Archivo de la categoría: Turismo y cambio climático

AEROPUERTOS, la política de crecimiento ilimitado

hounslow_planes

Confirmada la recesión, también en lo que afecta al número de viajeros internacionales de transporte aéreo según confirma la IATA, no declina la fiebre expansiva en la construcción de nuevas infraestructuras aeroportuarias. Nada que decir de la caída de turistas internacionales, a cualquier precio el objetivo 2020 ha de ser cumplido. El disparate llega a tal envergadura que leíamos el otro día como en Indonesia se está formando un corredor que unirá cuatro aeropuertos internacionales en menos de 100 Km de distancia entre éstos. No importa la oposición social ni siquiera de parte de la clase política como ha ocurrido con la reciente decisión del gobierno británico de aprobar la apertura de la tercera pista de Heathrow. Nada que haga pensar de haber aprendido algo sobre la insostenibilidad de los modelos. Daría risa si no fuera por la seriedad del asunto, leer los aplausos en el sitio web de la IATA a estas nuevas infraestructuras dirigidas a multiplicar el crecimiento del tráfico aéreo, con la hipócrita compañía en la misma ventana electrónica del programa de emisiones cero de la propia asociación internacional del transporte aéreo. Los gobiernos tampoco parecen haber aprendido mucho de la dependencia perniciosa de un modelo de desarrollo entregado al ladrillo cuando se dirigen arropados por la compañía de las grandes empresas y sus estudios, a orientar un nuevo rumbo basado ahora en las infraestructuras públicas con sabrosas concesiones privadas para las décadas posteriores. La oposición de los ciudadanos y el propio alcalde de Londres es la misma que la de los alcaldes de la periferia de Barcelona o los vecinos de Gran Canaria ante las respectivas ampliaciones de aeropuertos. La dependencia gozosa y subvencionada de las nuevas gigantes low cost, gigantes con pies de barro, no evitan el enamoramiento de los políticos regionales y provinciales junto a interesadas corporaciones privadas, hacia las nuevas pistas, por más que se eviten propuestas de movilidad alternativa, especialmente acertadas para la corta distancia como bien han demostrado insistentemente los trenes de alta velocidad. Al menos todos ellos deberían dejar de entonar falsos credos acerca de la movilidad sostenible y otras memeces frecuentemente oídas. Una genuina forma de disminuir la contaminación acústica que generan.

Deja un comentario

Archivado bajo Impactos turismo, Impctos medio ambientales, Movilidad, Turismo y cambio climático

ALTOS VUELOS Y LOW COST

0aahoyunnn1

Ho-Yeol Ryu, Airport, 2005. Courtesy Ho-Yeol Ryu

Cuando el low cost es mucho más que una cuestión de precios más o menos baratos, sirviendo para etiquetar a una generación y a una tendencia social de producción, consumo y modo de vida.

 Cuando viajar en avión se convierte en una pesadilla expoliadora del tiempo libre autónomo y creativo.

Cuando este rumbo acarrea graves impactos ambientales que padece la población mundial sin que buena parte de ésta sea causante de los mismos.

Cuando los representantes de los gobiernos del planeta, sean de estirpe democrática o abolengo dictatorial, y las más finas élites económicas y sociales tienen alas, la cordura la ponen gente como Anita Roddick, la fundadora de Body Shop, con este texto publicado tras su fallecimiento, Vivir sin destruir  

Deja un comentario

Archivado bajo Lentitud, Movilidad, Slow Food, Tendencias, Travel, Turismo conceptos, Turismo sostenible, Turismo y cambio climático

VELOCITÀ SILENZIOSA

El maestro Paolo Conte declara su amor a la bici, en esta canción “Velocità Silenziosa” incluida en su último álbum, Psiche:

una bici non si ama,

si lubrifica, si modifica

una bici si declama

come una poesia per volare via

Frases que muy bien pudieran ser el eslogan de cualquiera de las iniciativas puestas en marcha a lo largo de la última década, dirigidas a fomentar el uso urbano de la bicicleta. Desde la experiencia pionera de City Bike en Copenhague, original también por la gratuidad del sistema, son numerosas las ciudades que se han ido sumando a la propuesta. Velib en París, Velov  en Lyon, Citybike en Viena, Cyclocity  en Bruselas, Smart Bike  en Washington DC o próximamente Bixi en Montreal . En España, hay varias propuestas pero es la de Barcelona, con su Bicing , la que más éxito está cosechando.

