Archivo de la etiqueta: Zuheros

LA NUEVA COSECHA

Ayer nueve de noviembre hemos recolectado nuestra modesta cosecha. Una buena dosis de trabajo, energía y un trasiego continuado de personas, lienzos, varas, manos, aceitunas, que nos permitieron al final de la jornada contemplar felices el alumbramiento del nuevo zumo. En pocos días podremos ofrecerlo a quienes estéis interesados. Podéis contactar por email en paraisodeolivos@gmail.com

Imagen

Imagen

Imagen

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

PAISAJE URBANO DE ZUHEROS

OLIVO-ESCAÑAjunio03 105

Siempre he pensado que el verano es la estación de los paisajes. Quiero decir que siendo todavía, a pesar de los cambios de tendencias viajeras en las últimas décadas, es cuando viajamos mayoritariamente con intención de descubrimiento y es así como podemos disfrutar del privilegio –junto al hecho de pensar- que decía Joseph Plà nos distinguía de los animales, que no es otro que la complacencia del paisaje. Y es que el interés por el paisaje en la cultura española, tanto intelectual como popular, es más bien reciente, manifestándose en grado ligero o casi inexistente. De hecho es frecuente escuchar a urbanistas, políticos o constructores, por citar algunos de los más influyentes hacedores entre los que impactan sobre el estado de los paisajes, referirse a este bien común, como una entelequia que sólo responde al interés destartalado de poetas y pintores.

Así en la práctica hay más leyes, acuerdos y cartas internacionales, e intenciones programáticas que la preocupación y consiguiente protección por parte de los ciudadanos de sus paisajes próximos.

Igualmente, de manera creo que poco justa, cuando se expresa cierto compromiso o interés por el tema, se circunscribe el paisaje al espacio no urbano de las zonas rurales como si la impronta construida de los propios núcleos no fuera un factor determinante de la percepción misma del paisaje.

Escribo esto a raíz de haber contemplado con placer una sencilla exposición fotográfica dedicada al paisaje urbano de Zuheros, el lugar donde vivo, tal como era hasta hace cuatro o cinco décadas. Estas imágenes expuestas en la sede del Museo de Costumbres y Artes Populares Juan Fernández Cruz, rebosaban de belleza y mostraban con generosidad algunos de los elementos constitutivos del carácter de identidad del paisaje urbano de Zuheros: el agua, la piedra, las flores, los paredones, los árboles, la calle como calle y no como aparcamiento, la perfecta combinación superpuesta de manera equilibrada de las casas blancas, son algunas de las características fundacionales de una trama excepcional reconocida como Conjunto Histórico gracias a la forma en que integra éstas en el entorno circundante.  

Ofrecen estas fotografías las ideas necesarias para trabajar de manera responsable a favor de un urbanismo consecuente con esta manifestación contundente de belleza paisajística.

Sin embargo, las recurrentes ideas de urbanizaciones residenciales o aparcamientos en lugares de alto impacto reflejan la falta de sensibilidad y amenazan el ya afectado paisaje que tenemos al día de hoy. El progreso venidero, en Zuheros u otros lugares, debiera tener como presupuesto de partida la localización en aquellos espacios que permitan un crecimiento de viviendas  razonable y la creación de aparcamientos en zonas adecuadas, sin perturbar más aún el bienestar del vilipendiado paisaje.

Al mismo tiempo se precisa de ideas innovadoras, creatividad y compromiso, para recuperar algunas de las claves de la identidad urbana de Zuheros que lamentablemente se ha visto mermada a lo largo de las últimas décadas. La presencia de fuentes, paredones, árboles y plantas y la liberación de las calles a favor de las personas y en detrimento de los vehículos estacionados, son así tareas urgentes.

