo, las categorías más visitadas son en este período, los mapas y los callejeros, alcanzando un 33,8% de las visitas.

– Las visitas a Agencias de Viajes y Cadenas Hoteleras han tenido un descenso mientras que por el contrario las visitas a aerolíneas han crecido.

– Google Maps se consolida como la marca líder de turismo en este periodo con un crecimiento respecto al mismo período anterior de un 70,9%.

En cuanto respecta a AAVV, se trata de la segunda categoría más visitada (26,43%), liderada por Edreams y Atrápalo.

Las visitas a Cadenas Hoteleras representan un pírrico 3,61% de las visitas online a sitios turísticos durante el mes de Enero, seis veces menos que las aerolíneas y nueve veces menos que las AAVV. Sol Meliá y NH son líderes destacados de este grupo.

Finalmente, las visitas a aerolíneas se sitúan en torno a un 19%, comandada por Vueling, Iberia y Ryanair.

El Informe Netsuus sobre Turismo Rural febrero 2009 coloca como marca líder destacada de este segmento en su canal online a Toprural.com, cercana siempre al 50% sea por visitas, número de páginas o tiempo dedicado. A mucha distancia se sitúa brujulea.net, mientras que las diez primeras marcas concentran un 84,19%. Por su crecimiento destaca ocioyturismorural.com. Muy significativo el dato del tráfico medio de la categoría turismo rural respecto al tráfico total del sector turismo: un 1,19%!!! En pañales!

dibujo

El tercer informe a comentar es el VII Informe Anual del Osservatorio sul Turismo del Vino, de la Associazione Nazionale Città del Vino. Como apuntes generales respecto al año pasado, el Informe subraya el paso del producto vino al ocio enogastronómico, de la señalética de las rutas a la vitrina electrónica de un turismo temático en crecimiento. Destaca la importancia del turismo extranjero, generador de mayor gasto y número de viajeros en estancias más reducidas, dentro de una tendencia global que redunda en beneficio del short break, de una o dos noches de estancia. Todo ello en un contexto general de reajuste de las motivaciones turísticas que penaliza a los productos masivos y valoriza a las ofertas especializadas.

El testimonio de los actores públicos y privados entrevistados confirma el crecimiento específico del sector, tanto en flujos turísticos como de incremento de la venta directa obtenida. Sin embargo, el Informe reconoce que la situación positiva que parece atravesar el turismo del vino se debería más a la propia inercia de la demanda que a la estrategia destacada de la oferta. ¿Estamos pues ante un nuevo espejismo, una burbuja más o por el contrario se está desarrollando un segmento planificado sosteniblemente? Resulta evidente en todo caso la extraordinaria potencialidad que para desarrollar la oferta representa la experiencia francesa, americana y australiana. La riqueza de motivaciones en torno a un efervescente “what to do today” coincide con el retraso interpretativo y de comunicación en la oferta, a pesar de la mejora habida en la presencia online, que convive a su vez con la fuerza imbatible del “Boca a boca” como principal canal de comunicación. Dos rutas encabezan el “top”: la Strada del Sagrantino y la Strada de Franciacorta. Entre las actividades, destaca la degustación (93,5%), la visita a bodegas (85,8%), o la venta de vinos (57,9%). Hay un 50% de haciendas que venden más de un 10% de su facturación en venta directa, y un 18% vende de este modo más de un 30% de su facturación.

Entre los factores de la oferta presentes en el territorio destaca junto al vino, la explotación vitivinícola, los productos alimentarios, la restauración y la acogida. Itinerarios, vino y eventos constituyen a juicio de los actores entrevistados –municipios y bodegas-, puntos clave en torno a los cuales estructurar el futuro, sin olvidar la mejora de la comunicación online y la formación del sector. A juicio mayoritario de los operadores, el papel de las Stradas del Vino en la promoción enoturística del territorio es aún negativo. Un serio factor a considerar en medio del optimismo reinante puertas afuera.

Decir finalmente que echo de menos año tras año de existencia de estos interesantes informes, una mayor atención al estudio de la demanda, en lugar de concentrarse en el análisis casi exclusivo de la evolución y tendencias de la oferta, así como en profundizar en aspectos parciales de la oferta tal y como viene realizando en los últimos años en el posicionamiento web de las rutas, aspecto este último que se muestra igualmente como un aspecto sesgado tal como está copiando creo que negativamente el observatorio hermano español.

Ilustran este texto algunos gráficos significativos de este estudio.

