Archivo de la categoría: Turismo cultural

PARADOJAS DE UN PASEO entre Japón y Torreparedones

Mientras caminaba ayer con el profesor Antonio Piñero en el foro de Torreparedones, éste me hablaba acerca del día en que la  vida en la tierra tocará fin, momento incierto claro está,  en la fecha y en el modo en que habrá de acontecer. Sin embargo lo que  proporcionaba más certeza a nuestro sabio en lenguas y culturas antiguas era el hecho de que rotos los mitos y ritos que enraizaban a nuestra sociedad con el pasado, ésta tenía delante la tarea de reinventarse o por el contrario estaría más muerta que viva, incluso manteniendo el  taquicárdico  latido actual.

Andábamos rodeados de periodistas y fotógrafos –José Luís Ramos, Agustín Jiménez, David Sánchez-, investigadores y profesores – Antonio Piñero, Ángeles Courel, Mª del Carmen Padilla y Luis Bueno-, así como  bloggers – Pilar Tupersonalshopperviajero, Laura Viajealatardecer, Rubén Voyainternet,  Fran Myguiadeviajes,  Miguel Kebrantin, Raúl Msn viajes  -, convocados por el proyecto BAENACULTURA promovido por el ayuntamiento de Baena. Entre las explicaciones del arqueólogo del Ayuntamiento de Baena, José A. Morena, no cesaban de dispararse las cámaras de fotos, enviarse mensajes cortos desde Twitter, mantener conversaciones maravilladas al son de los descubrimientos arqueológicos y disfrutar de las vistas por más que la mañana no dejase de estar envuelta en brumas.

Llegaban al grupo los ecos del terrible terremoto y posterior tsunami que pocas horas antes había arrasado buena parte de la isla de Japón, causando daños tan dramáticos  que aún veinticuatro horas después no llegan a valorarse ni en vidas humanas ni en otras consecuencias ambientales y materiales. No dejaba de atender llamadas telefónicas, David Esteban, un español en Japón, en ese momento intrépido visitante en el interior de un mausoleo recién descubierto en Torreparedones.

Viéndole, tan vitalista y emprendedor como cualquiera de nuestros jóvenes bloggers, se me venían a la cabeza las palabras de Cicerón como un recordatorio preciso sobre la fragilidad de la vida, cuando hablaba de lo efímero de las cosas terrenales y la permanencia cada vez más santa de los sepulcros.

Hoy, más conscientes de la gravedad de lo acontecido en Japón, cuyos ciudadanos tanto aman nuestra cultura, leyendo la tranquilizadora nota de David en su blog respecto a la salud personal de sus allegados, quisiera a través suya en nombre de los amigos de BAENACULTURA y desde Torreparedones enviar al pueblo japonés nuestra condolencia y solidaridad.

En ese sentido, nuestro paseo ayer entre piedras, es un recorrido a través del cual ganar fuerza ante los retos difíciles, contemplando como veinte siglos después el alma de nuestros antepasados se libera para vagar de nuevo entre las tiendas del mercado romano, el abatido castillo medieval, las murallas o la fuente de aguas curativas. Nos detenemos por unos minutos en ese santuario donde los íberos de hace más de dos mil años llegaban a dar culto a una diosa a la que pedían salud y ofrecían exvotos, un lugar donde en definitiva sentían y eran. A aquella diosa antigua, Dea Caelestis, que era símbolo de fertilidad y vida, miramos hoy con el pensamiento puesto en los hermanos del pueblo japonés. 

Con los mejores deseos de las personas que por parte del Ayuntamiento de Baena y ADEGUA os acompañamos durante vuestra estancia en BAENACULTURA.

9 comentarios

Archivado bajo Turismo cultural, Uncategorized

ENLAZADOR DE MUNDOS, de Nicolás Meta (I)

Recostado en la prolongada siesta donde dormita OLEOPOLIS, recibí días atrás este email de Nicolás Meta.

Acabo de regresar a Buenos Aires después de más de un año de ausencia. Tenía relegado un sueño, que me decidí a cumplir: viajar por tierra de Argentina a México y cruzar a Cuba. Cuando me quedé sin recursos, edité en el camino cientos de libros sobre la experiencia del viaje, que fui vendiendo en Ferias Internacionales del Libro a las que fui invitado. La idea de la obra, Enlazador de Mundos, es mostrar un abanico de posibilidades distintas a la lógica occidental y de ciudad con que crecemos, incentivar nuestros más profundos deseos y la iniciativa para ir tras ellos.

