NEXT NATURE

Es cierto que el concepto mismo de naturaleza es cultural y que la elaboración del mismo avanza paralela a la evolución de las prácticas y modos en que se desenvuelve en un periodo u otro el hecho cultural, pero la extensión que de esta idea hace NEXT NATURE y el consiguiente despliegue de medios gráficos, por más que interesante y elocuente, parece que no contribuye a animar una reflexión sobre el tema sino más bien a producir a un empacho gracias a un imaginario unidireccional. Veamos así algunos de los contenidos que cual principios fundacionales se leen en sucesivas páginas del libro editado en nuestro país por la Editorial ACTAR y que no es más que una extensión de un proyecto extensamente plasmado en el sitio web de igual nombre.

Es casi imposible hallar espacios en el planeta de naturaleza virgen, llegados a un punto donde lo nacido y lo elaborado se funden, al tiempo que pagamos por reivindicar nuestra presencia en sitios únicos, incluso al precio de ser los primeros que los contaminan sea al menos visualmente o en su extremo llegar a ser los últimos que los visitan.

Lo que parece cierto dado lo evidente del proceso en curso, es la escasa capacidad que la humanidad tiene para controlar o tan siquiera intervenir en el mismo. Cuando se afirma el dominio del ser humano sobre la naturaleza, ¿acaso puede esto ser mantenido con cierto rigor, visto el incontrolable entorno tecnológico?

NEXT NATURE se interroga sobre la cambiante noción de naturaleza, presentada como exitoso producto de este momento, si bien ofrecida en su formato más simulado, falso o sencillamente desnaturalizado. Una propuesta situada en las antípodas del romántico acercamiento a la naturaleza propuesto por los románticos. ¿Cómo en ese contexto, la tecnología en lugar de protegernos ante las impredecibles fuerzas de la naturaleza se convierte en una amenaza desafiante?

NEXT NATURE enseña con profusión esa naturaleza de marca, falseada y oculta que nos hinca de rodillas ante un universo de naturaleza tecnológica, donde los límites entre naturaleza y cultura han desaparecido. Así una fruta o un vegetal son un engendro genético mientras que la naturaleza verde se vende en latas esparcidas entre parques urbanos. La naturaleza, lo antes natural, se ha transformado en objeto de diseño. Se diseñan islas, plátanos, peces, órganos humanos. La cultura travestida de naturaleza se ofrece sensorial, emocional, atractiva.

De este modo lo natural se ha hecho un instrumento de marketing, dando como resultado que sea más fácil adquirir la naturaleza enlatada en las baldas de un supermercado que ir al contacto directo con una entidad que no se sabe bien dónde reside, a la que se teme o a la que se ve como un agente incómodo y propio de ritmos inadecuados para lo que se desea disponer como objeto de consumo. En cualquier caso es probable que el amor entre el ser humano y la naturaleza se haya distinguido con más frecuencia de la reconocida generalmente, por ser una relación distante y desconfiada. Así navegaríamos entre un recuerdo de sociedad pastoril inexistente y una realidad tecnológica absolutamente distanciadas entre sí.

Hay que rebuscar entre los ensayos que brinda la web de NEXT NATURE para hallar una reflexión más crítica sobre el asunto, de la mano del filósofo John Zerzan, quien relaciona algunas de las debilidades y amenazas de este sistema de tecno-optimismo que tan bien detalla NEXT NATURE. Después de mencionar algunos ejemplos llamativos de la tecnosfera que nos rodea, Zerzan pone en duda el carácter tribal y socializador de instrumentos como Facebook o Twitter, sujetos activos de una innegable conexión de gente pero que no brindan en igual medida una necesaria interrelación entre éstos. Para Zerzan, uno de los peligros que acecha a una estrategia de tecno-futuro es su frontal oposición a la diversidad, subrayando también la relación existente entre tecnología y patologías sociales , el vacío y la desolación junto a la desaparición de comunidades como otros de los efectos colaterales de esa estrategia. En definitiva, la esencia de la tecnología no es casi otra que prometer soluciones futuras a los problemas que su desarrollo mismo va propiciando, convirtiendo la vida social en una secuencia de riesgos como definiera Ulrico Beck. En este sentido entiende Zerzan que la propuesta de Next Nature no expresa una respuesta adecuada a las necesidades de la sociedad, más próxima a una auto-domesticación de sí misma y a una recualificación de sus propias habilidades. En suma, una verdadera reconexión vital con la tierra.

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Uncategorized

Una respuesta a “NEXT NATURE

  1. Pingback: Primavera Verano 2014: Tendencia Next Nature

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s