 

dibujo-1

dibujo-2

dibujo-3

dibujo-4

 

dibujo-5

2 comentarios

Archivado bajo Enoturismo, Movilidad, Turismo conceptos, Turismo enológico, TURISMO GASTRONÓMICO, Turismo Rural

ENOTURISMO, CINE Y DESTINOS TURÍSTICOS

20081205elpepitdc_2 

De lo que el cine ha hecho por la promoción de los destinos turísticos se ha escrito y comentado bastante. No se trata sólo de las grandes producciones como ocurriera con El Señor de los Anillos y Nueva Zelanda, sino que temas más locales como la producción de vino, pueden por medio del cine, llevar a cabo una comunicación más que efectiva a favor de una zona productora. Es lo que hizo aquella comedia de carretera, Entre copas, que reportó a los valles viticultores de California un notable incremento de visitas. Mientras tanto, el toque cultural que marcó Mondovino,  mucho más rigurosa como película y exigente con el planteamiento que transmitía, apenas caló en círculos especializados.  Cuando en la calma posterior parecía que sería el comic japonés  Les Gouttes de Dieu”, quien dispararía las ventas de vino francesas, tal como estaba ocurriendo con el Château Mont Perat del 2001, se aviva la cartelera con una nueva película norteamericana, dispuesta a no ceder terreno. Y para no perder garra comercial, el tema central de Bottle Shock es ni más ni menos que un concurso /cata de vinos franceses y norteamericanos, que tuvo lugar en 1976, donde ganaron ¡los norteamericanos! La película ya ha levantado polémica e incluso se prepara otra versión titulada The judgement of Paris. Mientras tanto y aunque las crónicas dicen que este Bottle Shock no está consiguiendo los impactos turísticos de la predecesora  Entre copas, los americanos demuestran una vez más que por algo son maestros entre otras artes, en la industria del cine y la de los parques temáticos.

En el suelo patrio, al menos tenemos ya un video friki, Every Espelt , con el que asombrar al turista vinícola. Lo conocí a través de clan-destinos y ha sido creado por el Celler Espelt,  bodega ampurdanesa que como vemos ha contratado su nueva imagen con Mariscal y cuyo video  me ha hecho reír de forma parecida a cuando visité el MACBA con Guillermo Trujillano.

logo1

1 comentario

Archivado bajo CULTURA ALIMENTARIA, Enoturismo, Paisajes gastronómicos, Turismo enológico, TURISMO GASTRONÓMICO

VINO TURISMO

 

Ojeando el especial décimo aniversario de EL VIAJERO, el suplemento de viajes del diario EL PAIS, comprobé como el enoturismo ha echado cierto anzuelo y comienza a ser relativamente frecuente hallar referencias y ofertas relacionadas con esta actividad turística. A la par, descubro VINOTURISMO, un blog creado por Alicia Estrada, profesional de la actividad de  intermediación turística.  

No ha necesitado muchos post Alicia  para introducir algunas teclas centrales al devenir de la práctica enoturística. Así un tema crítico es la relación entre productores de vino y prestadores de servicios turísticos. La relación entre agricultura y cultura, como la relación rural / urbano o entre materia prima y servicios elaborados, no siempre se concilia tan bien en la práctica como en los  primeros momentos parece presagiarse. No cabe duda que ello también ocurre ante muchos proyectos nacidos de la promoción pública y que a pesar de la mejor intención que puedan tener, no siempre cuentan con la complicidad de los productores, a veces directamente reacios o enfrentados. Ni todas las marcas, ni paisajes ni arquitecturas son iguales. Ni tampoco su puesta en valor. Resulta importante subrayar en ese sentido, como hace Alicia, la relación existente entre Denominaciones de Origen y zonas de preferencia enoturística, según un estudio francés y que más que desanimar, debería servir para animar la reflexión de quienes a veces sin más análisis que la toma de decisión porque si, deciden impulsar un proyecto enoturístico, oleoturístico, etc. Así se han llenado y saturado tantos mercados rurales de productos de dudosa calidad y menor originalidad.

Más valdría en estos casos apostar por desarrollar elementos creativos ligados a la educación e interpretación del gusto, aspectos donde creemos radica la capacidad de innovación y sorpresa que este producto necesita.

REVUE-ESPACES la excelente publicación sobre turismo y ocio en francés, ofrece un buen anexo bibliográfico sobre enoturismo y la descarga de algunos documentos más que útiles para los interesados.

Con el rigor de persona ligada al complejo mundo de la intermediación turística, habrá que seguir leyendo a Alicia y compartiendo comentarios en su blog. Salud!

OTROS POST RELACIONADOS:

Turismo enológico, turismo gastronómico (I)

Turismo enológico, turismo gastronómico (II)

DESCARGAR “EL TURISMO DEL VINO” de Luís Vicente Elías

Deja un comentario

Archivado bajo CULTURA ALIMENTARIA, Enoturismo, OLEO TURISMO, Paisajes gastronómicos, Slow Food, Tendencias, TURISMO GASTRONÓMICO

RUTA ECO-GASTRONÓMICA EN LA EMILIA-ROMAGNA

 