En abril estaré participando en la Feria de Buenos Aires, y el 4 de mayo presentaré el libro en el Centro Cultural San Martín, que me cedió un auditorio.

Pensé que podría llegar a ser de tu interés conocer un poco más sobre el viaje y el libro. Te adjunto la gacetilla de prensa. Si tenés ganas, te puedo enviar algunos capítulos.

A partir de aquí, Nicolás, el sitio es tuyo y de tu mano insertamos sucesivas andanzas de tu paseo latinoamericano, que por cierto despedimos con una canción. Espero que lo disfruten.  

PRESENTACIÓN

Empiezo a escribir la historia de mi viaje. Hoy es jueves 4 de diciembre de 2008. El próximo 18 comienza la aventura. Junto a dos amigos de siempre, Nano y Alan, iremos en micro a Tucumán. La idea es seguir por el Norte de Argentina: Salta y Jujuy, entrar en Bolivia, luego en Perú, cruzar el Amazonas, bordear la franja Norte de Sudamérica y pasar a Centroamérica. Me decidí a viajar sin fecha de retorno; mi sueño es llegar a Cuba. Distinto es el caso de mis amigos, que viajan con tiempo límite.

            Las semanas previas a la salida no son fáciles. Uno puede creer que es todo preparativos y diversión; aunque eso es sólo una parte; la otra parte son nervios y tensión, mucha tensión. Había logrado mantenerme tranquilo hasta que Alan me sugirió hacer una consulta con una infectóloga, para conocer qué precauciones tomar antes y durante el viaje. Me encontré con un panorama sombrío: vacuna de la fiebre amarilla, vacuna tifoidea, vacuna antirrábica, refuerzo de vacuna doble adultos, pastillas para la malaria que deberían tomarse casi en todos lados, pastillas para la diarrea de dos tipos, remedios para el dolor de cabeza específicos para lugares de altura, cuidados excesivos con el agua: usar lavandina, pastillas purificadoras, no bañarse en lagos o lagunas… En fin, las indicaciones fueron equivalentes a más de una hora de monólogo de la doctora.

Me queda presentar un trabajo práctico para la facultad y rendir el final de una materia. No creo que pueda estudiar, aunque sé que voy a aprobar. No tengo problemas en mi Carrera; la Universidad es un ámbito en el que me desenvuelvo bastante bien. Por eso mis abuelos no logran comprender por qué me voy. Creen que estoy desperdiciando mi vida, que si no me cuesta nada tengo que graduarme, luego ser gerente o dueño de una gran empresa, hacer mucho dinero y lograr “ser alguien” en la vida. Dicen que tengo que pensar en mi futuro, que tengo que formarme y prepararme, que no puedo vivir sin dinero; y qué pasaría si me enfermara, o cómo haría para mantener una familia. Piensan que estoy loco. Su nieto, su orgullo, la carta de presentación a sus amigos y amigas, se descarriló. ¿Qué les van a decir ahora? ¿Que ya no apunta más a presidente sino a indigente, o vago, o bohemio, o lo que fuere?

            Pero yo no soy tan extremista (aunque en muchísimos aspectos sin dudas lo soy). De momento sólo sé que quiero viajar. No sé hasta cuándo, desconozco lo que pueda pasar; confío, aunque resulte utópico, romántico o quizá idiota, en seguir a mi corazón. Es él quien me pide a gritos libertad.

            ¿Si busco una familia, hijos? No sé. ¿Una casa linda, un trabajo asentado? No creo. Hoy, a mis veintidós años, puedo decir que no respeto para nada los supuestos valores de la sociedad occidental. No es que sea un rebelde (de seguro lo sea a ojos de muchos); sólo quiero ser feliz. Y no creo que felicidad sea trabajar ocho horas por día, volver cansado del trabajo a casa, juntar mucho dinero para tomarme quince días de vacaciones al año. Eso es correr tras la zanahoria; es pensar que la felicidad se encuentra “si”: si me gradúo, luego si tengo un buen trabajo, más tarde si me ascienden, enseguida se pasa a desear una hermosa casa, y así hasta la muerte. ¿Para qué? Aunque hasta ahora me haya costado muchísimo aplicarlo, creo que la felicidad no es una búsqueda: está aquí y ahora. Quiero viajar y viajo. Mañana Dios dirá, yo dispondré.