OLIVO-ESCAÑAjunio03 106

Deja un comentario

Archivado bajo Paisaje, Zuheros

PLANIFICACIÓN TURÍSTICA

nieve-enero-09-1-052

La capital del mayo florido, Córdoba, aspirante a la capitalidad cultural europea, tendrá para ese mes según anuncia la prensa del día, un plan turístico, si bien en el contenido de la noticia se advierte que lo que habrá es un análisis de la situación, aunque se precisa que ayer mismo fue presentado el plan. Más se enreda la madeja si comprobamos que hace un año ya se anunciaba la contratación de este plan, ¿o acaso era otro? Y si así fuera, ¿dónde fue a parar aquel?

Hace unos días una consultora turística me comentaba que estaba colaborando en un estudio sobre la planificación municipal turística. Lamenté aguarle la fiesta al decirle que no creía conocer en la provincia de Córdoba ni tampoco en la capital,  un municipio que dispusiera de un Plan de Turismo, a pesar de que algunos de ellos acogen recursos turísticos que reciben decenas de miles de visitantes al año. Clamoroso el caso de la capital como de las numerosas comarcas y municipios de interior que aún sin disponer de competencias específicas,  reciben fondos de la administración regional y estatal para nuevas generaciones de planes turísticos sean de calidad, de excelencia, de dinamización o de sostenibilidad. La administración regional, ésta si competente en el tema, no parece tampoco preocupada por la inercia con la que se mueve en el asunto, por impulsar en las capitales y comarcas de interior de Andalucía, planes estratégicos, previos a la llegada de los fondos, que reiteradamente se reparten en una suerte de sorteo de financiación finalista para programas y actividades deslavazados y aislados, temporal y espacialmente. En los pequeños municipios la situación muestra igualmente la ausencia planificadora. En este bello lugar donde vivo, Zuheros, donde cada año llegan unas decenas de miles de visitantes, los proyectos de los gobernantes se suceden entre urbanizar espacios que gozan de protección o proyectar la construcción de aparcamientos, sin que ni una ni otra iniciativa responda a un análisis de la realidad ni a una estrategia planificada de desarrollo turístico, por más que se invoque. El problema que no parecen percibir ni tampoco asumir, por la responsabilidad que tienen ante ello, es dar una respuesta innovadora que contribuya a desestacionalizar  la demanda con  experiencias creativas. La realidad es que un porcentaje elevadísimo de días al año, los aparcamientos existentes están vacíos y por tanto la alternativa no es construir más sino invertir en planes de creación de productos y participación privada y social que renueven una oferta escasamente diferenciada.

No vendría mal a estos gobernantes con responsabilidad en la cosa turística, leer detenidamente la convocatoria que en el marco del Plan del Turismo Español Horizonte 2020, ha hecho el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, en el  documento llamado “Bases para el desarrollo del programa de Desestacionalización y Reequilibrio Socioterritorial”. Les ayudará a ponerse las pilas. Y mientras tanto, que empiecen a planificar seriamente para responder a qué necesidades y a qué objetivos sirven iniciativas como las citadas. Porque si no están verdaderamente relacionadas con la actividad turística va siendo hora de llamarlas por su nombre. ¿No les parece?

Deja un comentario

Archivado bajo Capital Cultural Europea, Turismo conceptos

Zuheros, la Fuente de la Zarza, la Zarzailla, el arroyo Bailón

valdepenas-jaen-zarzailla-marzo-09-154

valdepenas-jaen-zarzailla-marzo-09-2332

valdepenas-jaen-zarzailla-marzo-09-035

valdepenas-jaen-zarzailla-marzo-09-032

Deja un comentario

Archivado bajo Zuheros

VALOR ECONÓMICO DEL PAISAJE

nieve-enero-09-1-078

Ahora que la nieve campea a sus anchas sin reparar en puntos cardinales, hablemos de paisajes y de su valor económico. Porque al final lo que importa junto a las cartas proteccionistas, los convenios y acuerdos que van proliferando, es saber si se tiene en cuenta o no este aspecto a la hora de tomar decisiones sobre las infraestructuras a construir, las urbanizaciones a trazar, los nuevos usos a autorizar, los recursos a abandonar o quitar de la faz del paisaje previamente existente.Mil cambios que han puesto en jaque la calidad del paisaje en el mundo occidental, donde por todas partes se levantan gritos al cielo. Un pequeño viaje:  