A subrayar:

– el uso mayoritario realizado por ciudadanos para sus asuntos cotidianos, por encima del ocio como pudiera creerse  

– el uso turístico, menos significativo pero con potencial de crecimiento

– los sistemas corregidos y redefinidos sobre la marcha: precios, modos de acceso, zonificación, sensibilización para evitar hurtos -3000 robadas en París- y daños, penalización de tiempo o precio en zonas de mayor densidad de uso, etc.

– los trazados compartidos con buses y taxis: poco espacio !!!

– la sorprendente baja tasa de accidentes a pesar de lo anterior

– la satisfacción del comercio

– el incremento de la flota allí donde se ha implantado y un éxito absoluto:

Así por ejemplo en París, en apenas un año, una media de 91 500 alquileres/día, 215 000 abonados anuales, 50 859 re-abonados, cerca de 33 millones de alquileres desde la puesta en marcha de Vélib’. En Barcelona, 50.000 trayectos por día en una ciudad con otros 50.000 usuarios con bici propia, 165.000 abonados…

Con todo ello se viene a constatar la validez de un sistema que favorece una movilidad alternativa, saludable, no contaminante y que llena de vida las ciudades

A destacar:

– La apuesta del Gobierno australiano para favorecer el uso público de la bici

– La PLATAFORMA CARRIL BICI DE CÓRDOBA 

CYCLOCITY

2 comentarios

Archivado bajo Cambio climático, Movilidad, Tendencias, Turismo Urbano, Turismo y cambio climático

¿CRISIS, QUÉ CRISIS? CRISIS TURÍSTICA Y CONOCIMIENTO

Los políticos profesionales y los periodistas son dos colectivos que se pasan el día hablando de crisis. Para no defraudar las expectativas, Francesco Frangiali, Secretario General de la OMT, habló de ello en su intervención inaugural de la Conferencia “El conocimiento como valor diferencial de los destinos turísticos”, que tiene lugar estos días en Málaga, co-organizada con la Junta de Andalucía. Para tranquilidad de los pesimistas vino a decir que no habrá un “tsunami turístico”, que el turismo resiste (alrededor de 900 millones de turistas internacionales el año pasado, con un crecimiento del 6,6% y en 2008 de un 3,8% hasta Agosto), que los países emergentes soportan mejor la crisis y son quienes con mayor fuerza están incorporando turistas a las estadísticas, y que las familias intentarán mantener las vacaciones por más que haya recortes en el tiempo o en el gasto. Digamos que la versión oficial del establishment se parece a la relativización del impacto y enfatizar la capacidad de resistencia. Es lo que alguien llamaría “la visión 2020”. Más allá de la verdad ilustrada, este argumentario aporta poco conocimiento a una situación de crisis, así que les añadiré algunos comentarios que encontré más creativos e innovadores, como entiendo corresponde a una situación como la actual. Nada mejor que una anécdota para describir la velocidad de los acontecimientos. La contaba esta misma tarde en la conferencia, el danés Peter Billing, responsable de las estadísticas regionales turísticas en Dinamarca. El buen hombre se había despertado a las cuatro de la madrugada con un mensaje de móvil aterrador: Sterling Airline estaba en bancarrota. No es que fuera un importante accionista de la compañía, sino de uno de los miles de clientes que se quedaban automáticamente sin vuelo de regreso a su casa. Repuesto del susto, dio una justificación más a quienes se empeñan en seguir hablando de crisis. Pero íbamos a las ideas. He aquí algunas:

En otra parte está Nueva Zelanda, pensé según escuchaba la presentación de Bruce Bassett, del Ministerio de Turismo. Su segmentación de los mercados, su interés en dar cabida a la participación de los turistas, la investigación técnica ofrecida a los profesionales y usuarios, así como la metodología y presentación misma, les colocan en otro punto del dial turístico.