            Muchos piensan que estoy escapando de algo. No escapo de nada. En Buenos Aires estoy muy a gusto. Viajo porque quiero algo distinto; para sintetizar lo que vengo diciendo, lo quiero es vivir, vivir intensamente.

            No soy un tipo arriesgado o impulsivo, de esos a los que no les importa las consecuencias. Planifico, soy estructurado, controlo, me controlo, tengo muchísimos miedos y me aferro a lo que piensen de mí. Ninguna de estas cosas me gusta. Son condicionamientos que fui adquiriendo desde mi infancia. Me siento tenso, como si estuviera atado o con el freno de mano puesto. Y la mejor manera que encuentro de superarlos es alejándome de mi entorno, rompiendo la burbuja que me aprisiona.

Me encanta viajar, conocer, aprender, sorprenderme, experimentar.

            ¡La búsqueda está a punto de comenzar!

2 comentarios

Archivado bajo Turismo cultural, Viajes

Madinat al-Zahra

A veces cuando visitas nuevos museos y sitios construidos te invade la sensación de lo ya visto, la emoción del sitio. Esta sede institucional del Conjunto Arqueológico de Madinat al-Zahra es un museo de sitio. Hay pasillos abiertos a zonas de trabajo e investigación donde las puertas están cerradas. Es una oportunidad perdida no propiciar más la luz tras esos muros para facilitar el contacto entre visitantes que dejarían de serlo e investigadores que abandonarían también su rol. Un pequeño lunar a ese concepto de sitio que tiene como contenedor un edificio de bellísima factura, apenas una línea en esa otra malla verde que es el escalón de Sierra Morena abierto majestuoso por detrás, escénico tras una ventana recortada en el mirador interior.

En esos pasillos perspectivos se pierden brillantes los ojos, deslumbrados por el acero oxidado, la luz azul del cielo coronando.

¿Y dentro? Siempre corres el riesgo en este sitio de sitios de acabar refugiado en el bar, extendido sobre el banco con buenas vistas a una lámina de aguas negras, curioso de libros en la tienda regalo y… del museo tal vez cogido el hilo del audiovisual que pone los puntos sobre las ies que luego repiten repetitivas reiteraciones virtuales. Eso sí, con una escenografía limpia, cuidada, elegante y unas piezas de relumbre. A veces demasiado por los destellos de luz proyectada que enturbian la belleza contenida.

Significa esto tan sólo que disfruté de la visita al centro institucional, pomposo nombre, sitio al que volveré a tender mis huesos al sol, cualquier lunes.

1 comentario

Archivado bajo Turismo cultural

TURISMO CULTURAL, ESTRATEGIAS E INDICADORES

Fotografía de Sonicraver en Flickr

Atractiva jornada la que organiza el próximo 19 de febrero, la Universidad de Barcelona  dedicada a analizar las estrategias de gestión turística y la definición de indicadores en museos y monumentos. Algunos de los investigadores y profesores universitarios más destacados de este ámbito estarán presentes. Por recomendar, la intervención de María García y Heredina Fernández en torno a la siempre importante pero poco considerada “gestión de los públicos” y el debate acerca de la definición de indicadores de turismo cultural con expertos en economía o gestión cultural, procedentes de varias universidades españolas. Me parece especialmente interesante por la necesidad acuciante que se tiene de investigar acerca de los públicos y la relación del patrimonio y sus gestores/promotores con aquellos. Demasiadas intervenciones conocemos que no son planificadas, como tampoco seguidas, evaluadas ni antes, durante o después de las visitas y estancias de los turistas. Con ello se desaprovecha la ocasión de conocer de primera mano el impacto y valorar verdaderamente el acierto o desacierto de las intervenciones. Algo demasiado lógico al parecer para estar fuera de la agenda de muchos proyectos de intervención y valorización de recursos patrimoniales. Me parece algo tan necesario como atractivo para aprender de ello, es con mucho creo, uno de los medios más directos de mantener viva la relación entre todos los actores, de ahí que vaya cerrando en torno a ello modestos trabajos preliminares y tal vez una investigación más en profundidad más bien pronto. De ahí que no faltaré a la Jornada.