En Italia, el presidente de Confagricoltura ha escrito a Silvio Berlusconi  para denunciar como el cemento acaba con el paisaje en su país, donde entre 1982 y 2005 se ha reducido la superficie cultivada en 3,1 millones de hectáreas. Una sistemática sustracción de suelo agrícola que afecta negativamente al ámbito agrícola, turístico y ambiental. Una realidad que deja en evidencia cada discurso político acerca de la valorización del paisaje, la oferta enogastronómica, el patrimonio ambiental… En la carta le pide al solícito presidente italiano imite la política alemana desde 1999 que obliga a cada nueva construcción a recuperar al menos el 70% del suelo urbanizado, medida que fuera luego copiada por Tony Blair en 2001 con objeto de asegurar que lo sucesivos crecimientos de Londres no acababan con el suelo cultivado en los campos circundantes.

En Portugal, el gobierno central está decidido a construir la presa del río Tua, en Tras os Montes, dando fin a un trazado ferroviario único en Europa, de una belleza y valor patrimonial único y recurso singular para conocer la estructura natural y agrícola que discurre a lo largo de decenas de kilómetros entre Mirandela y Tua, donde el río desemboca en el Duero, tras un recorrido y final de viaje memorable. Un compacto movimiento cívico se ha organizado en contra de esa actuación y está dando a la luz interesantes documentos entre los que se hallan estudios de interpretación paisajística, a la vez que se organizan debates ciudadanos como el que tendrá lugar el próximo día 17 en la ciudad de Bragança.

En Canadá, se están llevando a cabo diferentes acciones territoriales para la puesta en valor económico del paisaje, mientras que en España según muestra el censo del suelo por satélite realizado por el Instituto Geográfico Nacional, entre 2000 y 2005 la construcción ocupó diariamente 14 hectáreas de los dos primeros kilómetros de costa. En ese período, la superficie urbanizada en primera línea aumentó un 22% y el ritmo de urbanización duplicó el período anterior (1987-2000). El urbanismo litoral ha consumido el 27,5% del litoral mediterráneo, llegando la superficie construida en provincias como Valencia y Huelva al 50%. De mantenerse este ritmo de crecimiento en 2071 no habría un metro libre en los dos primeros kilómetros de litoral mediterráneo. Según las cifras preliminares del Corine Land Cover 2005, en la provincia de Murcia la superficie urbanizada aumentó un 58%, en la de Alicante un 32% y en Castellón un 134%. Se pueden seguir miles de kilómetros de desaguisado en la península ibérica, como hace el proyecto Basurama a lo largo de 6000 kms. Acabemos con la nieve, una imagen de Zuheros (Córdoba). El espacio nevado que se halla rodeando al pueblo, protegido como Parque Natural y Conjunto Histórico Artístico, en reconocimiento de su mérito paisajístico, está en peligro de ser urbanizado si los planes de sus promotores gozan del visto bueno de las administraciones competentes. Confiamos en que el valor económico del mismo, unido a su valor cultural y ambiental, sea motivo más que suficiente para evitar esa iniciativa.