Varias intervenciones de Robert Lanquar aspiraron a dirigir la atención sobre una visión crítica capaz de superar pasados enfoques neoliberales de crecimiento. Su interés por abordar nuevas vías medioambientales o sociales queda de manifiesto en este artículo sobre “Turismo, Migraciones y Codesarrollo”.

Varios asistentes entre el público apostaron por nuevas vías integradoras de los nuevos retos (cambio climático, crisis económica, etc.),  sobre los viejos escenarios. En ese sentido con una demanda tan cambiante, segmentada y dinámica, resulta ciertamente pertinente preguntarse si resulta interesante la actual estadística turística (tanto de flujos como de impactos económicos), como si responde a las necesidades, como en el fondo, qué queremos saber. Expertos de la experiencia de Calvin Jones, acabaron por mostrar también su propio escepticismo crítico, sobre los sistemas de contabilidad ensayados y su utilidad futura.  

Deja un comentario

Archivado bajo Cambio climático, GEOGRAFÍA, Impactos turismo, Tendencias, Turismo conceptos, Turismo y cambio climático, Turismo y desarrollo

DEFINICIÓN DE TURISMO (V). EL RACIONAMIENTO COMO ALTERNATIVA A LAS CRISIS DEL TURISMO

La protesta social construye alternativas…

Tras haber introducido el punto de vista del decrecimiento como alternativa asociada al futuro del turismo, habría que completar la solución que plantean los defensores de los llamados créditos de carbono, como estrategia a usar por quienes defienden un recorte justo de las actividades contaminantes causadas por los desplazamientos. Una reciente encuesta del británico Institute for Public Policy Research ha mostrado como la población se ha mostrado partidaria frente a otras soluciones propuestas de establecer un comercio personal de carbono. Algo que parece lógico y justo si se tiene en cuenta que en el Reino Unido hay un 20% de la población que no tiene coche y un 50% que no vuela, y que aquellos que obligatoriamente hacen recortes más drásticos en su dieta energética son los más pobres y envejecidos de la población. En definitiva se trata de apostar por un fideicomiso del cielo, como propone el profesor Peter Barnes, favorable a una nueva economía del siglo XXI basada en el racionamiento de CO2. Algo nada extraño a la historia contemporánea como muestra la profesora Mark Roodhouse, cuyos argumentos fueron en su momento considerados por el gobierno de Brown, que más tarde se desprendió de los mismos,  temeroso o presionado, quien sabe.  Una imagen vale más que mil palabras. Este es el intenso flujo de contaminación dibujado por los vuelos en EEUU, un día cualquiera…

DEFINICIÓN DE TURISMO (I)

DEFINICIÓN DE TURISMO (II)

DEFINICIÓN DE TURISMO (III)

DEFINICIÓN DE TURISMO (IV)

 

3 comentarios

Archivado bajo Cambio climático, Turismo sostenible, Turismo y cambio climático

DEFINICIÓN DE TURISMO (IV). La desaceleración como alternativa a las crisis del turismo

 

 