Será una buena ocasión para ver también como el turismo cultural y de negocios está capeando la crisis en una ciudad tan cercana a ambos. Ocasión de conversar alojado cómodamente en  el habitual Hotel HCC  o en cualquier otro hotel ramblas barcelona, cual típico turística.

Deja un comentario

Archivado bajo Patrimonio Cultural, Turismo cultural

“10+” un documental de la cultura del olivo

Una visión sobre la cultura del olivo a partir de la reivindicación de sus variedades locales. Grabado en Zuheros el 7 de noviembre de 2009. Un documental de Antonio Galisteo con Paraíso de Olivos

2 comentarios

Archivado bajo Antonio Galisteo, CULTURA ALIMENTARIA, Turismo cultural, TURISMO GASTRONÓMICO, Turismo Rural

SIN NOTICIAS DEL TURISMO GASTRONÓMICO

JERTE + MERIDA OCT 09 020

Pensaba estos días acerca de lo importante y difícil que resulta hacerse de una marca conocida en cuanto acontece a las incipientes ofertas enogastronómicas, enoturísticas, gastronómicas o asimiladas.

Comprobaba una vez más lo fácil que resulta encontrar ofertas de un restaurante japonés o un restaurante chino y lo complejo que parece arrancar a las ofertas turísticas basadas en la valorización de productos territoriales como el vino, el aceite de oliva, el jamón ibérico o las cerezas del Jerte. Sigo preguntándome si hay tanto producto verdaderamente testado y experimentado como se dice, si hay estrategia alrededor del mismo, si se da la necesaria importancia a los intangibles que entran en juego, y sobre todo al factor humano.

Y sobre todo, caía esta reflexión al pensar de nuevo la importancia que tiene la transmisión del conocimiento y la información a la hora de dar a conocer esta buena nueva. Pues mi gozo en un pozo que diríamos. Interesado en saber qué se cocina alrededor de los 9 millones de euros que el gobierno anunció este verano para el plan de Promoción Internacional del Turismo Enogastronómico, con el sonoro nombre de “Saborear España”, he tratado de indagar por la red y apenas una nota de prensa y muchos titulares y fotos, pero nada más acerca del Plan que el anuncio de un megamundial congreso en 2010. Ni siquiera una petición de información directa al gabinete de prensa del MITYC ha dado mejores resultados.

Más patético resulta comprobar el balance informativo que ofrece en su sitio web el II Congreso de Turismo Enológico recientemente celebrado en Barbastro, incapaz de mostrar no ya contenido fresco acerca del mismo, sino que ni siquiera han tenido tiempo de subir las comunicaciones del I Congreso, celebrado en Jerez en 2007 donde por cierto presenté una comunicación que como el resto, aún sigue siendo invisible. Pues eso, ¡qué aprendan otros!

Menos mal que algunos se entregan al arte de comunicar y compartir la información. Gracias Gastronomicum 2.0 o Vinoturismo.

1 comentario

Archivado bajo CULTURA ALIMENTARIA, Turismo cultural, Turismo enológico, TURISMO GASTRONÓMICO

GOOGLEANDO BARCELONA

bcn julio 09 113

Posiblemente los turistas que visiten Barcelona tecleen como búsquedas preferentes en los buscadores, palabras tales como Hotel Ramblas Barcelona u Hotel 4 estrellas Barcelona. La Barcelona turística tiene un perfil ramblero por mucho que éste se haya desdibujado en las últimas dos décadas, desde que los sombreros mexicanos comenzaron a cubrir el horizonte y los hoteles de esa categoría vinieron a dominar el anterior firmamento hotelero donde no escaseaban curiosas fondas y pensiones, junto a casas de comidas como aquella inolvidable Casa José junto a la Plaça del Pi.  Esa Barcelona en transformación de la que ya hemos hablado en ocasiones anteriores, exhibe bajo paños y banderas que engalanan las calles dispuestas a hacer caja, el travestido escenario que mudó las calles sucias y un barrio chino con cafés marselleses donde beber una que otra copa de absenta, por otro  de museos y tiendas de diseño. La marca Barcelona se presenta orgullosa en este ahora llamado Raval como en ningún otro lugar de la ciudad renovada. Una propuesta que alimenta el debate acerca de si estamos ante una regeneración urbano-cultural como sostienen algunos o por el contrario se trata de un soterrado ocultamiento de sus vecinos a los que lenta e inexorablemente se ha exiliado. O tal vez ambas cosas se solapen en este dinámico espacio que aún se ha complejizado más al acoger a grupos de inmigrantes llegados a la ciudad en busca de mejor fortuna, al lado de modernos varios que también se han asentado en el barrio.

