Archivo de la categoría: Turismo y Nuevas Tecnologías

BLOGGERS Y TURISMO

homepagewide_1

La eclosión de blogs turísticos, hermana de la acontecida con otros instrumentos propios de las redes sociales como videocasts,  postcads, etc., ha puesto en estos espacios de comunicación y a sus autores en el punto de mira de las empresas turísticas y de los gestores de destinos turísticos con objeto de contar de manera más o menos directa con su mediación a la hora de promocionar las actividades y servicios de unos y otros.

La efervescencia de este nuevo ámbito de comunicación de autoría individual o colectiva, pero rara vez profesional, levantó tanto entusiasmo como susceptibilidades más o menos interesadas. Así, las quejas reiteradas de profesionales de la comunicación especializados en turismo, choca con la falta de ética de gran parte de los mismos, que rara vez indican cuando los viajes, estancias u otros bienes que forman parte de sus visitas  están financiados por empresas y destinos turísticos, algo que debiera ser de obligado cumplimiento ético. Lo que no cabe duda es que aquellos medios tradicionales o las mismas guías turísticas que no han sabido adaptarse a las nuevas tendencias, están pagando caro su inmovilismo o falta de reflejos. Valga el caso del diario The Guardian, promotor de una serie de guías escritas por los propios viajeros, Been There, frente a la crisis vivida por agentes tradicionales de la comunicación de viajes como la reconocida Lonely Planet, inmersa en una seria crisis tal como relata Jorge Gobbi en su Blog de Viajes. La mejor paradoja es que Blog de Viajes anda a la greña de ser uno de los ganadores del Lonely Planet Travel Blogger Awards en su modalidad de blogs en castellano. Personalmente ya le entregué mi voto, así que les animo a hacerlo, sin olvidarme de recomendar otro de los blogs nominados,  MyKugelhopf.ch, de Kerrin Rousset.

Si la renombrada campaña de Queensland – The best job in the world– está rompiendo con todos los esquemas, Tourisme Montreal acaba de anunciar otra iniciativa innovadora al contratar durante los próximos diez meses a un grupo de experimentados bloggers, capaces de actuar durante ese tiempo como embajadores de la ciudad por medio de sus posts, videos, y asistencia personalizada a turistas a través de su propio teléfono móvil, interviniendo activamente en las plataformas sociales como Facebook, Twitter o Youtube. Una apuesta de la que aún desconociendo su cuantía económica, se aventura más reducida que la costosa campaña del año 2008, valorada en 1,5 millones $, que incluyó un sitio web que fue muy criticado por su cara poco amable.

Hasta este modesto blog, OLEOPOLIS, incluyó unos enlaces patrocinados en unos recientes posts, con entera libertad en el encargo del contenido de los textos por parte del cliente, sólo condicionando la existencia de un número de enlaces hacia las empresas o destinos interesados. ¿Se percató alguien de ello? ¿Nos haremos ricos sin parecerlo?

Una última curiosidad que hermana la estrategia 2.0 de destinos como Australia y Montreal es el interés con el que ambos  están dirigiéndose al público de gays y lesbianas, señal inequívoca de la confirmación de éste como un segmento cada vez más relevante entre los grupos de viajeros.

fin

The Gazette

Anuncios

3 comentarios

Archivado bajo Tendencias, Turismo 2.0, Turismo y Nuevas Tecnologías, WEB 2.0

TURISMO 2.0

Asistí en la ciudad de Priego de Córdoba a algunas de las charlas del IV Congreso Nacional de Marketing Turístico. En realidad fue una magnífica ocasión para escuchar de cerca a algunos de los factótums de la red social Turismo 2.0, encabezados por su creador Albert Barra. Creo que las presentaciones estarán pronto en algún canal, por lo que me limitaré a introducir algunas impresiones personales. El mensaje estrella es la oportunidad, de no dejar perder el tren de las redes sociales que de manera tan rotunda han extendido las nuevas tecnologías y la sociedad del conocimiento. Oportunidad para pequeñas iniciativas hoteleras que pueden ofrecer una buena dosis imaginativa y entablar un cuerpo a cuerpo con el cliente, como mostraron Jimmy Pons o Edu William. Social, social, se trata de un fenómeno social, repite hasta la médula Albert Barra, un tipo que derrocha tanta dosis de inteligencia como de buen humor. No en vano, los profetas de la red social sitúan el humor, como los servicios express o la sinergia colaborativa como hitos del nuevo paradigma turístico, el turismo de la experiencia y las emociones.