La Emilia-Romagna se jacta en su publicidad de ser una de las regiones con mejor calidad de vida, colocando siete de sus provincias entre las veinte primeras del país. Un recorrido eco-gastronómico por la región permite descubrir algunas de las posibles razones de ese éxito. El paisaje expresa con insistencia la pasión agrícola y ganadera de esa gente y su vocación por la calidad. No es de extrañar que ostente el nº 1 del ranking nacional por el número de Denominaciones de Origen Protegidas (14) e Indicaciones Geográficas Protegidas (11),  ni que mientras la producción agrícola desciende en todas las regiones, aquí haya aumentado un 2,6%. Al mismo tiempo, un dato curioso para la reflexión. Mientras que la media de los italianos que leen algún libro en su tiempo libre es de un 43,8%, aquí suben al 50,6%. Ese matiz culto de los productores agrarios lo percibí con nitidez en la visita y conversaciones mantenidas en algunas de sus haciendas, un pequeño botón de muestra entre las 81.324 que hay censadas en la región. Varios botones de muestra para comprenderlo.

1)    Una conversación con Massimo Spigaroli en la Antica Corte Pallavicina. Lo que era un descampado a orillas del Po donde al lado de la osteria,  las parejas se reunían a bailar se ha convertido tras un trabajo de décadas en una empresa extraordinaria, con múltiples funciones entre las que destaca la producción artesanal de un embutido típico, el Culatello di Zibello. Viéndole preparar una de estas piezas y desgranar la historia familiar donde se entremezclaba la música de Verdi con la vida del campesinado más inquieto, luego pequeño agricultor, más tarde ingeniosa familia dedicada a los servicios –barcos para cruzar el Po y una osteria donde atender a los viajeros-, para acabar siendo propietarios de la hacienda donde hace más de cien años atrás fueron asalariados, uno comprende el germen de esta simbiosis creativa y productiva nacida en esta “tierra de abundancia” que es la llanura padana .

2)    Las aziende agroalimentarias se han visto favorecidas por una política de calidad –la región concentra en torno al 10% de la superficie y de los productores de agricultura biológica nacional- y por diversos programas públicos que han permitido la creación de rentas complementarias y la conexión directa con los consumidores vía programas de educación del gusto y educación alimentaria. El programa de Fattorie didattiche y la oferta de agroturismo son un buen ejemplo de ello. Un total de 240 empresas agroalimentarias de la región abren sus puertas a este programa educativo que acogió en 2007 a 63.000 visitantes. Educación alimentaria y de gestión que se traduce también en el fomento del producto de los alimentos certificados en hospitales y escuelas.  Un agroturismo verdaderamente recomendable se halla en Corte d’Aibo.

3)    Rutas gastronómicas y de sabores jalonan la geografía regional con propuestas que se extienden más allá del vino, al mundo del queso parmigiano reggiano, el aceto balsámico de Modena y otros alimentos. Incluyendo propuestas innovadoras como La Valle degli Asinelli e del Sapore Biologico, donde basado el turismo de comunidad, se propone un modo innovador de viaje, donde un pequeño ofrece de manera conjunta su patrimonio natural,  el sabor gastronómico, su cultura y tradiciones. El vino de uva tosca, la elaboración de harina hecha en un molino de piedra, la reserva de asnos de Gombola o la visita a la quesería Santa Rita, cooperativa dedicada a producir Parmigiano Reggiano de montaña y biológico, son algunas de las ofertas que incluye esta ruta.

4)    Restaurantes para economías modestas, estrechamente relacionados con estos productos de calidad a la hora de crear su propuesta alimentaria, vayan dos recomendaciones. La primera de ellas, la Osteria Vecchia en Guiglia, buen ejemplo de cómo una casa de comidas puede convertirse en un instrumento destacado para la divulgación y promoción del consumo de productos típicos y ecológicos. Propuesta sencilla y generosa de un emprendedor dinámico, Giovanni Montanari. La segunda cita es en el Restaurante Da Amerigo en Savigno, con más de setenta años de historia y una producción asociada de conservas y productos de huerta.

5)    Dos invitaciones culturales de última hora, ligadas a la región. En primer lugar, la reseña de KOINE, un grupo de teatro que ha escenificado y jugado con numerosos públicos en torno a la mesa, la tierra, los campesinos, los alimentos y los gastrónomos. Pura gula teatralizada de la mano de Silvio Panini, Paolo Pagliani y un elenco de colaboradores. Despedida con Slow Food que localiza en la región una de las dos sedes de la Universidad de Ciencias Gastronómicas y celebra en Bolonia el Festival Internazionale di Cinema e Cibo

 

 

Imágenes del documental WE ARE WHAT WE LOST, de Srdan Mitrovic. Menzione speciale a Slow Food on Film Festival del 2006.

 

Deja un comentario

Archivado bajo CULTURA ALIMENTARIA, Enoturismo, Lentitud, Paisajes gastronómicos, Patrimonio Cultural, Slow Food, Turismo enológico, TURISMO GASTRONÓMICO, Turismo Rural, Turismo sostenible, Viajes