Posiblemente se esté jugando la partida sobre qué Raval pinta más entre los levantados en los últimos años. En medio, los turistas pululan “acechantes”.

 Para leer: “Del Chino al Raval. Cultura y transformación social en la Barcelona central”. Joan Subirats y Joaquim Rius (directores)

Deja un comentario

Archivado bajo Impactos turismo, Turismo cultural

GESTIÓN DEL PATRIMONIO ARQUEOLÓGICO

TORREPAREDONES SEPT 09 024

Aprovecho este post para compartir algunas notas tras la lectura del libro “Gestión del patrimonio arqueológico”, del que es autora Amalia Pérez-Juez Gil que recibí por cortesía de la Editorial Ariel. Antes de nada, decir que se trata de un texto útil por igual para profesionales, gestores y responsables políticos como para un público general, gracias a su carácter divulgativo y esfuerzo didáctico. Es un manual generoso en la información suministrada, la introducción correcta de diferentes casos de estudio y los ejemplos de diferentes recursos, bien distribuidos espacial y temporalmente.

Me ha parecido interesante la reflexión acerca de los conceptos de patrimonio histórico artístico y de la idea de belleza ligada al patrimonio cultural, y cómo ésta ha ido dando paso a su vinculación directa con inventarios y bienes protegidos. Concluye Amalia Pérez-Juez en que se conserva lo que se protege y se protege aquello que política o socialmente se considera correcto proteger. Ejemplos bien conocidos, como el toro de Osborne o los barrios y enclaves industriales del siglo XIX, sirven para ejemplificar esta práctica, no exenta de singulares connotaciones políticas subrayadas con descaro en la experiencia de las Comunidades Autónomas de nuestro país. El patrimonio ferroviario, primero abandonado o expoliado con beneplácito, luego  reconvertido en exitosas vías verdes, es un buen ejemplo de este modo de hacer. Paradójica y cambiante  estrategia donde el patrimonio es con frecuencia tenido como interesado instrumento legitimador.

La segunda parte del libro esboza a grandes rasgos el concepto de turismo cultural y arqueológico, sin tratarse de una guía exhaustiva de la gestión turística de estos recursos arqueológicos ni por extensión de los recursos patrimoniales en general.

Sin constituir tampoco un tratado de técnicas de restauración del patrimonio, la tercera parte del texto introduce de manera clara el original y aún actual motivo de discrepancia entre la estrategia de intervención o no intervención, asunto en nada intrascendente si consideramos que la forma de intervención condiciona la gestión. Se extiende también en la conocida comparación entre la propuesta de Eugène Viollet –basada en la investigación arqueológica y en la restauración por analogía estilística- con la de Ruskin, para quien cualquier tipo de actuación es una “mentira” que acaba en ruina.

La cuarta parte está centrada en las distintas formas de actuar en un yacimiento excavado, así como las importantes y definitivas elecciones preliminares a tomar –nivel de lectura, selección temporal y espacial-, y la infraestructura necesaria.

A las distintas categorías de yacimientos acondicionados y abiertos al público, se dedica la quinta parte, con especial atención a los yacimientos restaurados y acondicionados, parques arqueológicos, parques de arqueología experimental y sitios de historia recreada. En relación con este punto, aprovecho para recomendar la   lectura de la tesis de Clara Masriera, titulada “Análisi dels espais de presentación arqueológics de l’edat dels metalls” (2007), donde analiza la musealización de yacimientos protohistóricos, la incorporación de técnicas de arqueología experimental y en definitiva evalúa hasta qué punto la presentación de los yacimientos al público es satisfactoria.

