Archivo de la categoría: Magna Olea

LA EXPERIENCIA DE MAGNA OLEA, PRIMER PREMIO MARIO SOLINAS 2009

Dibujo

El fallo del premio a la calidad del Consejo Oleícola Internacional (Mario Solinas) en su edición 2009, dado a conocer el pasado día 19 de mayo hace justicia a un aceite excepcional, fruto de una aventura única.

Estoy hablando del primer premio en la modalidad de maduros intensos, producido en Vale de Madeiro, en el concelho portugués de Mirandela, por Jeronimo Pedro de Mendoça de Abreu e Lima. En muy poco tiempo, apenas unos años de práctica, elaborando un aceite fruto de una muy reducida cosecha propia, Jeronimo entusiasmó primero a sus amigos y colegas olivicultores de Mirandela y Tras os Montes, y conquistó después el gusto de cuantos hemos ido reconociendo su excelencia y extremo cuidado.

Unas decenas de hectáreas de viejos olivares del Nordeste trasmontano son el sustento de la vida diaria de este olivarero por afición que remata una cena familiar en la Quinta da Fonte, haciendo una demostración práctica del último artilugio que había comprado para podar sus olivos. En aquella comida que compartimos un pequeño grupo de amigos junto a su familia una noche lluviosa de finales de enero, no nos sorprendió la exquisitez de la carne, las coles, patatas o los vinos, siempre de cosecha propia o cercana en este punto del mapa ibérico, sino unas setas desconocidas –era el propio Jeronimo quien las había identificado para la micología en esa zona- que comimos como el resto del menú junto a los aceites que poco a poco éste ponía sobre la mesa. Aún tengo el gusto de tener en casa una botella oscura con algo de aceite en su interior y una etiqueta adhesiva escrita a mano por el propio autor, que dice: “¿Te gusta este aceite? Experiencia”. Esa es la marca de calidad de Magna Olea: experiencia.  He descrito alguna vez este aceite que se está produciendo en Vale de Madeiro y por eso el premio me sabe justo en la misma medida que me alegra por su hacedor, familia, amigos y olivareros de Mirandela y Tras os Montes. Un aceite que cuando fue catado en el pasado Festival do Azeite Novo en Mirandela el pasado febrero lo hizo acompañado de otras muestras de tan alta calidad como el galardonado ahora, lo que dice bien de la apuesta por producir aceites muy bien cualificados en Tras os Montes.

La vivencia de los grandes hechos es paralela a otras pequeñas grandezas humanas  que cuando uno las encuentra, tiene el placer de disfrutarlas con intensidad y el regusto de no olvidarlas nunca. Tuve la intuición de que este aceite Magna Olea era digno de una experiencia memorable cuando descubrí en su alma, el espíritu de Jeronimo, un buen gastrónomo, un apasionado de la naturaleza y un contador de historias como sólo el mundo rural alimenta. Su relato narrado en la sobremesa de esa noche de enero, acerca de cómo escapar de un secuestro vivido en carne propia, o del 25 de Abril revolucionario, pasado al frente de un grupo de soldados ingresados enfermos en un hospital militar de Lisboa, mejoró pleno de hilaridad algunas de las mediocres películas que se han hecho sobre el tema y nos recordó a esa socarronería  que los españoles percibimos en el cine de Berlanga, por citar un ejemplo cercano.

La llegada del premio hará, estoy seguro, que mañana a primera hora, sus pequeños ojos, miren aún con mayor entusiasmo el bosque de olivos que rodea la Quinta da Fonte. Feliz viaje, Jeronimo.

Nota. Ilustra esta nota laudatoria del aceite de un amigo, un dibujo de uno de los niños participantes en esa exposición que sobre la cultura del olivo  tiene lugar cada mes de enero en Mirandela, gracias al trabajo eficiente de la vereadora Maria Gentil y el personal de la Camara Municipal de Mirandela, con la ubicua Madalena Ferreiro al frente.

Deja un comentario

Archivado bajo Aceite de oliva, Magna Olea

L’EXTRAVERGINE 2008

156.jpg

Disfrutar de un aceite de oliva que conserve al cien por cien sus cualidades sensoriales un año después de su producción, es si no un milagro, un ejercicio de saber hacer por parte de su productor. Tengo la suerte de estar consumiendo estos días la última botella de las que me regaló Jerónimo Mendonça de Abreu e Lima, pequeño productor de Mirandela, con la marca “Magna Olea “. Gracias a las catas que he ido haciendo a lo largo de la última década, he venido a tener entre mis aceites favoritos aquellos que tienen lo que éste atesora: frescor de bosque limpio, perfume sutilísimo que no hace sino destacar un leve picante que recuerda a la foresta mitad mediterránea, mitad atlántica de su origen. Jeronimo andaba el año pasado contrariado al no encontrar mercado para apenas unos miles de litros de esa joya, a un precio más que razonable. Estoy seguro que el mercado le premiará como merece mientras espero curioso la prueba del aceite fresco de este año. Embarcados en pruebas he de recomendarles la guía de aceites de oliva 2008 más internacional entre las que se editan. “L’Extravergine 2008” acaba de ver la luz en Italia. Marco Oreggia es el alma de esta publicación, resultado de un arduo trabajo de prueba de aceites procedentes de 34 países. La guía consta de una extensa introducción que presenta una radiografía mundial del sector, las denominaciones protegidas europeas y varios centenares de fichas correspondientes a las muestras seleccionadas. En cada edición, aparece una selección de la excelencia degustada en forma de TOP 15, incluyendo el molino del año –Frantoio Franci, en Toscana-, y diversos tipos de aceites en función de su modo de extracción, procedencia o perfil sensorial. Entre ellos, el frutado intenso de “Potosí 10” (Jaén) y el aceite de mejor relación calidad / precio, producido por la Hacienda Iber (Aragón). Siempre estas selecciones están sujetas, como cualquier tipo de premio, al criterio del público consumidor, pero si puedo permitirme recomendarles la guía por el riguroso trabajo del equipo editor.   

 

3 comentarios

Archivado bajo Aceite de oliva, Extravergine 2008, Magna Olea, Marco Oreggia