Archivo de la categoría: Vías pecuarias

TRASHUMANTES

Hemos llegado a la conclusión de que nuestro trabajo se ha acabado, dice Joan Pou, el pastor trashumante protagonista de EL SOMNI, documental del francés Christohper Farnarier, que se estrena estos días en las salas de cine.

La huella es la vida y a ella hay que dedicarse, le contestan arriando chivas los pastores de la huella patagónica, también en forma de documental de Ricardo Zambrani.

Dos hermosos homenajes a un oficio libre.

En palabras de Lluis Llach:

No abarateixis el somni,
res més que això tinc per dir-te, si vols.

Deja un comentario

Archivado bajo GEOGRAFÍA, Lentitud, Literatura viajera, Movilidad, Relatos de viaje, Vías pecuarias, Viajes, Videos viaje

Caminos de carne

tripticop1.jpg

Era en la escuela o en el pueblo, el modo como se llamaban aquellas sendas por donde los pastores iban y venían. De un lado para otro, trashumantes con sus rebaños, cruzaban pueblos, provincias, regiones para aprovechar los pastos del fin del camino y, claro está, los que brotaban a orillas de coladas, veredas, cordeles, cañadas. Pocas veces la fortuna de un país estuvo tan ligada a una red de vías de comunicación como la que tejieron las vías pecuarias en la ancha y medieval castilla, cediendo el paso centralista desde el kilómetro cero de la Puerta del Sol madrileña a las otras extremidades aragonesas, extremeñas, andaluzas. Miles de kilómetros urdiendo un patrimonio público donde de manera ejemplar la cultura de la vida, los materiales construidos, los paisajes, los sotos o la fauna silvestre, se entrecruzaron con tan sutil habilidad que dieron pie a un modo de vida. Esa riqueza que nos pertenece fue lentamente cayendo en abandono, pasto creciente de usurpadores propietarios que vallaron y apresaron el caudal común. Por una vez y sin que sirva de precedente, algo en el campo tenía papeles, y es que a lo largo de siglos las vías pecuarias habían sido descritas y cartografiadas al detalle. Llegaron los tecnócratas del medio ambiente y contagiados del espíritu renovador de la democracia, aprobaron leyes y anunciaron deslindes, que no fueron para gozo de los usurpadores más que estudios técnicos, para actualizar con más modernos sistemas la verdad que todos sabemos. El clamoroso expolio de un bien público. Llegó el senderismo y con él, junto a algunos pastores resistentes, la voz social reclamó a grito de justicia, ¡A desalambrar ¡ Eso es lo que vienen haciendo paseantes y protectores del bien público a lo largo de los últimos años en la provincia de Córdoba, sin que la actitud de políticos y las fuerzas del orden o la justicia hagan ser muy optimistas sobre la devolución del patrimonio expoliado a la sociedad que es su dueña. La memoria es caprichosa y se resiste a olvidar esas bellas palabras. Caminos de carne     

Deja un comentario

Archivado bajo Senderismo, Vías pecuarias