Archivo de la categoría: trenes

SILENCIOSO AVE

3241096036_fe1f50c69f_m

Fotografía de  Francisco Sánchez en Flickr

Patidifuso se ha quedado el ministro de transportes de Obama sobre el tren de alta velocidad español, tan veloz por fuera como ruidoso e incumplidor de sus propias normas por dentro. Me explico.

Una tarde cualquiera en un vagón del AVE Madrid con destino Sevilla. Sobre la puerta automática de acceso al vagón, un rótulo circula sin descanso con el siguiente texto: Rogamos bajen el volumen de sus teléfonos móviles. Recordamos utilicen las plataformas para el uso del teléfono móvil.

Qué risa me da, mientras escucho a mi vecina de asiento hablar con su móvil: Hija mía, los niños en casa, comemos con ellos y luego…

Continúa el señor sentado al lado del pasillo: Yo te llevado los espárragos, lleva tu el lunes el jamón…

Interviene el ejecutivo dos filas atrás: Las obras se han parado automáticamente en Cortegana y Aroche. Certificamos la obra, lo regularizamos el mes que viene con sus presupuestos adicionales. Un cálculo mental que yo he hecho…

Se solapa ahora la conversación de la diligente asesora de la fila anterior: Es cosa de los bares de Antonio y sus problemas con la subrogación de la deuda de las máquinas…

Distinguimos la importancia de los negocios de un señor sentado tras la señora que es mi vecina de asiento: Esto tiene que verlo nuestro Presidente, ya sabes el tema de la Terminal 4. En todo caso si no firmamos con Eroski, pues nada. Es un taller de empleo y ellos deben de nombrar su responsable…

Si están decididos a formar parte de una Asociación de Usuarios damnificados por el uso del teléfono móvil en el AVE, dejen su contacto. Va siendo hora de pedirles silencio sin que tenga que terciar el rey de España. ¿Por qué no te callas?

3 comentarios

Archivado bajo Movilidad, trenes, Turismo Ferroviario

No Flights

La imparable ascensión de la navegación comercial aérea, no necesariamente relacionada con una “democratización del viaje”, sino más bien una multiplicación exacerbada del número de viajes por parte de un perfil de viajeros de clases medias y medias/altas, representa el principal foco de crecimiento de las emisiones de gases contaminantes a la atmósfera. Baste citar que en 1954, en el Reino Unido hubo 4 millones de pasajeros aéreos, en 2005, 228 millones y en 2030 se estima puede alcanzarse la cifra de 500 millones. 

Una acción eficaz contra los efectos negativos del cambio climático demanda políticas públicas decididas a restringir este crecimiento sin límites, destinos capaces de implantar medidas disuasorias, empresas comprometidas más allá del greenwashing generalmente imperante y ciudadanos con sentido y decisión para abrazar nuevas formas y comportamientos de viaje.  NoFlights.com es una compañía afincada en Londres que basa su oferta de viajes en el transporte vía tren o barco, renunciando al uso del avión como medio de desplazamiento, proponiendo una alternativa saludable y gozosa que plantea la movilidad como parte misma de la experiencia viajera, frente al tránsito invisible entre origen y destino que propician los vuelos aéreos.

Se dice que el tren tiene una desventajosa relación de 1 a 10 en cuanto a tiempo por trayecto empleado respecto al avión, pero que invierte esa relación a su favor en cuanto a impacto contaminante. La creación de Rail Team, la primera red europea de ferrocarriles de alta velocidad, puede sin duda venir a revolucionar el poco competitivo mercado ferroviario, necesitado de un mayor dinamismo y más flexible y barata accesibilidad.

5 comentarios

Archivado bajo Cambio climático, Impactos turismo, Impctos medio ambientales, Tendencias, Travel, trenes, Turismo Ferroviario, Turismo sostenible, Turismo y cambio climático

Caminos de hierro

cruces_athos_envero-111.JPG

Poner en valor el patrimonio para aquel equipo de sanadores de cuentas de RENFE en los ochenta, fue levantar el trazado de miles de kilómetros de caminos de hierro, venderlo e inventar las vías verdes y la alta velocidad. No hubo sitio para la vía lenta y debió ser la primera vez en la historia que los gestores del ferrocarril –otrora ensalzado como signo del progreso-, acabaron por recomendar el senderismo y el cicloturismo. En un país tan adaptado a tragar con lo que sea y mandar el pasado con el antepasado, pocas voces críticas se oyeron. Julio Llamazares vertió su lluvia amarilla sobre los trenes de León que perdían su marcha y en el sur nos tocó ver en silencio el desmonte de las traviesas. Se perdió la oportunidad de poder aprovechar estos trazados como base de comunicaciones alternativas de interior y de hacer una verdadera apuesta por el turismo cultural como la oportunidad ofrecía. Apenas quedan los puentes, túneles, viaductos y señales. Alguna estación o apeadero. Algún guardabarrera. Alguna historia a rescatar del camino inoxidado, del cementerio sin hierro por el que pasan los viandantes verdes.

Deja un comentario

Archivado bajo Patrimonio Industrial, trenes, Turismo cultural, Vías Verdes