Archivo de la categoría: Londres

Londres para repetidores

Septiembre ha sido, antes de Bolonia y sus planes,  tiempo de vuelta a las aulas con objeto de  pasar reválida de exámenes sin fortuna  previa. Pero también es momento  más que recomendable de disfrutar con  un  viaje. Y en ese objetivo,  Londres es siempre un destino valioso, aprovechando la oferta de vuelos baratos, como atestigua la verdadera plaga de turistas españoles, cada vez más presentes en  la capital británica. A ellos va dirigida una sencilla, manejable e interesante guía editada este mismo año por Anaya Touring – Volver a Londres-, escrita por Gonzalo Arroyo Prieto. A destacar de la edición, la utilidad de los mapas, el surtido fotográfico y el cuidado índice temático final.

Dividida la ciudad en 7 zonas – Westminster, Covent Garden, City, Soho, Bloomsbury, Southwalk – Bankside y Kensington-, abundan alternativas con las que componer opciones de lo más variopintas, tomando sugerencias de una y otra parte.  Por ejemplo, en nuestro caso, dejamos una propuesta que bien puede ocupar un intenso día de paseo londinense.  Nuestra visita discurre en cuatro de las anteriores zonas citadas, teniendo salida desde la estación de tren de Euston, siendo recomendable usar el metro para facilitar  el desplazamiento entre alguno de los puntos a conocer.

Muy cerca de Euston, encontramos dos paradas destacadas en nuestro itinerario, generalmente menos conocidas por la presencia cercana del celebérrimo British Museum: la British Library y la St. Pancras Station. Nuestra guía dice que la Biblioteca Británica fue abierta en 1997, tras una larga obra según el diseño del arquitecto Colin St. John Wilson,  y contiene más de 150 millones de ejemplares de textos. El edificio  de color rojo, es verdaderamente impactante en sus dimensiones. Observando una maqueta del mismo desplegada en el interior, sorprende el dispositivo interno necesario para metabolizar la entrada incesante de tanto documento. Llama sobremanera nuestra atención el magnífico y luminoso hall del que salen escaleras a otras tantas plantas, desde donde se abren galerías a este patio central, dejando ver los lomos de esa ingente e inacabable hilera de libros. Decenas de lectores, conectados a sus portátiles se despliegan por todos los espacios de acogida, incluida una cafetería y un restaurante. El sistema de acceso a los documentos guardados en la Biblioteca requiere de una inscripción previa, pudiendo llevar su tiempo el acceso al texto deseado. El visitante ocasional puede contemplar una selección de algunos valiosos documentos visitando la exposición de algunos “tesoros”, ubicada en la Sir John Ritblat Gallery a la que se accede directamente desde el hall principal. Destacan la Biblia de Gutemberg, el libro de apuntes de Leonardo da Vinci, el diario de viaje del Capitan Scott en su camino al Polo Sur, manuscritos y textos sagrados bellamente ilustrados o las letras escritas a mano de canciones como Help o Yesterday de la mano de los Beatles, Paul MCartney o John Lennon.

La estación de St. Pancras, destacado hito de la ingeniería Victoriana fue inaugurada en 1868, con su majestuoso tejado de cristal y hierro de 183 m. de largo, 70 m. de ancho y 30 m. de alto. Tras la fachada neogótica con sus piedras,  gárgolas, vidrieras y  ladrillos estaba el antiguo hotel Midlan Hotel, cerrado más tarde para tras un largo proceso se reabriese el lugar en 2007, alojando la estación y el  St. Pancras Renaissance London Hotel

De allí en metro a Covent Garden, donde buscamos varios puntos de interés. En primer lugar la Photographer’s Gallery (16-18 Ramillies St.), uno de los mejores sitios de la ciudad para ver exposiciones fotográficas. Lamentablemente en estos días se halla cerrada por reformas pero en breve se anuncia su reapertura. Vale la pena consultar el sitio web.  

Más acertado, en especial si hay apetito, es esconderse en la caverna subterránea que aloja desde hace unas décadas un veterano restaurante vegetariano, el Food for Thought (31 Neal St.), situado muy cerca de la estación de metro de Covent Garden. Comida económica y nutritiva a base de ensaladas y consistentes guisos con sabores orientales en los condimentos sabrosos, agua fresca, algún té y buena compañía. ¡Diferente!

Tras el alimento, tal vez apetezca un rato de tiendas curiosas, comprando o sencillamente deleitando. Nuestra ración de libros puede ir desde la sobremesa esotérica en THE ASTROLOGY SHOP, al lado mismo del restaurante vegetariano citado. Además de libros, objetos variopintos, música, conversación con las chicas de la tienda y anuncio de múltiples actividades.