Me sentí en la misma nube que cuando comencé a leer a los vectores de la democracia cultural hace unas décadas  o a los animadores de la sociedad infonomista,  con Alfons Cornellá a la cabeza hace ahora otra década, y ahora a estos propagadores de las redes sociales por doquier.

Pocas veces oí en medio de ese mensaje un análisis integral del mundo en que vivimos. Fuera para llevar la gente a la FNAC, convocar encuentros de creación colectiva mileuristas –por el precio de la inscripción- o transformar de manera creativa la prestación de los servicios turísticos, siempre escuché un análisis económico. Sólo una constatación, ninguna crítica. Pero poco social por mucho que las redes inteligentes se hayan bien apropiado el nombre, salvo en la difusión social del consumo.  ¿O acaso lo social se circunscribe a las colas para reservar un teléfono o al número de conexiones? ¿Es ese también el hecho social del turismo? ¿Habrá un reparto más igualitario del tiempo libre o aumentan las horas de trabajo? ¿Habrá alguna moratoria que evite seguir aumentando los excesos o se plantarán nuevos Dubais para castigar mientras tanto penalmente a los que se aman en sus playas? ¿Se repartirá entre los vecinos la plusvalía turística de los centros urbanos? ¿Se pagará con dinero público el incremento del derroche ambiental de los nuevos aeropuertos? En mi opinión la red social tiene que extenderse completa para dejar ver sus agujeros. A los que tampoco hay que tener miedo y que efectivamente el cliente ve, cuando no anda dormido.

Todos estos hitos postcapitalistas viajan hablando de revolución, mientras el mundo anda resfriado. Que la economía está enredada en banda ancha no cabe duda, que los códigos de comunicación cambiaron, y lo hicieron los hábitos de compra y los nombres más usados. También. Pero de ahí a afirmar con rotundidad que el viajero toma la decisión, el proveedor de una industria pesada como la turística produce al instante el servicio deseado y ambos se entienden en una red social, o que los destinos se entrelazan unidos por sus productos más allá de las fronteras, y los actores públicos y privados se funden en un abrazo, queda me temo un poco trecho, en una industria donde ni la sostenibilidad ambiental ni humana –la de las personas que trabajan- está entre las prioridades. Y que conste, que me gustan las nubes de algodón.

2 comentarios

Archivado bajo Tendencias, Travel, Turismo conceptos, Turismo y Nuevas Tecnologías, WEB 2.0

TURITEC 2008

                                                   Foto: Duane Hanson “Tourist I”

Regreso intermitente tras el apagón reciente, y tras haber constatado que el ritmo de visitas sobrevive ajeno a mi propia existencia, luego este es un blog autónomo, que sólo de vez en cuando me admite como escribiente a plazos. Vine les digo, sólo para contarles que las actas del VII Congreso de Turismo y Tecnología de la Información y las Telecomunicaciones (TURITEC),  que tuvo lugar días atrás en Marbella, ya están colgadas en el sitio web.

Anduve por allí en las primeras charlas y salí aburrido, así que probablemente perdí lo mejor, inclusive un par de fotos que tomé de la sala y la gente que había cómodamente recostada. Tengo la mala fortuna de escuchar siempre en estos foros, la misma copla. Primera parte: alguien del marketing que sigue insistiendo en la cansina cantinela de publicidad online, frente otros medios. Ya se imaginan el guión. Segunda parte: una universidad presenta un trabajo para un organismo público sobre información turística y mundos virtuales. Ambos entes suelen llegar tarde. O alguien se acuerda ya de la burbuja de hoteles, agencias y otros antros subidos al Second Life de turno.

Advierto de nuevo que debí perderme lo peor, si bien el ambiente era serio. Lean las actas y luego cuenten …

Deja un comentario

Archivado bajo Turismo y Nuevas Tecnologías