El decrecimiento es la expresión última de un posicionamiento al que se llega tras una afirmación de códigos o tópicos opuestos a los dominantes en la práctica actual de la industria turística. Así, frente a la movilidad, el exotismo, el consumo, la publicidad …, más allá de una utopía hay quien se manifiesta a favor de la proximidad, la frugalidad, la reducción de gastos o la lentitud. Philippe Bourdeau y Libéra Berthelot, de la Universidad de Grenoble están llevando a cabo un replanteamiento del hecho turístico a la luz del concepto de “decrecimiento económico”, sobrepasando los tópicos consensuados social y científicamente, acerca de los beneficios y la naturaleza apolítica y ahistórica del turismo. Su investigación ha partido de una encuesta exploratoria, varios acercamientos empíricos sectoriales y conduce a un ensayo general más especulativo. El concepto de decrecimiento refuta el economicismo y el productivismo como finalidad de las sociedades humanas. El primer cuestionamiento a hacer tiene que ver con la misma concepción del ocio y el tiempo libre en una sociedad de trabajo en cuyos valores está profundamente anclado. El concepto de vacaciones está en efecto orientado según los instrumentos del modelo económico dominante al hiper-consumo de recursos y se parece cada vez más a la jornada de trabajo.  Por otra parte el turismo habría contribuido con su propagandista valorización de los lugares lejanos a la devaluación global de los espacios de proximidad. En medio de una sobre-movilidad sin sentido el turismo llega a jugar el papel de una “junk mobility” donde por la compra de un cierto producto se regala un viaje. Los valores se habrían invertido en relación a décadas pasadas y la movilidad entendida como instrumento económico hace del inmovilismo una reivindicación nueva. El turismo se entiende sin duda como un sector clave de crecimiento para el capitalismo de producción cultural.

Sin embargo, el turismo es una vitrina de las desigualdades sociales y de la asimetría norte-sur. Así en Francia, 4 personas de cada diez no van de vacaciones, mientras que los profesionales superiores lo hacen en un 90% y los obreros un 48%, o menos de uno de cada quince va a esquiar. Según la OMT, sólo un 3,5% de la población mundial, concentrada en los países desarrollados,  tiene acceso al turismo. Frente al “liberalismo de rostro humano” que trata de proclamar la OMT, la creencia de que las “vacaciones de unos despiertan el malhumor de otros”. Justo para contraatacar, la OMT ha lanzado con fuerza sus campañas que promueven el turismo como “fuente de riqueza” y “agente de lucha contra la pobreza”, en la práctica poco más que contragolpe ideológico a las críticas.

La cuestión medioambiental ligada al turismo no es menos importante ni desigual en el origen de sus impactos. Así, un 5% de los franceses son responsables del 50% de las emisiones de GEI a causa de sus viajes turísticos nacionales, y el 10% más activo emite casi los dos tercios.   Según un estudio llevado a cabo por el Ministerio de Ecología francés, las emisiones de GEI debidas a los transportes pasaron en el conjunto de emisiones nacionales de representar un 21% a inicios del anterior decenio a un 26,5% actual. El peso de los desplazamientos turísticos representaba en 2006 un 3% de las emisiones totales de GEI y un 6% teniendo en cuenta el transporte internacional, y alcanzando un 8% al sumar el turismo de negocios. El 62% de esas emisiones correspondían al transporte aéreo y un 42% a los destinos lejanos, añadiendo como las prácticas más contaminantes están ligadas a los alojamientos de mayor categoría y actividades deportivas y de naturaleza, especialmente marítimas. El envejecimiento de la población, la expansión de los vuelos low cost y las perspectivas de multiplicación por dos del número actual de turistas en 2020, aconsejan según este informe, considerar “globalmente la cuestión de los instrumentos económicos, permitiendo limitar el uso de los transportes más contaminantes…”.

Por aquí y por allá, de L’Express al Washington Post o Terra Economica , se percibe la conciencia de la incertidumbre y la profundidad de la crisis, en tanto que el sector profesional y parte importante de las administraciones públicas e instituciones, continúan viviendo su euforia técnica, económica, financiera o inmobiliaria, apenas desplazando levemente los centros de gravedad de la atención mediática, asombrada y cómplice de los fuegos de artificio lanzados, vestidos siempre del confortable “beneficio sostenible”.

Los conflictos sociales ligados a una industria escasamente comprometida con la estabilidad y calidad de las condiciones de trabajo de sus empleados, la crisis ambiental y de imagen, el sentimiento anti-turista extendido, son entre otros, elementos a considerar si requiere aprovechar la crisis actual para abordar una crisis de modelo con soluciones verdaderamente originales y dirigidas a personas antes que a consumidores.