nieve-enero-09-1-055

1 comentario

Archivado bajo Zuheros

VOCES DEL SILENCIO (I) LAS MANOS DE LA MATRONA

Ahora que vuelve el frío, la lluvia, la nieve. Cuando la naturaleza gobierna aunque sea un minuto, tak vez alguien vuelva la vista al campo. Para estos amantes de la cultura rural, sin más juicio, rescatamos estos viejos escritos colectivos: “Voces del Silencio”

matronareducida                      A Violeta

            Durante el paseo de aquella tarde – todos los atardeceres eran un paseo destinado a atrapar la luz que huía de nuestras miradas hasta cerrar la noche -, ella sintió las primeras molestias. No cesarían en las horas siguientes. Con su dolor cundía el nerviosismo entre nosotros. Una inquietud mitad venida de esa preocupación que siempre acompaña a las situaciones desconocidas, un desasosiego de saber cerca, aquello sobre lo que uno se interrogó a lo largo de nueve meses y que se extiende en el horizonte imposible de alcanzar, de las edades futuras. Años en los que esa vida que está a punto de asomar estará compartiendo nuestras horas, su mirada se convertirá en nueva cita, acordada detrás de esos ojos que pronto veremos junto a nosotros. Los dolores no acababan, por contra se reproducían con prontitud. A eso de la medianoche, alguien fue a buscar a la matrona. Vivía cerca de la casa donde un encuentro con la vida, nos había reunido.

            Así que a los pocos minutos apareció la partera. Era vieja, pues no andaría lejos de los setenta años. Se conservaba menuda y con rasgos simpáticos, extremados en unos hoyuelos marcados en sus mejillas. Reposó el ahogo de las escaleras y nos saludó a todos amablemente. Cuando se acercó hasta él, reparó un instante en su cara, mientras la acariciaba. Le dijo:

– Tú eres Domingo. A ti te recogí yo. Lo recuerdo ahora perfectamente. Fuiste muy grande, muy hermoso. Hará veinticinco años.

            Domingo que había sonreído feliz ante el relato de la matrona, la besó sonoramente.

            Ella entró entonces en la habitación. Nos pidió dejarla a solas con aquella que guardaba otra vida en su seno.

 

MAR DE OLAS

            En el interior del vientre yo me encuentro  muy a gusto. Es como una cueva donde mi madre me oculta. La temperatura aquí es buena, protegido de la luz, de ruidos molestos, del frío de afuera.

            Rodeado de agua por todas partes soy como una balsa en medio de un mar apacible en que otros ansían navegar. Lo sé porque muchas veces siento sus manos tocar tras la piel tersa de mi madre. Entonces me revuelvo, dando varias patadas. El oleaje se hace mayor y escucho sus risas al otro lado. Aún no quiero desvelarles más misterios. Ni el color de mis ojos ni mi pelo, la forma de mis manos o de mi sexo.

            La comida tampoco falta aquí dentro, y puedo bucear como un pez, así que los dejaré aún con sus dudas.

 

LA MATRONA

            Mi nombre es María González. He sido matrona aquí en Iznájar desde 1947.

            De joven estuve sirviendo, cogiendo aceitunas, haciendo capachos. Entonces pasó que me dio lástima de una mujer a la que quería mucho, y no tenía quien la atendiera cuando llegase a vieja, así que decidí ponerme a estudiar para ver si la podía yo sacar adelante. A mí me da lástima hasta de los animales. Mi hermano acabó practicante y costeaba mis estudios. Me fui a Granada con mi tío, allí estudié y terminé la carrera. La de practicante y la de matrona. Me tuvieron que prestar dinero para poder recoger el título y empezar a trabajar.

 

A SOLAS

             En la oscuridad del cuarto María empezó a reconocerla. A pesar de haber recogido cientos de niños, María repetía con cuidado el ritual exploratorio. Mientras observaba con atención todas las señales de vida que aquel cuerpo agitado transmitía, María dejó ir su imaginación en busca del recuerdo de otros tantos momentos como éste. Recordó el parto de Domingo, el padre de la criatura que iba a nacer. También de Mar, la que pronto se convertirá en madre. Hasta que se detuvo – y esto le produjo cierta sonrisa – en las salas del viejo Hospital de San Juan de Dios, en Granada, donde presenció por primera vez un parto.

