Archivo de la categoría: Marruecos

LA MORDIDA DE LA POLICÍA MARROQUÍ

mm.jpg

La policía y otros funcionarios marroquíes se aprestan con singular dedicación a la denunciada labor de “mordida” sobre los ciudadanos marroquíes y turistas. Hace tres años ya tuve ocasión, accediendo por carretera a Ceuta de comprobar las prácticas corruptas de los gendarmes de ruta. Sin prueba testimonial alguna detienen tu coche –saben bien que se está camino del puerto,  luego no puedes demorarte-, te informan de que has rebasado cualquier límite de velocidad, semáforo o lo que sea y eso sí, negocian una multa que ha de ser abonada en metálico y por supuesto sin comprobante alguno. No ha importado que algunos jóvenes marroquíes hayan denunciado la situación de corruptelas respecto a los propios ciudadanos del país, colocando una serie de videos en YouTube, para aliviar la situación. La semana pasada un amigo sufría igual asalto camino del puerto de Tánger. De hecho, la logística de control de aduanas ocupa a unas decenas de empleados de diferente rango y naturaleza, cuyas manos y bolsillos se hallan  en estado de recaudación permanente. Un marroquí aludía en una conversación a la corrupción como el principal problema de la sociedad marroquí. En todos los asuntos y niveles, aquel  que no acepta corruptelas es ya visto como extraño, me decía.

Anuncios

14 comentarios

Archivado bajo Marruecos

MARRUECOS, CARTA POSTAL

narruecos-2008-412.jpg

Cuatro días de viaje al Norte de Marruecos abrigan estos comentarios, sin más reposo tras el regreso, por tanto ligeros pero espero que sugerentes:

1)    Un retraso de siete horas en la salida del barco desde Algeciras a Tánger sirve para contemplar alguna escena dramática de los riesgos que viven los inmigrantes africanos que desean cambiar de continente. Ayuda a ser muy críticos con la ligereza y trampa política con la que la derecha europea, principalmente española, utiliza la inmigración africana hacia nuestro país, contemplar como dos jóvenes saltan de los bajos de un gran camión recién llegado desde Tánger, y en su carrera son atrapados por la policía de fronteras. La escena, seguramente diaria, congela la sangre como lo hace el estado revuelto del mar donde seguramente andará perdida alguna patera con inmigrantes a bordo. Terrible comprobar la falta de humanidad con la que algunos se refieren a los inmigrantes, sus costumbres y hábitos.

2)    Hablando de camareros, como gusta comparar a algunos líderes de la derecha política española cuando hablan de inmigración, una anécdota. Viernes 15 de Febrero de 2008, 9 de la mañana en Tánger, desayuno en un café sito en una céntrica avenida. Calidad del servicio impecable, educación de los camareros, vestimenta, atención, excelente. Calidad del desayuno: muy buena (zumo de naranja, té, café, aceitunas, crêpes). Precio 125 Dirhams (1,25 Euros). Viernes 15 de Febrero, 17 horas, proximidades de Algeciras, autovía, bar de carretera. Plato de menú y un bocadillo. Calidad de la comida: Regular/mala. Servicio malo “llame usted a mi compañera que yo no puedo, ahora pague en la barra que yo no le cobro” , ruido habitual en un bar español, limpieza regular, decoración … Precio: 18 Euros

3)    El ladrillo asalta la costa de manera indecente. Cada vez más el norte de Africa refleja el otro doblez de la silueta dibujada en la otra orilla. El tipismo con el que se quiere resolver a toda costa la decoración de ciertos lugares de acogida, recuerda como esa estrategia fue también preclara seña de identidad del desarrollo turístico español de los sesenta. Incluso el papel reservado al mismo por parte de ciertos grupos recuerda también la llegada de nuevos y Bienvenidos Mr. Marshall del siglo XXI. Un dato: más del 20% de las casas de la Medina de Chaouen, pertenecen ya a extranjeros, fundamentalmente españoles. Esperamos el momento de ser expulsados del interior de la Medina, confirma un artista chauní.