INFORMACIÓN:

http://www.degrowth.net ; www.decroissance.org ; www.decrescita.it

DEFINICIÓN DE TURISMO (I)

DEFINICIÓN DE TURISMO (II)

DEFINICIÓN DE TURISMO (III)

DEFINICIÓN DE TURISMO (IV)

 DEFINICIÓN DE TURISMO (V)

 

 

 

 

 

3 comentarios

Archivado bajo Lentitud, Slow Food, Tendencias, Touris you are the terrorist, Travel, Turismo sostenible, Turismo y cambio climático, Turismo y desarrollo, Turismo y pobreza

DEFINICIÓN DE TURISMO (III). La quietud como alternativa a las crisis del turismo

Viajes punto y aparte, de Dominique Vernay (Salinas, Asturias). EL PAIS SEMANAL 31/08/2008

“-¿Qué tal las vacaciones?… ¿adónde fuisteis?

-Aún no lo sé, la agencia nos da las fotos mañana…ya te diré.

Silencio perplejo al otro lado del teléfono… ¿diálogo de besugos?, ¿cruce de líneas?, ¿estrés posvacacional?

-No sé de qué te extrañas, maja… ya te dije que la agencia que habíamos contratado era fantástica, aunque eso sí, muy cara. Pero lo pagas a gusto porque no tienes que ocuparte de nada… fíjate lo que te digo, de nada, ni siquiera tienes que salir de casa. Pero creo que lo pasamos muy bien y que en las fotos se nos ve muy contentos. ¿Y vosotros, qué tal?…

Si hay una alternativa radical en este momento frente a la generalizada orden de movilidad humana, ésta es la voluntaria quietud. La rebeldía, como un día fue el nomadismo, tal vez hoy sea sin duda mantenerse inmóvil. Una forma ensayada de viaje experimental.

Algunas referencias al respecto:

PROTOCOLO DEL QUIETO, “…  en virtud del cual se concedería a todos los hombres por igual un cupo de movilidad con un máximo de kilómetros a recorrer en el curso de una vida. Los viajes turísticos descontarían el doble de kilómetros mientras que no se registrarían las visitas a amigos, los desplazamientos solidarios, las estancias de trabajo o las becas de estudios, según el principio general de que sólo debería salir de su país el que tuviese algo que enseñar o algo que aprender. La idea sirve sobre todo para revelar irónicamente las destructivas consecuencias, ecológicas, económicas, políticas y sociales, de esta invasión de caníbales mirones que pasean libremente por el mundo su egolatría industrial. En otro mundo posible quizás se percibiría la necesidad y sensatez de esta propuesta. De momento nos conformaríamos con que pusiéramos del revés —para dejarlas del derecho— nuestras cabezas y comprendiéramos hasta qué punto es absurdo —y no normal—, contrario al sentido común y al buen juicio —y no lógico y natural— el que todo un país se organice para recibir alborozado a un blanco que quiere fotografiar se delante de la pirámide de Kéops mientras que todo un país se organiza para tirotear y apalear en una valla a un negro que quiere construir una casa…” ‘Turismo: la mirada caníbal’, Santiago Alba Rico

– VAGABUNDOS Y TURISTAS. Un retoque a un texto original de Zygmunt Bauman, con el argumento de negar la supuesta libertad de los turistas, quienes conducidos por la sociedad de consumo, birlada su libertad de elección ante propuestas cerradas y privados de sus derechos elementales, son víctimas encarceladas de una movilidad supuestamente liberadora. Por el contrario, serían los quietos los verdaderamente libres, al optar junto a los excluidos, por una voluntaria quietud. Una declaración de guerra en toda regla contra la industria opresora del viaje. El citado texto, extraído de una conferencia de Bauman en 1995, titulada “Turistas y vagabundos: héroes y víctimas de la posmodernidad” (La posmodernidad y sus descontentos. Ed. Akal, 2001, pág. 119), quedaría así: “… Los turistas, víctimas del mundo que hizo de los quietos sus héroes, tienen su utilidad, después de todo; tal y como les encanta decir a los sociólogos, son ‘funcionales’. Resulta difícil vivir cerca de ellos, pero es impensable vivir sin ellos. Es el cariz extremadamente escandaloso de sus privaciones el que reduce las preocupaciones propias al rango de inconveniencias marginales. Es su desgracia manifiesta la que mueve al resto a dar todos los días gracias a Dios por haberlos hecho turistas…”