No lejos de allí, aún los tenderetes al aire libre del Mercado verde de la  Berwick Streetexhiben frutas coloridas, lavadas bajo el aguacero de la tarde. Una bolsa de cerezas o fresas puede ser refrescante mientras deambulamos entre sastrerías, viejos LPs, o nos decidimos a tomar una cerveza en el más veterano de los pubs de la calle, el legendario Endurance.

Si nos queda pendiente la búsqueda de algún libro, cerquita está FOYLES (113-119 Charing Cross), la que dicen es la librería más grande de la ciudad.

Un último salto en la jornada nos lleva hasta la concurrida orilla sur del río Tamesis. Las voces de los españoles están a la orden del día en cualquiera de los lugares más reclamados de la zona, sea London Bridge, Borough Market, el requeteretratado Millenium Bridge, Southwark Cathedral o como no, la siempre omnipresente en cualquier guía que se precie, Tate Modern. Nuestras últimas visitas han constatado un cierto bajón en la programación, en especial en la majestuosa sala de turbinas donde se han podido contemplar excelentes intervenciones. Ahora parece que las obras de ampliación en curso, paralelas con una reocupación cada vez más intensiva del suelo de la zona, donde no dejan de crecer esbeltas torres, se llevan el dinero que antes proporcionaba una mejor oferta a los visitantes. En todo caso, la sencilla propuesta de Taryn Simon nos pareció, en su búsqueda de conectar historias de vida con lazos de sangre en los más diversos lugares del planeta, un magnífico refugio donde terminar el día y digerir la dosis de gran ciudad que uno siempre obtiene tras vagar una docena de horas por la ciudad londinense.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Londres

MAPAS EN LONDRES

Perdido en el brumoso atardecer, perdido bajo la tenue iluminación amarilla, perdido entre reclamos navideños, perdido junto a Covent Garden, lugar del que huyo para caer en la esquina de la estación de metro y ante la inefable llovizna de las cinco de la tarde, aunque se trate de noche cerrada, me recluyo en un lugar dedicado, según descubro al orientarme, a los mapas.

Mapas por aquí, mapas por allá, ese es el destino de Stanfords, un lugar que dice explora, descubre, inspira. Un espacio para homenajear a quienes viajan tanto como a los lugares de acogida, o que tal vez ni siquiera lleguen a encontrar o visitar nunca, pero que existen porque están en los mapas. Históricos, físicos, hidrográficos, políticos, personales, mapas para ayudar a encontrarnos. Me apunto dos libros para comprar más holgado en gastos cualquier otro día: Maps, de Nigel Peake, deliciosos dibujos de mapas emocionales. Y luego, para fetichistas cartográficos, este otro título, Map Addict de Mike Parker.

   

Deja un comentario

Archivado bajo Londres

VIAJE PSICOGEOGRÁFICO

Leyendo la propuesta cartográfica que de Tokyo ofrece Isabel Coixet –ruidos de cuervos y chicharras, lonjas de pescado, locales de masaje y karaoke, fideos sorbidos en restaurantes, griterío de los apostadores de caballos, entre otros-, he recuperado algunas ideas en torno al viaje psicogeográfico.

La psicogeografía, en palabras de Guy Debord, planteaba el “estudio de las leyes precisas y de los efectos exactos del medio geográfico, conscientemente organizado o no, en función de su influencia directa sobre el comportamiento afectivo de los individuos”. Así, para el padre del situacionismo, había lugares tristes y alegres, como conducentes al ateísmo o el monoteísmo. Ello invitaría a reclamar una nueva cartografía de uso urgente como remedio a esas influencias a las que insumisos se rinden los consumidores, sea en forma de turismo, deporte o compra de crédito. Debord proclamaba así su interés hacia un nuevo tipo de descubrimiento o deriva.

Al rebufo de estas ideas primeras, han nacido en las últimas décadas, renovadores de estos mapas cartográficos como Iaian Sinclair, quien en London Orbital relató su trayecto a lo largo de la M-25, autovía de circunvalación de Londres así como de los inexplorados territorios adyacentes.

Novelistas como Will Self, quien ha escrito columnas bajo el nombre de   PsychoGeograpghy  en The Independent. Alguno de estos psicogeógrafos paseantes ha definido con nitidez sus intenciones de “descubrir un mundo pequeño como modo de descubrir el mundo entero”.

Hay quien se ha animado y trazado “emotimapas” a partir de los movimientos de un grupo de personas en un salón, o de manera más compleja, utilizando este instrumento como medio para el diseño social de espacios urbanos. Es lo que se ha hecho con el “Worcester Riverside Emotimap” donde se han analizado las emociones y reacciones de las personas ante un mismo paisaje, por medio de la grabación de sonidos, uso de fotografías y datos recopilados con GPS.