Un nuevo aspecto destacado en el libro de Amalia Pérez-Juez es el espacio dedicado a los campos de batalla como lugares de turismo arqueológico. Desde Waterloo como escenario exitoso donde la representación de la histórica batalla es un acontecimiento turístico, a las rutas del Carlismo en Navarra o el Museo de las Navas de Tolosa, no faltan productos que se suman a esta tendencia de turismo ligado a la guerra como argumento narrativo.

Se echa en falta en una publicación editada en 2006 un mayor manejo de información accesible  en Internet, conjuntamente con la completa referencia bibliográfica que contiene el texto.

Deja un comentario

Archivado bajo Patrimonio Cultural, Turismo conceptos, Turismo cultural

MUSEO DE LAS CIENCIAS DEL VINO DE ALMENDRALEJO

1

La Comunidad Autónoma de Extremadura puso en marcha hace unos años una red de museos, Museos de Identidad, en base a un nuevo concepto de museo y de patrimonio cultural, con objeto de poner en relación la sociedad y el territorio. Con ello se pretendía incidir positivamente en la conservación de las colecciones etnográficas de la región a la vez que fomentar el turismo cultural y cooperar con el desarrollo rural junto a las autoridades locales. Se trata en suma de una apuesta territorial alternativa, diversificada y planificada frente a las tradicionales vías que habían venido creando museos etnográficos nacionales, regionales o repartidos pero sin mayor orden ni plan preconcebido.

Interesado en esta estrategia, planifiqué la visita a dos de estos museos. El primero de ellos, el Museo del Aceite localizado en Monterrubio de la Serena debimos contemplarlo desde la puerta pues aun habiendo llamado el día previo para conocer su horario, éste permaneció cerrado a la hora indicada para su apertura el pasado sábado día 12. Así, partimos hacia Almendralejo con objeto de visitar el Museo de las Ciencias del Vino. El proyecto museológico y museográfico de este museo fue coordinado por EXPOCIENCIA, con la participación de Elena Pol en el proyecto museológico, Sebastián Celestino como asesor de arqueología y Mikel Asensio como asesor del proyecto. La idea de partida, teniendo en cuenta la existencia previa de más de cincuenta museos, fue la de evitar la creación de un nuevo museo etnográfico dedicado al vino. Tres ideas centrales articulan la propuesta museística. Primero, el vino está presente en Extremadura desde la antigüedad. Segundo, se quiere propiciar la identificación del vino con Almendralejo, la innovación y la tecnología. Tercero, se dispone para estar al servicio de la colecta de elementos de la cultura material e inmaterial ligada al vino. El discurso expositivo se divide en dos plantas y tres espacios diferenciados. Así, en la planta baja se encuentran un área de arqueología y un pasillo dedicado a las ciencias. En la planta alta, la antropología, distingue el trabajo en el campo y el trabajo en la bodega como expresiones de identidad y memoria del territorio.

El museo se levanta en el edificio otrora ocupado por una alcoholera y justo en la visita uno percibe un desajuste entre el programa arquitectónico y el resultado del proyecto museográfico. En ese sentido, la planta baja queda encorsetada en una galería que entiendo abusa del estancamiento expositivo en cajones monótonamente repetidos y alineados, por más que el ámbito científico/temático juegue a ofrecer cierto dinamismo que sólo en el “pasillo de las ciencias”, consigue más airoso. La propuesta general en todo caso parece atractiva, en cuanto al recorrido sugerido y la señalética adecuada.

Se echan en falta además de la apertura de espacios programados en el proyecto museológico y museográfico –sala de exposiciones temporales, tienda, cafetería, aula de salud y sala de catas, área de información y evaluación…-, una mayor atención a aspectos clave a la hora de enfocar la cultura del vino, tales como la historia local de tabernas y despachos de vino, la sociabilidad ligada al consumo, la tradición oral asociada, y en definitiva un mayor acercamiento tanto en la composición de las colecciones como en el programa de actividades al factor local/regional de la cultura del vino. Tampoco la exposición temporal abierta en este momento, sobre un tema tan transversal como sugerente, las fiestas de vendimia, aprovecha la oportunidad para adentrarse en la escena local más allá de los trajes y fotos de las reinas de las fiestas, algunos afiches y carteles o el nombre de los pregoneros o bodegueros reconocidos. En ese sentido, la historia social y económica del vino, como ocurre también por otra parte con el aceite o el pan, entre otros museos temáticos, sigue siendo una asignatura pendiente sobre la que estudiar e intervenir para luego interpretar.