4)    El cultivo del Kifi en las montañas del Rif representa tan pesada como hipócrita carga depositada por el mundo occidental y el propio estado marroquí sobre la zona que lo produce. El primero, por su paradójica política de prohibición  y consiguiente fomento de las mafias ilegales de contrabando, con todo el submundo de corruptelas anexo. El segundo, por cerrar los ojos e ignorar una realidad que ocupa centenares de miles de hectáreas en el país y condiciona el desarrollo ambiental, económico y comunitario de muchas zonas rurales a las que estigmatiza e impide llevar a cabo otras actividades.  

5)    El turismo rural está emergiendo en los últimos cinco años como una realidad evidente en el norte de Marruecos, zona alejada de los grandes flujos turísticos del país, concentrados en las zonas litorales y grandes destinos urbanos. El momento es crucial para definir estrategias que eviten muchos de los males que han aquejado a zonas rurales que se han especializado en esta actividad económica con el detrimento hacia otras iniciativas económicas tradicionales (agricultura, ganadería, etc.). Chaouen Rural es un buen ejemplo de alguna de las cosas buenas que pueden estar pasando.

6)    La cooperación internacional es tan notoria como insuficiente. Si el gobierno marroquí no apuesta decididamente por el desarrollo de las zonas interiores del norte de Marruecos, contextualizando el papel de la acción de los programas de cooperación, esta labor resulta marginal, aislada y en muchos momentos incluso frustrante por la falta de continuidad temporal de las iniciativas, especialmente importantes en actividades agrícolas y ganaderas. La transposición de algunos modelos productivos y organizativos, así como tecnológicos occidentales son igualmente insuficientes y en ocasiones poco oportunos. El efecto llamada de polos de desarrollo como el eje Tánger – Tetuan está contribuyendo a vaciar las zonas de interior de su población joven y formada. A la vez alimenta la deslocalización de industrias occidentales y reduce la emigración. Eso sí, a base de sueldos de 1 € diario. Cosas de la globalización.

7)    El papel de asociaciones locales como ADL Chef Chaouen y  L’Association Talassemtane pour l’Environnement et le Développement es absolutamente preciso para disponer de interlocutores en la región norte de Marruecos. Su acción debería ser reforzada por parte del gobierno marroquí en términos de compartir estrategias de planificación futuras, en torno a las cuales articular los fondos mismos de la cooperación internacional.

8)    Asistimos admirados al relato de Mohamed Hakoun, pintor, fotógrafo, gran contador de historias, acerca del origen de la Association Rif El Andalous. Una narración de fuerza colectiva, entusiasmo, creación de energía a través del cuidado y puesta en valor de algunos barrios de la ciudad de Chaouen. Cal y pintura amalgamando la historia y las personas. El pasado con el futuro.

9)    La religiosidad avanza a buen paso si se mide por el ritmo de construcción de las mezquitas que uno va viendo durante el viaje. Quieran los dioses que ésta no corra por los mismos caminos que los que fomenta la cúpula católica española -más preocupada en ganar junto a la derecha política del país las elecciones generales a las que no está por el momento legalizada para acudir-, que a la buena práctica personal de las creencias religiosas o no religiosas libremente elegidas. No tranquiliza en ese sentido la lectura de la prensa marroquí. Un titular del 13 de Febrero en el diario Aujourd’hui Le Maroc: “El Partido de la Justicia y del Desarrollo (PJD) lanza su campaña por el orden moral a partir de Ksar El Kébir”. Alguien me comenta: “los islamistas están en el punto opuesto de mi posición política, pero transmiten una honestidad y trabajo que la gente les reconoce cuando derecha e izquierda se han convertido en lo mismo”.

y 10) La mujer del norte de Marruecos está en el centro mismo del futuro del país. Sostiene la economía familiar y es el germen de una revolución de valores y oportunidades económicas. Todo está en su contra, salvo su entusiasmo y la oportunidad histórica. Siempre claro, el movimiento, esa sensación de flujo vital que recorre las calles y carreteras de un país capaz de provocar tanto enamoramiento como rechazo. Ojalá la sociedad marroquí pueda protagonizar el futuro que sus mujeres y niños ansían. Inshalá!

le-maroc-001.jpg

1 comentario

Archivado bajo Marruecos