            Aún recordaba lo que le había entrado por los pies. La sala estaba llena de médicos y alumnos asistiendo al alumbramiento. Ella se fue poniendo encendida, con tal mal rato, que pensaba “aunque me den dinero, esto no lo hago”. Después fue tomando un gran amor a la profesión, un gusto que crecía por la lástima que le ocasionaba el dolor de las mujeres – ” si yo lo pudiera quitar ” -, pensaba.

            Sus manos se deslizaban sobre el vientre preñado. Tomaba conciencia del tiempo en que éste se contraía. Observaba las primeras muestras de dilatación en el sexo de la nueva madre. Esta se tranquilizaba al sentir el tacto fácil de la matrona. Sus manos diestras, que se movían fácilmente, hábiles, cautas.

Aquellos momentos – cada vez menos ciertamente -, en que el dolor remitía, entraba en un plácido duermevela.

 

EL TUNEL

            No sé quien será pero hay alguien nuevo rondando ahí fuera. Me está inquietando, y tanto oleaje me hace sentir incómodo. Esas manos que no dejan de tocar no son las de mi madre. Tampoco las de él. El siempre toca miedoso. Tampoco son las pequeñas manos que dan golpecitos a veces. No, esto no es un juego.

            Cada vez estoy más estrecho, debo de haber crecido. 

Oooh ! de nuevo una ola enorme. Es extraño, pero siento como si un pequeño agujero se estuviese abriendo en la cueva. Se está vaciando de agua, y hay algo de luz al fondo de ese túnel que se abre y se cierra. Creo que tendré que salir a mirar. Voy a ver qué ocurre fuera.

 

DE PARTO

            María, la matrona, nos ha permitido entrar en la habitación. Mar se despertaba de un corto sueño. Los dolores se acrecientan y María le habla:

– No te preocupes, que es una cosa sin importancia, verás que pronto va a nacer.

            Mar asiente más resignada que convencida. Mientras la matrona no deja quietas sus manos, en un masaje incesante que se adivina bajo la sábana que cubre el cuerpo fértil de Mar. María recuerda aquellos momentos difíciles, en lugares insospechados, pero la vida es caprichosa y se presenta en cualquier rincón. Aún tiene fresca en la memoria aquella ocasión en que atendió a ” una mujer que había venido a Iznájar desde Algarinejo, de la parte de Loja. Empezó la mujer a dar sangre y se metió en una posá. Los dueños de la posá habían puesto una familia en su lugar y se habían ido a vivir a otra casa, dejaron aquello como alquilao. No había habitaciones, más que un pajar donde iban los feriantes de aquí para allá, a dejar la talega, las mantas. El pajar estaba llenito, la mujer se puso allí mala y no paraba de dar sangre. Tenía hemorragia. Venga ponerle mantas y llenarse todas. Hasta una zalea nueva que había por allí se la puse. De mi casa llevé algodón y alcohol. Por fín nació un niño y se quitó la hemorragia. Pude ir a lavarme al tiesto de las gallinas en el patio. Salí a la calle con el bolso y las manos empringás de sangre, que parece que había matado un toro. Por la mañana temprano fuí a buscar al médico para que le mandara suero, pues la mujer había perdido mucha sangre “.

            Las contracciones de Mar se hacían mucho más frecuentes. Mientras, la matrona escucha atenta el latir de la nueva vida, echada sobre el vientre de Mar ayuda con sus dedos a dilatar el túnel por donde ha de emerger la vida. Tino, que sueña la nueva paternidad, tiene apretada la mano de Mar. Respira como un susurro de aliento, pegado al ido de ella. Como una caracola, las olas se agitan. También la respiración. Galopan en el aire dos corazones desbocados. Es la hora.