A estos retos abiertos podrá dirigirse este museo pues presenta en efecto asignaturas pendientes que sin duda si la intención existe podrá ir cubriendo, convirtiéndose en un recurso cultural vivo y dinámico con acciones y programas, así como desarrollando un plan de comunicación al día de hoy verdaderamente deficiente, sin información básica en forma de folleto, sitio web o cualquier otro tipo de medio.

Un extenso texto acerca del plan museológico y museográfico del Museo de las Ciencias del Vino de Almendralejo puede leerse en el número ocho de la revista de los Museos de Andalucía, mus-A.

2

3

Deja un comentario

Archivado bajo Enoturismo, Turismo cultural, TURISMO GASTRONÓMICO

TURISMO EN VILLAS ROMANAS

MVR

En los últimos días tuve ocasión de visitar dos villas romanas localizadas en provincias limítrofes y valorizadas ambas con igual intencionalidad turística. Sin quererlo, o tal vez sí, presentan una competitividad que puede ser tenida en cuenta a lo largo de la visita o en un posterior análisis.

En definitiva si se postulan con abierta vocación turística, como tal debieren ser evaluadas. Sin más rigor que el que corresponde a unas notas escritas tras la visita, estos son mis comentarios personales, ilustrados con algunas imágenes de ambas villas a las que sin duda recomiendo visitar.

MVR

En primer lugar me acerqué en las proximidades de Olmedo (Valladolid) al Museo de las Villas Romanas Almenara de Adaja-Puras, promovido por la Diputación de Valladolid. La visita incluye tres espacios diferenciados, dos cubos cerrados con un cubrimiento externo de madera en el caso de la villa original. El primero de ellos, un museo que pretende dar una visión completa de la vida rústica romana, objetivo tal vez demasiado pretencioso, obligado a incluir una temática tan extensa en la que se subrayan más los temas objeto de presentación, ilustrados con copias reproducidas e ilustradas, que la contemplación de determinadas piezas o recursos capaces de contextualizar e interpretar algunas ideas o contenidos centrales a transmitir. El segundo espacio visitable y verdadero eje de la propuesta es la Villa Romana de Almenara-Puras, que se recorre a través de una pasarela elevada que discurre por las 30 estancias que en su día tuvo esta casa levantada en el siglo IV. Algunos dioramas o ambientaciones contribuyen a informar con suficiencia, más que a interpretar, acerca de lo que fuera la villa. Finalmente, el turista tiene la oportunidad de acceder a la recreación de una “lujosa residencia de una villa bajoimperial” de los siglos IV-V d.C. Es aquí donde la interpretación hace aguas a mi entender, pues la maqueta no consigue un rigor más allá de la distribución espacial, puesto que las réplicas de mobiliario en madera o mimbre son más que deficientes, la pintura metálica sobre las paredes desluce lejos de imitar los frescos originales, la torpe e insuficiente simulación en las zonas de baño o en la cocina, amen de la falta de vida general que se trasluce de esta villa, no hacen sino resaltar su artificialidad y la falta de consecución  de los objetivos perseguidos.