– NÓMADAS DIGITALES. Vidas nómadas las de estos digitales a quien un reportaje de THE ECONOMIST comparaba con cangrejos ermitaños arrastrando sus cachivaches. Sin embargo, un nomadismo que no debe confundirse con la migración ni con el viaje, muerta la distancia, interconectado el mundo. Para el nómada digital no importa el desplazamiento, lo relevante es la permanente conectividad. Estos cambios tecnológicos soportan y contribuyen a acelerar nuevas formas de nomadismo social, con poblaciones cada vez más ligeramente conectadas. Cinco de cada diez best sellers escritos en Japón en 2007 lo fueron en teléfonos móviles. Los pioneros orientales marcan la tendencia que más tarde la corriente mundial seguimos. Los espacios se hacen híbridos y multifuncionales, flexibles.  Los oasis para nómadas sustituyen los viejos “terceros espacios sociales”, si bien creando habitáculos físicamente llenos pero psicológicamente vaciados. Incluso los patrones de viaje ‘radiales’ de la oficina a la oficina, cambiaron por otros en forma de ‘margarita’, de terceros lugares a otros terceros lugares. Movilidades forzadas de cangrejos con su casa a cuestas.

– AUTONOMADÍA. El antropólogo Franck Michel escribe sobre ‘turismo de proximidad para identidades plurales’. No dice que el turismo se haya convertido en plaga, sino directamente en una guerra que amenaza movilizar en todo el mundo más de mil seiscientos millones en 2020, sin hacer cuentas de lo que representa el turismo doméstico en el interior de cada país. Horrorizado ante lo que puede representar para la vida del ser humano en el planeta y en particular para este último, se plantea una refundación del hecho turístico, o al menos del viaje. Suena duro relacionar “producto turístico” con vacaciones, la compra y venta con el disfrute ocioso, y sin embargo eso es lo que ahora nos encontramos, invadidos por ofertas enervantes en las páginas de periódicos, emails, vallas publicitarias… Turistas a la postre tan presionados por visitar como oprimidos por consumir, dice Michel. La mundialización humanista que proclama sería un mestizaje entre el “Volem vivre al pais” y el “les frontières on s’en fout”, dos gritos sesentayochistas, el primero occitano, el segundo nacido de la revuelta obrera y estudiantil. Ir más lejos del descafeinado discurso de la sostenibilidad si se desea en verdad salir de las posiciones viejas de lo turísticamente correcto. Propone en fin, dos vías:

– Para las poblaciones autóctonas de los países del Sur, dotarlas de un “pedestal” sociocultural autónomo, capaz de resistir ante la mundialización y el turismo de masas, reforzando cinco ejes principales: la lengua, las creencias, la cultura, la organización social y familiar y la historia.

– En los países del Norte, se hace preciso romper con el discurso impostor del desarrollo, vivido como nueva religión occidental y liberal. Cuatro alternativas para retomar un sentido del viaje personal y colectivo, para arrancar de las manos de los traficantes de sueños el comercio de los viajes: un viaje diferente al estilo de un ‘slow travel’, permanecer en casa para re-apropiarse del espacio físico y social próximo junto a su universo, viajar lejos de casa pero haciendo prueba de una real apertura al otro así como con imaginación e iniciativas originales, viajar al corazón mismo de la inmigración visitando aquello que algunos no quieren ver jamás, y también haciendo visibles a los inmigrantes en nuestras propias vidas, en nuestras casas.

Viajando al fin con la mochila en casa…

 

DEFINICIÓN DE TURISMO (I)

DEFINICIÓN DE TURISMO (II)

DEFINICIÓN DE TURISMO (IV)

 DEFINICIÓN DE TURISMO (V)

 

 

 

4 comentarios

Archivado bajo Literatura viajera, Relatos de viaje, Slow Food, Tendencias, Travel, Turismo sostenible, Turismo y cambio climático, Turismo y desarrollo, Turismo y pobreza, Viajes