 

LA NUEVA VIDA

            El túnel es estrecho pero tengo que salir. Las olas me empujan. Siento esas manos que no dejan de tocar. Presionan sobre el vientre de mi madre. La cabeza se está atrancando. Otra vez esos dedos abren esta garganta tan ajustada. Siento el jadeo de mi madre. Menos mal que estos dedos me están abriendo camino. ¡ Ya, por fin ! Un empujón más, y voy a asomarme fuera. ¡ Aaaahora ! Ya tengo la cabeza fuera. Uff, que miedo. De nuevo estas manos, ahora me han cogido. La sensación de vértigo empieza a desaparecer. Las manos me ayudan a girar. Mis manos están también ya fuera. Aquí la temperatura es distinta. Un empujón más y todo mi cuerpo está fuera. Mi cuerpo ha escapado de la cueva, como si fuera un pez se ha deslizado por completo. ¿ Y mi madre ?, siento sus sollozos. Ahora empiezo a escuchar más cerca su corazón. Otra vez me agarran las mismas manos, ahora me dejan caer junto a él. De nuevo se funden los latidos. Ha sido estupendo que esas manos me pusieran aquí. ” Es una niña “, he escuchado que decían.

 

LUZ DE DIA

            Los nudillos de María la matrona, presionaron el vientre de la parturienta hasta que ésta expulsó por completo la placenta, a la que llaman “madres”, como si del remate de ser madre se tratara con su desprendimiento. Más tarde, cortó el cordón umbilical de la criatura. Aseó a la madre y la niña. Un nuevo hilo uniría desde ahora la vida de ambas.

            María las dejó a las dos dormidas. En los próximos días volvería para cuidarlas.

            Cuando salió a la calle clareaba el día. Tantas veces había visto esa luz, que había acabado por proporcionarle una paz interior con la que ella también nacía para si.

            En ocasiones tras un parto esperaba otro. Incluso hubo quien la reclamó para atender el parto de alguna cabra u otro animal doméstico.

            Muchas manos como las de María nos han esperado al final del túnel. Ellas aliviaron el sobresalto que supone irrumpir en este mundo. Por ello no las olvidamos.

 

* Este texto está incluido en el libro  “VOCES DEL SILENCIO” un proyecto colectivo de SUR INICIATIVAS RURALES (Rafa Cobacho, Mercedes Gutiérrez, Pepe Márquez, Antonio Zafra), que vio la luz en Zuheros (Córdoba), dedicado a la cultura tradicional en la Subbética Cordobesa.   

portadareducida

1 comentario

Archivado bajo VOCES DEL SILENCIO, Zuheros

Urbanización polémica en Zuheros

 

Sobre el escrito de un grupo de zuhereños (22 de julio), quisiera precisar lo siguiente. El suelo a urbanizar está dentro del parque natural (decreto 232/1988). El Ayuntamiento acordó la aprobación inicial del plan parcial el 19/01/2007. Los planes parciales aprobados posteriormente al 20/01/2007 están obligados a aportar un 30% de suelo para viviendas de protección oficial. El 2/05/2007 el Pleno del Ayuntamiento de Zuheros aprobó una declaración de voluntad de establecer contrato de cesión de uso privativo de parte de la zona verde con el principal promotor del plan, para evitarle molestias. El informe de la Consejería de Cultura es desfavorable entendiendo que este plan “pone en grave riesgo los valores que justificaron la protección del conjunto histórico de Zuheros”. Sobre incompatibilidades de miembros de las corporaciones locales, el art. 76 de la ley 7/1985 y el art. 28 de la ley 30/1992 son muy claros.

Lo que muchos vecinos rechazamos desde hace trece años –incluido el actual promotor en 1995 y 1998– es una urbanización enfrentada con la normativa de protección ambiental y monumental, que perjudica al vecindario y a los visitantes, cambiando la mejor panorámica de Zuheros por una urbanización privada.

Hay sin duda lugares con menor impacto para ampliar el núcleo urbano. Esa debiera ser la reflexión si se quiere pensar en el progreso de Zuheros.

Antonio Zafra Romero

Zuheros

Publicada en Cartas al Director, Diario CORDOBA 07/09/2008

2 comentarios

Archivado bajo Zuheros