MVR 006  MVR 023

MVR 028  MVR 112

MVR 137  MVR 144

MVR 158

MVR

En primer lugar me acerqué en las proximidades de Olmedo (Valladolid) al Museo de las Villas Romanas Almenara de Adaja-Puras, promovido por la Diputación de Valladolid. La visita incluye tres espacios diferenciados, dos cubos cerrados con un cubrimiento externo de madera en el caso de la villa original. El primero de ellos, un museo que pretende dar una visión completa de la vida rústica romana, objetivo tal vez demasiado pretencioso, obligado a incluir una temática tan extensa en la que se subrayan más los temas objeto de presentación, ilustrados con copias reproducidas e ilustradas, que la contemplación de determinadas piezas o recursos capaces de contextualizar e interpretar algunas ideas o contenidos centrales a transmitir. El segundo espacio visitable y verdadero eje de la propuesta es la Villa Romana de Almenara-Puras, que se recorre a través de una pasarela elevada que discurre por las 30 estancias que en su día tuvo esta casa levantada en el siglo IV. Algunos dioramas o ambientaciones contribuyen a informar con suficiencia, más que a interpretar, acerca de lo que fuera la villa. Finalmente, el turista tiene la oportunidad de acceder a la recreación de una “lujosa residencia de una villa bajoimperial” de los siglos IV-V d.C. Es aquí donde la interpretación hace aguas a mi entender, pues la maqueta no consigue un rigor más allá de la distribución espacial, puesto que las réplicas de mobiliario en madera o mimbre son más que deficientes, la pintura metálica sobre las paredes desluce lejos de imitar los frescos originales, la torpe e insuficiente simulación en las zonas de baño o en la cocina, amen de la falta de vida general que se trasluce de esta villa, no hacen sino resaltar su artificialidad y la falta de consecución  de los objetivos perseguidos.

VRO

En el valle palentino del Saldaña, la Villa Romana de la Olmeda ha sido objeto a lo largo de los cuatro últimos años de importantes trabajos de adecuación en el marco de  un proyecto cultural y turístico donde se han invertido cerca de diez millones de euros y cuyos resultados se han mostrado al público tras su apertura la pasada primavera. Más de sesenta mil visitantes la han convertido de inmediato en el principal polo de atracción turística de Palencia y la Diputación de esa provincia se apresta feliz a duplicar el número de plazas del aparcamiento. Por cierto, que la localización del parking de vehículos es a entender de quien escribe uno de los peores logros del proyecto ejecutado, pues justo sitúa como una mancha a los vehículos estacionados delante mismo de la hermosa panorámica del conjunto del yacimiento ahora cubierto.

El cerramiento exterior del recinto a base de una espectacular estructura de acero corten y una cubierta de más de ocho mil m² a base de rombos de hierro, resulta de una belleza monumental que se contagia con igual carácter al interior del espacio. Si por fuera la forma se asemeja a cualquiera de las olmedas vecinas, y el color del acero se mimetiza del tostado rastrojo que yace en el suelo del valle, en su interior es capaz de dar lugar a un ambiente que eleva sin más ayuda que unos arcos de ladrillo y unas ligeras mallas de acero, la atmósfera construida de lo que debió ser en el siglo IV, la villa de la Olmeda. Este ejercicio interior de diáfana estructura se recorre por unas pasarelas tan ligeramente distribuidas a lo largo de las numerosas estancias de la villa, como los elementos de información e interpretación complementarias, situados con igual sutilidad y eficacia. La instalación didáctica y musealización es acorde con el espacio creado por el magnífico proyecto de Pedrosa y Paredes, sin interferir en el recorrido ni en la diáfana percepción que le distingue. Soportada en la narración que ofrece el viejo mayordomo de la casa, la información se presenta en base a cuatro estaciones localizadas en las zonas principales en torno a las que se forma la vivienda. Cada una de ellas está dotada de dos artefactos con programas audiovisuales de uso individual o colectivo, conteniendo un menú interactivo que permite una mayor o menos profundización en los contenidos. Sobre las pasarelas se hallan igualmente cuatro puntos de información que recrean en 3D las distintas estancias de la casa, así como catorce atriles informativos con distintos dibujos grabados en relieve. Una gran maqueta de la villa y una sala de audiovisuales cierran la visita, antes de dar paso a una sencilla zona de cafetería –servicio a mejorar- y tienda. Un lugar sin duda que marca un hito en la valorización cultural y turística de los yacimientos arqueológicos de época romana en nuestro país.

A mejorar en ambas Villas: señalización de acceso, comunicación en el caso del MVR, en especial el sitio web realmente deficiente. 

 PARA LEER:

 Proyecto de Pedrosa y Paredes en la VRO: http://www.detail.de/artikel_museo-paredes-pedrosa_24209_Es.htm

Revista PATRIMONIO, artículos VRO:  http://www.fundacionpatrimoniocyl.es/textosARQ.asp?id=485

361  405

415  417

403  410

309  311

326  331

333  336

347  357

391  394

397  398

375  379

381  382

385  386

Deja un comentario

Archivado bajo Patrimonio Cultural, Turismo cultural