Estos mapas emocionales han sido referentes en el trabajo de artistas como Louise Bourgeois, arquitectos como Toni Gironés o urbanistas, centrados de uno u otro modo en la dimensión simbólico-cultural del habitar. Se relaciona este acercamiento al entorno con el concepto poli-sensorial del arte, tal como provocaba el happening o arte de la acción, donde se tendía una prueba a los límites del espectador, al que se invitaba a vivir la ciudad y la vida como una experiencia artística. En palabras de Italo Calvino, de “una ciudad disfrutas la respuesta que da a una pregunta tuya, o la pregunta que te hace obligándote a responder”. En suma, con el viaje psicogeográfico nos disponemos a alterar el espacio como forma de extensión de los propios límites de la identidad, retomando la razón ritual del peregrinaje como acto virtuoso.

Para terminar este paseo, una invitación a la “audio-deriva” es la que pueden disfrutar los visitantes del antiguo barrio de pescadores de Gijón, gracias al proyecto NoTours, una propuesta de psicogeografía sonora donde colaboran el colectivo Escoitar.org y Enrique Tomás junto al Centro de Arte LABoral.

Deja un comentario

Archivado bajo GEOGRAFÍA, Literatura viajera, Londres, Movilidad, Relatos de viaje

Eat London

10-east-end.jpg

Hablamos de Alicia Ríos, una de cuyas creaciones de urbanofagia  -EAT LONDON-, acaba de recibir la Medalla de Oro que otorga Visit London, el organismo encargado de promover el turismo en aquella ciudad, como Mejor celebración de diversidad cultural en 2007. Ali&Cia ya se habían comido, después de haberlas recreado con la participación activa de las más variopintas comunidades alimentarias, ciudades como Madrid, Gran Canaria o Melbourne. Antes habían sido las ceremonias comestibles de libros, sombreros o barcos.

Alicia fue alguna vez psicóloga, estuvo tras la apertura de los primeros restaurantes vegetarianos que se abrieron en Madrid, ha escrito algunas de las mejores páginas sobre cocina española y se mojó en aceite de oliva cuando éste era aún tenido como grasa de pobres.Con igual disciplina como humildad acomete retos nuevos. El día que la conocí devoramos a Atenea, junto a decenas de comensales en Puente Génave. En Baena, años después, merendamos a una pareja de aceituneros al son de canciones de aceituneras de esa ciudad cordobesa, capital del aceite de oliva. La última vez que nos encontramos fue para representar un diálogo a dos voces, llamado como este blog, Oleopolis, uniendo entre dos voces el mundo femenino y masculino de la aceituna y el aceite de oliva.  Fue en Baeza, con motivo del Congreso Internacional “ALIMENTACIÓN Y TERRITORIOS – ALTER 2006”, en el fantástico espacio escénico que acogen las Ruinas de San Francisco, acompañados de Rafael Trenas (guitarra) y Eduardo Tarifa (voz).

Brindamos con Alicia por este merecidísimo Oscar, mientras que esperamos junto a otras ciudades,un próximo banquete.

alixcia.jpg

1 comentario

Archivado bajo Alicia Ríos, Londres

La grieta

doris-salcedo-1.jpg

En la espectacular Sala de Turbinas de la Tate Modern en Londres puede recorrerse la original propuesta de la colombiana Doris Salcedo. Digo así porque ha abierto una irregular, profunda y alargada grieta que a lo largo de 165 metros atrapa los pasos, pero también la vista, la inquietud y la emoción de los visitantes de este escenario cultural que con cinco millones de visitas al año encabeza las atracciones de la capital británica. Bajo el título de Shibboleth, la instalación es una denuncia contra las exclusiones en razón de procedencia geográfica, una denuncia contra los sufrimientos, mostrada con tal sutileza y sinuosa traza que no deja impasible a nadie de los muchos que deambulan en esta inmensa sala de pasos perdidos.Los críticos de arte británicos andaban entretenidos al inaugurarse esta intervención artística,  más preocupados en el cómo –verdaderamente sorprendente, pero al fin una grieta-, que en el qué y el por qué de las fronteras y el dolor de esas víctimas invisibles entre turistas y londinenses imbuidos en un gozoso paseo.

Una instalación bella e inquietante, como otras de Doris Salcedo, que traerá cola …  

grieta-2.jpg

 

1 comentario

Archivado bajo Doris Salcedo, Londres, Tate Modern

Londres

carnival-047.jpg

Voy a pasar en Londres unos días durante la próxima semana, justo de jueves a domingo. ¿qué recomendaciones de interés conoces para esos días? El plan será jueves y viernes en la ciudad y sábado y domingo rurales o junto al mar … ¿qué se te ocurre recomendarme? Ah, la foto es del Carnaval de Notting Hill este año, la tomó Noel Zafra

1 comentario

Archivado bajo Londres, Turismo cultural